0
Publicado el 24 Marzo, 2020 por Presidencia Cuba en Nacionales
 
 

Urge buscar soluciones integrales para el abasto de agua en La Habana

Insistió el Presidente cubano en que se precisa trabajar el tema, en la capital, de manera sostenida, no solo para mitigar los efectos de la actual sequía, sino para que las inversiones permitan que estemos menos expuestos a sus efectos en el futuro
Urge buscar soluciones integrales para el abasto de agua en La Habana.

Foto: PRESIDENCIA CUBA

En medio de las intensas jornadas de trabajo que vive el país para enfrentar el nuevo coronavirus, el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, encabezó el chequeo del programa Hidráulico, donde se analizó detalladamente la situación actual que presenta la capital cubana con el abasto de agua, un factor que tiene elevada incidencia en el enfrentamiento a la COVID-19.

En La Habana tenemos que trabajar el tema del agua de manera sostenida –insistió el Jefe de Estado-, no solo para mitigar los efectos de la actual sequía que impacta la provincia, sino para que las inversiones que se realicen permitan que estemos menos expuestos a sus efectos en el futuro.

El actual comportamiento de las lluvias indica –puntualizó Antonio Rodríguez Rodríguez, presidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos- que en el 2019 la capital cubana registró los acumulados más bajos de los últimos diez años. Reflexionó además que en los meses transcurridos del 2020 ha llovido muy poco en La Habana, pero también en las principales cuencas que tributan al abasto de agua de esta provincia.

Si en estos momentos no se aprecia un peor escenario –aseguró- es porque las obras hidráulicas que se han realizado en esta etapa han permitido disminuir el número de pobladores afectados por el servicio de abasto de agua. No obstante, señaló que se contabiliza que cerca del 22% de la población de La Habana se ha visto afectada en el actual escenario.

Refirió que en la actualidad se encuentran en ejecución entre otras obras la conductora Cuenca Sur y la planta potabilizadora del sistema de la presa Maurín, en las cuales se trabaja aceleradamente para comenzar cuanto antes su funcionamiento. Igualmente, se labora en la perforación y recuperación de pozos, así como en la instalación de plantas modulares desalinizadoras y de metrocontadores en las casas.

Al comentar sobre el uso de las plantas desalinizadoras en la capital, la viceprimera ministra, Inés María Chapman Waugh, señaló que se ha diseñado un programa para todo el país, en el cual se ha concebido fabricar todo lo que se pueda en las industrias nacionales y el resto, que sería lo mínimo, importarlo.

Esas acciones nos dan garantía para el abasto de agua en varios territorios –consideró- y La Habana es uno de ellos.

De igual manera, enfatizó en que se debe continuar fomentando la cultura del ahorro del agua entre nuestra población, pues este también constituye un factor clave para tener mayor disponibilidad del vital líquido.

El Presidente de la República llamó a tener en cuenta que con las nuevas medidas que comenzarán a aplicarse para enfrentar la COVID-19 en el país se detendrán un grupo de lugares en los cuales disminuirá el consumo de agua, la cual podrá redistribuirse para el uso de la población en interés de que tenga las menores afectaciones posibles.

Enfatizó en aspectos que pueden conducir a un mejor aprovechamiento del vital líquido, porque muchos poquitos –evaluó- dan más agua. De ahí su énfasis en la importancia de buscar todas las alternativas para el uso de plantas desalinizadoras; instalar con mayor agilidad metrocontadores en los hogares, sobre todo en las áreas que se constatan como mayores consumidoras; y realizar un mantenimiento oportuno en las diferentes obras.


Presidencia Cuba

 
Presidencia Cuba