0
Publicado el 19 Junio, 2020 por Irene Izquierdo en Nacionales
 
 

Cuidarse no es exclusivo de La Habana y Matanzas, sino de todo el país

En el parte de la jornada correspondiente Cuba registró 10 nuevos positivos, todos de La Habana, y si no tuvo menos, es porque nosotros mismos no siempre respondemos adecuadamente a los empeños de la nación por cuidar nuestras propias vidas. No hubo que lamentar decesos y la cantidad de altas asciende a dos mil 037, lo cual indica que, poco más del 88% de todos los enfermos, ya están de regreso en sus hogares
Cuidarse no es exclusivo de La Habana y Matanzas, sino de todo el país.

El distanciamiento social aleja el contagio y salva o preserva. (Foto: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA).

Por IRENE IZQUIERDO

Que el país haya entrado en la primera etapa de la recuperación, no quiere decir que haya desaparecido el coronavirus. ¡En lo absoluto! Las provincias que, paso a paso, van volviendo a la normalidad –con la mesura de las urgencias-, no pueden echar por tierra el trabajo intenso que han realizado.

En la conferencia de prensa de este día, el doctor Francisco Durán García, director de Epidemiología del Minsap, habló nuevamente de las 13 provincias y el municipio especial Isla de la Juventud, que por tiempo prolongado han permanecido sin reportar casos positivos a la COVID-19, y entre otros, expuso los 48 días de Santiago de Cuba, los 44 de Mayabeque, los 41 de Sancti Spíritus y los 33 de Pinar del Río…

¿Acaso esos resultados han salido de la nada? ¡No! Mucho empeño y recursos hay detrás de cada hora ganada a la enfermedad y sus consecuencias, que al final redunda en vidas salvadas.

En la presentación del documento Actualización de la estrategia frente a la COVID‑19, correspondiente al 14 de abril último, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus Director General de la OMS, expresó:

“Esta pandemia es mucho más que una crisis sanitaria. Requiere de una respuesta de los gobiernos y de la sociedad en su conjunto. La resolución y el sacrificio de los trabajadores sanitarios en primera línea deben ir acompañados de la determinación de todas las personas y todos los líderes políticos para poner en práctica las medidas a fin de acabar con la pandemia”.

De esa manera, y mucho más, han trabajado las autoridades cubanas para, con la premisa de que lo más importante es salvar vidas, cerrarle el paso a la enfermedad.

Tomando como base el hecho de que en muy poco tiempo la COVID-19 se convirtió en una pandemia y han sido muy grandes sus estragos a nivel global, la propia organización la trata con tres características definitorias:

Rapidez y escala. La enfermedad se ha dispersado rápidamente por todos los rincones del mundo y su capacidad de propagación explosiva ha desbordado incluso los sistemas sanitarios más resilientes. Gravedad. En general, el 20% de los casos son graves o críticos, con una tasa de letalidad bruta de los casos clínicos que actualmente supera el 3% -era en abril, ahora es del 5,39%-, y que es aún mayor en grupos de edad avanzada y en aquellos con ciertas enfermedades subyacentes. Perturbación social y económica: Los trastornos a los sistemas sanitarios y de asistencia social y las medidas tomadas para controlar la transmisión han tenido grandes y profundas consecuencias socioeconómicas.

En ocasiones, los números agobian, pero ilustran, esencialmente, en esta circunstancia en la cual el mundo está prácticamente invadido. Son 185 países los que reportan casos, naciones que ven crecer las cifras de una manera descontrolada, con un notable saldo de pérdidas humanas y económicas.

Hasta ayer había 8 millones 318 mil 370 de casos confirmados, solo el jueves se sumaron 176 mil 241. Las estadísticas registran 448 mil 735 fallecidos -5 mil 247 de ellos en la jornada precedente-, lo cual indica que la pandemia continúa su ritmo destuctivo.

En el parte de la jornada correspondiente, Cuba diagnosticó 10 nuevos positivos, todos de La Habana, y si no tuvo menos, es porque nosotros mismos no siempre respondemos adecuadamente a los empeños por cuidar nuestras propias vidas. No hubo que lamentar decesos y la cantidad de altas asciende a dos mil 037, lo cual indica que, poco más del 88% de todos los enfermos, ya están de regreso en sus hogares.

Mientras el mundo observa con pavor cómo el manto del coronavirus SARS-CoV-2 cubre de niebla los cuatro puntos cardinales, Cuba se empeña en lograr que toda su geografía entre en la etapa recuperativa. La Habana y Matanzas son pilares importantes en el propósito. Pero ellas solas no deben mantener las medidas, sino todas, porque unos de los tantos que tiene el coronavirus a su favor es que, además de invisible, es rápido y letal, presto siempre a los rebrotes, buscando nuevos nichos allí donde le cierran el paso.

Está claro que, algo de lo cual resulta imposible acusar a los cubanos es de ser ermitaños; al contrario, el cubano es comunicativo, dicharachero, solidario, alegre… En cualquier lugar hace amistad con diversas personas, a las que luego sigue viendo y las siente muy pronto como si las conociera de siempre: ahí está la esencia del cubano.

Pero el coronavirus, que ha irrumpido en el mundo para cambiar la existencia de millones de personas, ha impuesto un alto, un necesario distanciamiento ante un “visitante” que, por desconocido, precisa el cierre de todas las puertas, y aun así, busca la manera de entrar, sembrando incertidumbre, y lo que es peor, robando vidas.

En esta nueva fase todos debemos andar con cautela. Urge al país la recuperación. Aún no sabemos cuánto ha costado –hasta ahora- el enfrentamiento a la pandemia, pero el precio ha sido alto. Por eso, ¡sigamos cuidándonos!

Cuidarse no es exclusivo de La Habana y Matanzas, sino de todo el país

Parte de cierre del día 18 de junio a las 12 de la noche

Al cierre del día de ayer, 18 de junio, se encuentran ingresados en hospitales para vigilancia clínica epidemiológica 334 pacientes. Otras 664 personas se  vigilan en la atención primaria de salud.

Para COVID-19 se estudiaron 2 mil 543 muestras resultando 10 muestras positivas. El país acumula 146 mil 276 muestras realizadas y 2 mil 305 positivas (1,6%). Por tanto, al cierre del día de ayer se confirman 10 nuevos casos, para un acumulado de 2 mil 305 en el país.

Los 10 casos confirmados fueron cubanos. De los diagnosticados, cinco (50%) fueron contactos de casos confirmados y en cinco (50%) no se precisa la fuente de infección.

De los 10 casos diagnosticados, dos (20%) fueron hombres y ocho (80%) mujeres. Por grupos de edades fueron: menores de 40 años tres (30%),  de 40 a 59 años cinco (50%), y mayores de 60 años dos (20%). El 70% (7) de los casos positivos fueron asintomáticos.

Detalles de los 10 casos confirmados:

  • Ciudadana cubana de 36 años de edad, residente en el municipio San Miguel del Padrón, provincia La Habana. Contacto de casos confirmados anteriormente. Se mantiene en vigilancia 80 contactos.
  • Ciudadana cubana de 31 años de edad, residente en el municipio La Lisa, provincia La Habana. Contacto de casos confirmados anteriormente. Se mantiene en vigilancia 17 contactos.
  • Ciudadana cubana de 62 años de edad, residente en el municipio Centro Habana, provincia La Habana. Contacto de casos confirmados anteriormente. Se mantiene en vigilancia 15 contactos.
  • Ciudadana cubana de 64 años de edad, residente en el municipio Centro Habana, provincia La Habana. Se investiga la fuente infección. Se mantiene en vigilancia 15 contactos.
  • Ciudadana cubana de 49 años de edad, residente en el municipio Guanabacoa, provincia La Habana. Contacto de casos confirmados anteriormente. Se mantiene en vigilancia 18 contactos.
  • Ciudadana cubana de 59 años de edad, residente en el municipio San Miguel del Padrón, provincia La Habana. Contacto de casos confirmados anteriormente. Se mantiene en vigilancia 14 contactos.
  • Ciudadana cubana de 59 años de edad, residente en el municipio Centro Habana, provincia La Habana. Se investiga la fuente de infección. Se mantiene en vigilancia 11 contactos.
  • Ciudadana cubana de 51 años de edad, residente en el municipio Guanabacoa, provincia La Habana. Se investiga la fuente de infección. Se mantiene en vigilancia 20 contactos.
  • Ciudadana cubana de 25 años de edad, residente en el municipio Boyeros, provincia La Habana. Se investiga la fuente de infección. Se mantiene en vigilancia 13 contactos.
  • Ciudadana cubana de 51 años de edad, residente en el municipio 10 de Octubre, provincia La Habana. Se investiga la fuente de infección. Se mantiene en vigilancia 15 contactos.

De los 2 mil 305 pacientes diagnosticados con la enfermedad, se mantienen ingresados confirmados 181 de ellos 180 (99,4%) presentan evolución clínica estable. Se acumulan 85 fallecidos (ninguno del día), dos evacuados y 2 mil 037 pacientes recuperados (88,5%) (17 altas del día). Se reporta un paciente en estado crítico.

Paciente en estado crítico:

  • Ciudadana cubana de 78 años, residente en el municipio Cotorro de la provincia de La Habana. Antecedentes de Hipertensión Arterial. Se encuentra afebril. Presentó intensificación de la disnea y se decide intubar y ventilar. Ventilación mecánica por polipnea y agotamiento con distress respiratorio leve. Hemodinámicamente inestable. Ecocardiograma: Cardiopatía hipertensiva. RX de tórax con lesiones inflamatorias en ambos campos pulmonares a predominio bibasal. Se reporta en estado crítico inestable.

Hasta el 18 de junio se reportan 185 países con casos de COVID-19 que asciende a 8 millones 318 mil 370 casos confirmados (+ 176 mil 241) y 448 mil 735 fallecidos (+ 5 mil 247) para una letalidad de 5,39% (-0,06).

La región de las Américas reporta 4 millones 098 mil 241 casos confirmados (+ 110 mil 748), el 49,27% del total de casos reportados en el mundo, con 212 mil 399 fallecidos (+ 3 mil 479) con una letalidad de 5,18% (-0,06).

Clasifique el contenido.

Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo