0
Publicado el 15 Abril, 2020 por ACN en Nacionales
 
 

Enfrentar a la COVID-19 requiere también del uso racional y eficiente de los recursos

Al comparecer en la Mesa Redonda Informativa sobre la implementación de las nuevas medidas fiscales y tributarias adoptadas por ese organismo ante la actual coyuntura, Regueiro Ale explicó que estas regulaciones impactan en el presupuesto, en los créditos y en la relación de empresas con el presupuesto
Enfrentar a la COVID-19 requiere también del uso racional y eficiente de los recursos.

Foto: radioreloj.cu

Por FIDEL RENDÓN MATIENZO

Vladimir Regueiro Ale, viceministro primero de Finanzas y Precios, afirmó hoy que aunque el presupuesto del Estado pueda asumir una parte de los gastos para enfrentar la epidemia causada por la COVID-19, es necesario que las entidades del Estado velen por el uso racional y eficiente de los recursos en función de esta batalla.

Al comparecer en la Mesa Redonda Informativa sobre la implementación de las nuevas medidas fiscales y tributarias adoptadas por ese organismo ante la actual coyuntura, Regueiro Ale explicó que estas regulaciones impactan en  el presupuesto, en los créditos y en la relación de empresas con el presupuesto.

Recordó que este deviene una garantía para implementarlas a pesar del bloqueo estadounidense y las restricciones financieras porque el 28 por ciento de los gastos concebidos para el actual año está dedicado a la salud y la asistencia social.

Pero alertó que el monto financiero es insuficiente para respaldar todas las medidas especiales, entre ellas,  la logística, el tratamiento a pacientes y la atención a los centros de  aislamiento, y por eso está en redimensionamiento de prioridades.

El viceministro primero de Finanzas y Precios señaló como nuevas prioridades para el presupuesto del 2020 precisamente respaldar las acciones en la salud con vistas a enfrentar la COVID-19, y dentro de esta situación lo concerniente a la protección al empleo, la seguridad social y asistencia social.

Aclaró que ello debe ser garantizado por las propias empresas, en tanto el presupuesto del Estado interviene cuando los recursos financieros de las entidades son insuficientes.

Subrayó que atendiendo a que las  empresas garantizan 85 por ciento de tales recursos del presupuesto y están impactadas por la COVID-19, se adoptó el siguiente paquete:

– Se les disminuyeron varios tipos impositivos (ese impacto será mayor con el paso del tiempo).
– Se les autoriza liberar reservas para pérdidas y contingencias y emplearlos durante el ejercicio fiscal.
– Se les exige un criterio más racional para la ejecución de los gastos.

Regueiro Ale subrayó que los pagos a los trabajadores interruptos y otros con garantías salariales no están sometidos al pago de estos tributos.

Dijo que en medio de la actual coyuntura los precios de bienes y servicios deben formarse con margen limitado no mayor del cinco por ciento de los costos, sobre todo en servicios vinculados directamente al enfrentamiento a la COVID-19.

Señaló que en el sector presupuestado también debe haber contracción de los gastos ante la disminución de sus actividades, y aclaró que sí deben abonar la contribución a la seguridad social al igual que los trabajadores de la inversión extranjera y la Zona Especial de Desarrollo del Mariel.

En relación con los trabajadores por cuenta propia, el alto funcionario dijo que hay un reconocimiento de las suspensiones de actividades afectadas por las medidas del gobierno contra la COVID-19 en más de 52 mil de esos hombres o mujeres, amén de que otros las dejaron por decisión propia.

Alrededor del 22 por ciento de los trabajadores por cuenta propia están acogidos a la suspensión de sus actividades y,  por tanto,  se dejarán de captar unos 90 millones de pesos.

Informó como otra medida el aplazamiento hasta mayo de todos los pagos tributarios y de las declaraciones juradas, entre otras obligaciones, aunque de acuerdo con la valoración del escenario se pudiera extender.

El funcionario aclaró que un trabajador por cuenta propia que tenga suspendida la actividad no debe pagar impuestos sino la contribución especial para la seguridad social, aunque aplazada.

Sobre el acceso a créditos, el viceministro primero de Finanzas y Precios informó que el sistema bancario ha declarado moratoria a créditos tanto a trabajadores por cuenta propia como a empresas, cuando demuestran que son impactados por la COVID-19.

Dijo que ha habido un incremento en un 20 por ciento de las transacciones electrónicas de los TCP para cumplir sus obligaciones.

En los momentos finales de su comparecencia en la Mesa Redonda Informativa Regueiro Ale se refirió al tratamiento a las multas, para subrayar que aunque se dispuso el cierre de oficinas para el pago de multas y aplazamiento de sus términos, sí se mantiene la obligatoriedad de pagarlas ahora para aquellas vinculadas a incumplimientos o violaciones de las medidas contra la COVID-19. (ACN).


ACN

 
ACN