0
Publicado el 11 Mayo, 2020 por Irene Izquierdo en Nacionales
 
 

COVID-19

Lo único que no está bajo aislamiento social es la unidad de acción

Las cifras en total están bajando, y ya muchos “estadísticos” hacen sus pronósticos, expresan criterios y forjan planes –por aquello de que en Cuba, el que no es pelotero, es médico-; pero se equivocan, no puede haber descuidos, porque un solo caso asintomático, es capaz de crear un gran evento
Lo único que no está bajo aislamiento social es la unidad de acción.

La unidad de acción en estos tiempos de aislamiento social tiene muchas formas de expresión, porque hay infinitas maneras de contribuir y de aportar. Por ejemplo, el apoyo de los padres a los alumnos en el estudio. (Foto: rguama.icrt.cu).

Por IRENE IZQUIERDO

El hecho de que la mayor parte de los cubanos estemos en casa y cumplamos estrictamente las normas de aislamiento social, habla de una manera convincente: estamos unidos en el afán de cortarle el paso definitivamente al coronavirus SARS Cov-2, causante de la COVID-19.

Estar en casa, sin ese movimiento constante que distingue a los cubanos es la profilaxis, sobre todo al conocer que, alrededor del 50 por ciento de los positivos al virus no han manifestado síntomas de la enfermedad y solo han sido detectados a través de las pruebas de rigor.

Las cifras en total están bajando, y ya muchos “estadísticos” hacen sus pronósticos, expresan criterios y forjan planes –por aquello de que en Cuba, el que no es pelotero, es médico-; pero se equivocan, no puede haber descuidos, porque un solo caso asintomático, es capaz de crear un gran evento.

Si usted, su vecino, su pariente y los demás se mantienen en casa están muy unidos en torno a un objetivo muy saludable para todos, porque todos queremos volver a la normalidad.

Por ejemplo, ayer no hubo fallecidos, noticia que siempre es muy bien acogida; 17 nuevos casos –la mayoría de la provincia de Camagüey- positivos  a la COVID-19, y de ellos, ocho asintomáticos, algo preocupante aún.

Hoy la prudencia, la duda, la precaución son muy buenos aliados, porque nos hacen respetar las normas, seguir las indicaciones, cuidar nuestras vidas y las de los demás; pensar que en Cuba hay miles de personas separadas de los suyos, salvando a sus congéneres y cortándole el paso a la enfermedad.

Esa perseverancia ha posibilitado que, con las 36 altas de la jornada precedente sumen mil 229 pacientes recuperados, para el 68,9 por ciento del total de personas –mil 783- infectadas con la COVID-19.

Es una pelea que concluirá días después de asegurar que no se han reportado casos. Mientras, la mayor prueba de unidad estará en mantener la disciplina, la conciencia de saber que cada cual cumple la parte que le corresponde. Ello no demanda estar cara a cara, sino, actuar.


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo