0
Publicado el 16 Mayo, 2020 por Rosainne Suárez Moreno en Nacionales
 
 

Afuera llueve

La lluvia suele ser refugio, inspiración y compañía para las personas más románticas
Afuera llueve

Foto: bp.blogspot.com

Por ROSAINNE SUÁREZ MORENO

Hay días mejores que otros para escribir. Bueno, para escribir, leer, hacer ejercicios, pasear. Definitivamente hay días para todo. Pero estos días así, medio invernales, son perfectos para escribir, y para leer. Al menos en mi caso.

Siempre me ha parecido que las mejores ideas salen de los días lluviosos. Como no se puede hacer mucho, pues el cerebro se pone en función, tal si dijera: “no hay alternativa”. Momentos donde la musa se apodera de la inspiración y, de no escribir, me quedo igual que quien deja pasar una oportunidad importante.

Porque las palabras tienen eso, si no las atrapas cuando te pasan por la cabeza se van como si nunca hubieran llegado. Un poquito orgullosas, ¿eh? Un “tómalo o déjalo”. No es cuando tú quieras, es cuando a ellas le parezcan.

Pero los días invernales, como los que tenemos desde la entrada de mayo al baile, traen una magia incorporada. Digamos que es un plus. Aportan la nostalgia. Sí, la nostalgia, los recuerdos, las imágenes.

Y entonces escribo, para evitar que esas memorias queden escondidas hasta el próximo día invernal. O a lo mejor no, a lo mejor no escribo sobre eso, sino de algo que definitivamente quiero recordar más a menudo.

Los ratos de lluvia inspiran, calman, limpian. Si en algo está de acuerdo la humanidad casi de forma unánime, es que un buen aguacero conjuga a la perfección con un café, un libro, una serie. La lluvia sería como un jeans, la puedes combinar con casi cualquier cosa.

Y si no quieres crear, pues nada más relajante que observar desde una ventana el paisaje. El sonido de las gotas en el alero, los manantiales efímeros que se dibujan en el asfalto y ese olor a lluvia inconfundible que purifica y cura, al menos los males del corazón.

Afuera llueve, y aquí adentro observo, escribo, leo, sueño. ¿Qué haces tú?


Rosainne Suárez Moreno