0
Publicado el 12 Junio, 2020 por ACN en Nacionales
 
 

Cuba contra la COVID-19: La ciencia a disposición del pueblo

La doctora Ileana Morales Suárez, directora de Ciencia e Innovación Tecnológica del Minsap resaltó un proyecto sobre la fluctuación de la severidad de la enfermedad en los distintos pacientes, para prever diferentes protocolos de actuación, a la par que ahondó en la evaluación del uso de la cloroquina, medicamento que Cuba suministra de manera personalizada y en el mundo ha generado controversias
Cuba contra la COVID-19: La ciencia a disposición del pueblo.

Foto: radiorebelde.cu

Por DANIELLA PÉREZ MUÑOA

A cuatro meses de creado, el grupo de ciencia para el enfrentamiento a  la COVID-19 ha tenido una incidencia determinante en los resultados positivos de Cuba en el control a la pandemia.

Durante su comparecencia hoy en el programa informativo Mesa Redonda, la doctora Ileana Morales Suárez, directora de Ciencia e Innovación Tecnológica del Ministerio de Salud Pública (Minsap), explicó que los óptimos resultados se deben, en parte, a la utilización de fármacos en desarrollo como el CIGB 258 y lar Biomodulina-T.

Aseveró que la capacidad de crear redes virtuales de conocimiento, de investigación y la activa participación de los consejos de ciencias sociales han incidido en la rápida respuesta de la mayor de las Antillas.

La experta se refirió a una investigación en curso, resultado de la intervención integral, preventiva y profiláctica en el Hogar de Ancianos No. 3 de Villa Clara, con vistas a extender esa experiencia en otros centros de igual tipo.

Resaltó un proyecto sobre la fluctuación de la severidad de la enfermedad en los distintos pacientes, para prever diferentes protocolos de actuación, a la par que ahondó en la evaluación del uso de la cloroquina, medicamento que Cuba suministra de manera personalizada y en el mundo ha generado controversias.

Desde la aparición de la enfermedad en China las publicaciones científicas sobre el tema se han incrementado sistemáticamente, Cuba, por ejemplo, tiene ya 160 de estas.
Se refirió al modelo cubano como sistema de trabajo intersectorial y transdisciplinario, único de su tipo, y en el que destacan las medidas de carácter preventivo y la individualización de los protocolos en cada uno de los casos.
Morales Suárez aseveró que Cuba ha ejecutado más de 400 tareas de investigación, 85 desde instituciones de salud y centros de subordinación nacional, mientras las restantes han tenido lugar en los territorios, con una visión más específica.
Anuncio la última versión del protocolo de actuación nacional (1.5), el cual incluye los últimos medicamentos desarrollados por la biotecnología cubana y con el Interferón a la cabeza.
Se trabaja, explicó, en el protocolo de convalecientes, elemento de especial connotación para la total recuperación de los pacientes que sobrepasaron la enfermedad y asegurar además el restablecimiento de posibles daños generados por esta.
En relación con lo anterior manifestó que el estudio tendrá como base al médico de la familia, y en un nivel superior, una comisión evaluadora municipal, compuesta por geriatras, psicólogos, cardiólogos.
La ciencia continuará jugando su papel, en especial, en la nueva etapa post pandemia, cumpliendo con lo que reclama el país, acotó.

Desarrolla el IPK investigaciones de referencia para la batalla contra la pandemia

El Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK) desarrolla investigaciones de referencia que ayudan a desarrollar las herramientas epidemiológicas y clínicas, pero también diagnósticas y serológicas para combatir la COVID-19 en Cuba.

Así lo dio a conocer la doctora Guadalupe Guzmán, jefa del Centro de Investigación, Diagnóstico y Referencia del IPK, quien detalló algunos de estos estudios  en el espacio radio televisivo Mesa Redonda, recordando siempre que se trata de investigaciones hechas de conjunto con expertos de distintas ramas y de diferentes instituciones.

Guzmán dio a conocer detalles de una indagación que se desarrolla de conjunto con el Centro de Estudios Avanzados (CEA) que utiliza microscopía de alta resolución para determinar cómo germina el virus, muy útil para encontrar información asociada directamente a él.

Otra línea de investigación intenta secuenciar el genoma del coronavirus un dato que, aunque ya ha sido  expuesto por científicos del mundo, aún puede aportar información relevante, pues se ha hecho un aislamiento de muestras de pacientes cubanos y se ha determinado su similitud entre ellas y con muestras de América, Europa y China, pero también se han mostrado diferencias con cepas de Valencia, España.

Este estudio, además, busca mutaciones del virus en áreas geográficas y en los propios pacientes siguiendo desde su evolución inicial hasta el momento en que se determina que ya han superado la enfermedad.

La doctora se refirió a estudios que buscan información sobre la conveniencia de declarar sanas las personas que siguen resultado positivas el PCR en tiempo real luego de varios días, ya que a estas no se les puede dar el alta debido a que el protocolo cubano admite la sanación de los pacientes si resultan negativos a tres pruebas consecutivas.

Se han analizado 219 personas y se puede ver que la positividad es mayor en los primeros días, pero entre 21 y 30 días todavía el 24 por ciento de los diagnosticados siguen resultando positivos, y en algunos casos muestran  partículas virales completas, lo que alerta de la importancia del uso del nasobuco, incluso para personas aparentemente curadas o clínicamente estables.

En otra línea de investigaciones el IPK busca pronosticar la severidad de los síntomas en los pacientes, y estas previsiones se hacen a partir de la búsqueda de marcadores en las primeras fases de la enfermedad, para determinar qué individuos podrían avanzar hacia la gravedad.

El IPK ha estado trabajando también en estuches para diagnóstico serológico y varios han sido recomendados al Ministerio de Salud Pública, dijo la doctora, quien abundó en que se ha estado usando el sistema ultra-micro-elisa para detección de anticuerpos IEG con el Centro de Inmunoensayo, una herramienta para búsqueda de personas infectadas anteriormente.

Finalmente se refirió a otras investigaciones aún en etapa primaria como aquellas acerca de la excreción del virus, los estudios en tejidos de fallecidos por la COVID-19 para determinar daños y le creación de un Biosensor con CEA, a la vez que siguen desarrollando varios proyectos multicéntricos. (ACN).


ACN

 
ACN