1
Publicado el 14 Junio, 2020 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

La piña sigue ganando en salud

Consolidar las variedades en explotación, introducir otras más resistentes y productivas aun, satisfacer necesidades internas y no renunciar a la exportación con destino a mercados ya seguros, avalan acciones y trazan la estrategia en torno a la piña entre quienes la cultivan y procesan en el centro de Cuba
La piña sigue ganando en salud.

Obreros de la UEB siguen minuciosamente el área plantada de la variedad Perola.

Texto y fotos PASTOR BATISTA VALDÉS

Cada vez más afincada en el arte de un cultivo que trasciende fronteras: el de la piña, la provincia cubana de Ciego de Ávila continúa sentando bases para el creciente desarrollo de esta fruta, bajo cualquier circunstancia, con fines de consumo nacional y de exportación.

Lo confirma la vitalidad con que crecen las primeras 13 900 plantas sembradas de la variedad Perola, oriunda de Brasil, como alternativa para enfrentar mejor el azote de plagas y enfermedades.

Obtenidas in vitro, en el Centro de Bioplantas aledaño a la Universidad Máximo Gómez Báez de Ciego de Ávila, las posturas mantienen favorable crecimiento en áreas de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Producción de Piña, perteneciente a la Empresa Agroindustrial Ceballos.

Según explica Reynaldo de Ávila Guerra, director de la UEB, además de fuerte y resistente, la Perola se distingue por aportar una fruta grande, asegurar buenos rendimientos, es parecida a la MD-2, jugosa y con magnífico comportamiento de los brix (unidad de cantidad que expresa el cociente total de azúcares), lo que la hace atractiva tanto con fines productivos o de comercialización, como para el procesamiento industrial.

La piña sigue ganando en salud.

Muy bien representada la mujer en la preparación de la fruta para exportación o procesamiento industrial.

Especialistas del territorio consideran a la Perola como una variedad idónea para los campesinos avileños que se dedican a cultivar en sus tierras la llamada Reina de las frutas.

Ciego de Ávila es la única provincia del país que cosecha la variedad MD-2, de gran aceptación en varios países europeos por el tamaño, presencia, dulzor y jugo, bajo correspondiente certificación internacional atendiendo a exigencias de calidad,  inocuidad y armonía con el medio ambiente.

La mencionada Unidad Empresarial de Base planta 80 hectáreas de MD-2 y otras 40 de la variedad Española roja (predominante en provincias como Matanzas y Villa Clara), mientras 72 productores, atendidos por la mencionada unidad estatal, cultivan 350 hectáreas más.

De acuerdo con las estadísticas, en lo que va de año los agricultores avileños han cosechado 750 toneladas. Por plan, el 2020 debe registrar la exportación de 400 toneladas (volumen que representar casi el doble de lo inscrito en 2019), aunque en medio de las afectaciones que ha originado la Covid-19 en el comercio exterior, gran parte de la producción se ha estado procesando en forma de segmentos en almíbar, jugos y néctares, con vistas a incrementar los niveles de venta y el consumo  por parte de la población.

La piña sigue ganando en salud.

La UEB planta y atiende unas 120 hectáreas de MD-2 y Española roja.


Pastor Batista

 
Pastor Batista