0
Publicado el 5 Mayo, 2020 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

COVID-19

Control estricto en carreteras cubanas

Medidas de riguroso control tienen lugar en todas las vías del territorio nacional para impedir que por ellas continúe propagándose una enfermedad que ha causado ya 69 muertes y 1 685 cubanos contagios en el país
Control estricto en carreteras cubanas.

Cada medio de transporte es desinfectado en sus partes más vulnerables a la transmisión del virus.

Texto y fotos PASTOR BATISTA VALDÉS

Ante la señal del funcionario, el conductor del vehículo acciona los intermitentes a la  derecha, se aparta de la vía, detiene totalmente la marcha del auto y baja de él, mientras observa cómo uno de los compañeros del punto se apresta desinfectar los neumáticos y otro se acerca, para apuntar nombre, apellidos, edad, lugar de procedencia, destino…

— ¿Traes la carta de autorización para circular?

¡Cómo no! —responde el recién llegado, antes de dirigirse hacia el carro en busca del mencionado documento.

—Correcto. Concluye el hombre, al verificar que tiene en sus manos la carta correspondiente al Consejo de Defensa Provincial. Y agrega: “Ahora solo falta chequearte la temperatura”.

Control estricto en carreteras cubanas.

Chequeo de la temperatura in situ: una medida muy oportuna.

A poco más de dos metros de distancia, bajo una carpa de lona, otro trabajador aguarda por el dato: 36,5 grados centígrados.

—Muy bien, compañero. Puede continuar. Y vaya con precaución, el chofer de un auto que venía hacia acá nos alertó, hace un rato, acerca de dos o tres reses pastando junto a la carretera, a unos cuatro o cinco kilómetros de aquí.

Con el típico gesto del dedo pulgar, el conductor saluda desde su carro, lo pone en marcha y continúa rumbo al oriente cubano.

La escena no es fruto de la imaginación. Ocurre en el punto que limita a las provincias de Camagüey y Las Tunas. Medidas igualmente rigurosas tienen lugar en otras provincias orientales, en Ciego de Ávila, Sancti-Spíritus y en el resto de la nación.

No son capricho de institución o persona alguna. Indicaciones muy claras y precisas del país han establecido permanente control para evitar el tránsito innecesario de medios de transporte por las carreteras cubanas (tanto de interés nacional, como en las redes internas de cada provincia), con la clara intención de cortarle paso a la propagación del nuevo coronavirus.

Control estricto en carreteras cubanas.

Especial atención al transporte de carga.

Converso de manera informal con varios de los compañeros que, bajo el sofocante sol de este día, realizan esa labor y todos coinciden, en esencia, con el criterio del joven Yency Escudero Monteliso: “En sentido  general hay comprensión en los choferes, incluso en quienes parecen andar un poco más apurados; saben que es una medida necesaria y cooperan, aunque tengo la impresión de que no todos los vehículos y personas que todavía están circulando tienen necesidad imperiosa de hacerlo”.

Por ello, tal y como destaca una información difundida por Radio Cadena Agramonte, en Camagüey, en estos momentos no solo rigen disposiciones allí para regular el movimiento de personas procedentes de comunidades hacia municipios, o de estos a la cabecera provincial, sino también para aplicarles aislamiento (14 días) a quienes arriben desde otras partes del país, así como estricto control sobre los vehículos estatales y particulares que circulen dentro del territorio, hacia o fuera de él.

Control estricto en carreteras cubanas.

Los municipios no pueden estar exentos del rigor en las medidas.

No puede ser de otro modo. En medio de la insistencia estatal e institucional para lograr el aislamiento, y de todas las medidas aplicadas por las autoridades sanitarias, administrativas y políticas,  las estadísticas dan cuenta de 69 cubanos fallecidos entre los 1 685 que han contraído la enfermedad.

Si bien la situación de Cuba dista mucho del derrotero que ha venido delineando la Covid-19  en el mundo (con más de tres millones 467 mil 321casos y 246 mil 979 fallecidos hasta este martes 5 de mayo), el país no puede confiarse y mucho menos permitir prácticas que pongan en riesgo el empeño nacional para eliminar la epidemia dentro del territorio nacional o que tornen vulnerables las vías mediante las cuales se puede seguir extendiendo el contagio.


Pastor Batista

 
Pastor Batista