0
Publicado el 9 Abril, 2020 por ACN en Nacionales
 
 

Relevante el papel de la ciencia en el enfrentamiento a la COVID-19 en Cuba

Ileana Morales Suárez, directora de Ciencia e Innovación Tecnológica del Ministerio de Salud Pública, expresó que uno de los elementos que ha permitido acelerar estos procesos es el alto respaldo del Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos, que es la autoridad reguladora, la cual ha emitido nuevas disposiciones para la aprobación más rápida de estudios clínicos
Relevante el papel de la ciencia en el enfrentamiento a la COVID-19 en Cuba

Foto: granma.cu

Por SAIMI REYES CARMONA

Científicos cubanos desarrollan 12 estudios clínicos, tres intervenciones poblacionales, así como ocho investigaciones básicas y básicas aplicadas, como parte del enfrentamiento de la mayor de las Antillas a la pandemia de la COVID-19.

Así lo aseguró Ileana Morales Suárez, directora de Ciencia e Innovación Tecnológica del Ministerio de Salud Pública, Minsap, en su comparecencia hoy en el espacio televisivo Mesa Redonda, donde destacó que un hecho esencial ante la pandemia es adelantarse y para ello es necesario  tener toda la gama de posibilidades que permita tomar mejores decisiones a partir de resultados científicos.

Precisó que uno de los elementos que ha permitido acelerar estos procesos es el alto respaldo del Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos, que es la autoridad reguladora, la cual ha emitido nuevas disposiciones para la aprobación más rápida de estudios clínicos.

La COVID-19 es un reto sin precedente, por lo que Cuba ha estructurado un plan muy diverso que comenzó desde finales de enero con un grupo de científicos para hacer un monitoreo de la enfermedad.

Morales se refirió a que, al ser esta una enfermedad nueva, se trabaja a contrarreloj, por lo que el grupo se ha ido ampliando en la medida en que el país necesite buscar respuestas para la toma de decisiones.

Este equipo multidisciplinar está compuesto por clínicos, intensivistas, microbiólogos, investigadores de los institutos, así como los científicos de BioCubaFarma, a la vez que se creó un grupo específico para buscar soluciones a situaciones puntuales.

En él laboran profesores de varias facultades de la Universidad de La Habana, pues, al decir de la directiva, las universidades han tenido un papel preponderante, a la vez que existe una participación activa de los Ministerios de Educación Superior y de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, junto a la Academia de Ciencias y profesionales de las Ciencias Sociales.

También para la búsqueda de soluciones se han activado profesionales del Centro de Ingeniería genética y Biotecnología, del Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria, del Instituto de Neurociencias, entre otras.

Estos equipos han sido capaces de utilizar y de generar tecnologías basadas en el conocimiento y capacidad instalada que tiene Cuba a la vez que han diseñado y evaluado intervenciones que van desde lo más preventivo hasta llegar a acciones aplicables a los pacientes más críticos.

La directiva del MINSAP se refirió a que esto ha permitido diseñar un algoritmo de intervención desde lo social, lo epidemiológico, lo clínico hasta los pronósticos más generales, lo que permite ofrecer propuestas para el desarrollo del país.

Morales insistió en que se sigue trabajando, pues hay que encontrar qué conjunto de medidas es más efectivo, ya que la misión común de todos los que hoy trabajan en este sentido, en primer lugar, es que nadie se enferme.

La Mesa Redonda de este jueves está dedicada al trabajo de la ciencia en la lucha contra el nuevo coronavirus causante de la COVID-19, y en ella participan, además, el doctor Pedro Mas, vicepresidente de la Sociedad Cubana de Higiene y Epidemiología, el doctor Raúl Ginovart, Decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana, y el Doctor Raidel Montesinos, de la Universidad de la Ciencias Informáticas. (ACN).


ACN

 
ACN