0
Publicado el 22 Abril, 2020 por ACN en Nacionales
 
 

Aumenta en un 10 por ciento el consumo energético del sector residencial

Aumenta en un 10 por ciento el consumo energético del sector residencial.

La familia cubana puede contribuir al ahorro energético saliendo del horario de mayor demanda, en algunas actividades, como la elaboración de las comidas. (Foto: cubadebate.cu).

Por JOSÉ ARMANDO FERNÁNDEZ SALAZAR

El comportamiento del consumo del sector residencial se ha incrementado un 10 por ciento en la estructura del consumo de Cuba durante las medidas de aislamiento físico adoptadas en el país para enfrentar la COVID-19, dijo hoy en La Habana Nicolás Liván Arronte Cruz, ministro de Energía y Minas.

En la Mesa Redonda Informativa el titular señaló que como parte de las medidas de enfrentamiento al nuevo coronavirus en el país se ha incrementado la permanencia de las personas en el hogar para evitar propagación de este brote y actividades nuevas como teleclases y el teletrabajo, a lo que se suman las altas temperaturas de los últimos días.

Señaló que esa realidad ha provocado un incremento en el consumo de más de tres mil megawatts por encima del plan y eso implica más de mil toneladas de combustible para generarla.

Aseguró que a pesar de que sectores como el transporte, turismo y educación han detenido sus actividades, esto representa un decrecimiento de solo el tres por ciento y por tanto no compensan el aumento del sector residencial.

Asimismo, explicó que se mantienen trabajando grandes consumidores como el sector hidráulico, las acerías, las industrias azucarera, química y ligera, las fábricas de cemento, la agricultura (riego), la industria alimentaria y las actividades extractivas.

Arronte Cruz explicó que el crecimiento en el consumo de energía va ligado a un aumento en el uso de combustibles y sobre todo del diésel que es el más caro y que se utiliza para cubrir el sobreconsumo y el pico eléctrico (estos últimos son en el mediodía y la noche).

Este es el mismo diésel que compite con otros sectores económicos como el transporte de carga y la producción de alimentos, por lo que utilizarlo en la generación de electricidad implica afectarlos.

El titular señaló que el impacto del enfrentamiento a la COVID-19 se desarrolla en un ambiente complejo, en el que como parte del bloqueo se han recrudecido medidas para limitar acceso al combustible y a tecnologías energéticas.

Subrayó que no obstante a esto se han garantizado producciones de sal, cloro, carbonato de calcio, se cumple el plan de producción de níquel, petróleo y otras producciones mineras, mientras que mantienen su actividad la refinería de Cienfuegos y las operaciones de combustibles.

El sector garantiza el mantenimiento de industrias eléctricas que se van a recapitalizar unidades que utilizan combustible nacional entre ellas No.6 de Mariel, No.1 de Felton y No.5 de Santiago de Cuba, lo que otorgará mayor estabilidad en el sistema. (ACN).


ACN

 
ACN