0
Publicado el 22 Marzo, 2020 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

TURISMO CUBANO

Seguridad y gratitud en visitantes extranjeros que regresan a sus países

Además de sosiego y sano contacto con el entorno natural de cayos situados al norte Villa Clara, Ciego de Ávila y Camagüey, han sido testigos directos del rigor con que, junto a su población, Cuba también protege a quienes viajan desde o hacia el exterior, frente a los peligros del Covid-19

Seguridad y gratitud en visitantes extranjeros que regresan a sus países.

Texto y foto PASTOR BATISTA VALDÉS

La seguridad con que tiene lugar el retorno de miles de turistas a sus países de origen, sigue siendo objeto de gratitud por quienes parten desde hoteles ubicados en los cayos del norte cubano.

Testigos de tal realidad, in situ, devienen directivos y trabajadores que laboran en esa red de instalaciones, donde el país ha creado condiciones para mantenerle calidad en el servicio y agradable estancia hasta al último huésped en retirarse, detectar a tiempo cualquier indicio o síntoma que pueda tener relación con el Covid-19, obrar conforme al prestigio y rigor de la medicina cubana cuando los exámenes confirmen presencia de la enfermedad, y asegurar que todos los turistas regresen  en correspondencia con lo previsto por el Ministerio del Turismo y por las máximas autoridades sanitarias, gubernamentales y políticas de la nación.

“Hasta ahora no tenemos conocimiento acerca de alguna queja o insatisfacción por parte de esos visitantes; todo lo contrario: antes de retornar suelen tener frases de agradecimiento”, expresa Sergio Ramón Ricaño Pérez, representante del Gobierno cubano en la cayería norte de Villa Clara, Ciego de Ávila y Camagüey.

Entre quienes han transmitido así sus impresiones están la canadiense Nicole Gamau, quien en conversación con la joven Ailén Pérez Verde, trabajadora del Departamento de Calidad y Atención al cliente en el Hotel Pullman, de Cayo Coco, manifestó que quiere volver más adelante para traer a miembros de una sociedad que ella ha integrado con personas que presentan discapacidad visual.

Con “más deseo de continuar aquí que regresar, por lo bien que nos hemos sentido” a Yohana Lavín y su esposo no parecen preocuparles los riesgos de la pandemia que se extiende por todo el mundo y contra la cual ellos se han sentido protegidos, sobre la base de información y de orientaciones muy precisas en el hotel, además de medidas concretas de carácter preventivo, en las que junto a médicos  y a personal de enfermería como la Msc Summy Silvia Martínez, intervienen, de alguna manera, los demás trabajadores de la instalación.

De acuerdo con declaraciones de Iyolexis Correa Lorenzo, Delegada del Ministerio del Turismo en Ciego de Ávila, solo procedentes de los hoteles situados en Cayo Coco y Cayo Guillermo, han partido unos 7 000 de los 11 000 visitantes que aproximadamente había en ellos hasta hace apenas unos días.

Notable impacto ha tenido también la pandemia sobre la actividad de aeropuertos internacionales como el de Jardines del Rey, en el Polo Turístico de igual nombre, al que  únicamente arribarán algunos vuelos nacionales a partir del miércoles 25 de marzo, a diferencia de los 53 que recibía, a la semana, procedentes del exterior.

Acerca de esa labor preventiva y del no menos previsor enfoque con que el turismo asume nuevos retos en las instalaciones que continuarán funcionando, así como en las llamadas a reabrir en mejores condiciones cuando la situación lo permita, Bohemia ofrecerá más información desde su corresponsalía en el centro del Archipiélago cubano.


Pastor Batista

 
Pastor Batista