0
Publicado el 17 Junio, 2020 por María de las Nieves Galá León en Nacionales
 
 

COVID-19

¡No podía ser de otra manera!

Presente el apoyo de los educadores en el combate contra el nuevo coronavirus en el Hospital Docente Salvador Allende
¡No podía ser de otra manera!

Saber que con mi ayuda podía estar apoyando a muchos era lo más importante en esta misión, expresó Daniela. (Foto: Cortesía de la entrevistada).

Por MARÍA DE LAS NIEVES GALÁ

¿Cuánta valentía y entrega han demostrado los jóvenes en estos tiempos tan complejos? En cualquier rincón de la nación nos sorprenden con sus acciones, llenas de altruismo, enfrentando la COVID-19. Son nuestros hijos, o hijas de amigos; nuestros sobrinos o nietos, no importa el origen, sentimos orgullo por todos.

Ese fue el caso de Daniela Tellería Otero. La conozco desde pequeña y ya es toda una profesional, responsable, consagrada, inteligente, alegre. Ella formó parte del grupo de profesores y alumnos de la Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona y la Universidad de la Cultura Física y el Deporte Comandante Manuel (Piti) Fajardo, que durante 14 días apoyaron en las labores en el Hospital Docente Salvador Allende.

Allí, en la primera línea de combate, realizaron diversas tareas dirigidas a apoyar el universo de acciones de la atención sanitaria, en áreas con pacientes asintomáticos, contagiados, o en las salas de terapia. Fungieron como auxiliares de limpieza, asistentes de enfermería; laboraron en el pantry y como mensajeros en la farmacia.

“Cuando supe que ya era el día para ir a cumplir con nuestra misión, un grupo de sentimientos comenzó a salir: miedo, nostalgia… pero los que más sobresalían eran el amor y la solidaridad. Saber que con mi ayuda podía estar apoyando a muchos era lo más importante en esta misión”, publicó en su página de Facebook, Daniela.
Cuando la vi, ataviada con todos los medios de protección, me costó trabajo reconocerla. Este ha sido para ella un reto. “Cuando escuché a uno de los pacientes de la sala agradecer por nuestro apoyo y desearnos mucha salud para continuar con la tarea, en ese momento sentí que había hecho lo correcto y que la decisión de muchos jóvenes podría cambiar el mundo”, confesó.

¡No podía ser de otra manera!

En el hospital Salvador Allende realizaron disímiles tareas. (Foto: Cortesía de la entrevistada).

Licenciada en Educación Especial de la Facultad de Educación Infantil, Daniela señaló que tenía muchas expectativas acerca del trabajo que realizaría, junto a otros compañeros, en el pabellón Julio Antonio Mella. Y realmente, hoy se siente complacida. Recuerda con emoción el gesto agradecido de un paciente (su nombre es Narciso, pero no sabe el apellido), quien en una tarjeta dejó escrito sus impresiones: “Para este colectivo en su totalidad no solamente el aplauso por el deber cumplido, sino con el amor y entrega con que lo realizan, exponiendo sus vidas sanas sin temor al contagio; eso se dice en otros ámbitos y no se cree, Lo único que les deseo es el triunfo y el reconocimiento mundial”.

Apoyada por sus padres, Evelio e Idelma, la joven recibió de ellos el aliento y el estímulo constante: “Para mí es una experiencia única. Es cierto que sentimos miedo y gran preocupación y extrañábamos mucho a la familia en el hogar. Esta es una gran tarea en la que también debemos pensar como país, como nos orientara nuestro presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez”, dijo.

Ahora está ansiosa por el regreso a casa. Por estos días y según está establecido, el grupo se encuentra en la etapa de aislamiento por espacio de 14 días. Mientras tanto, desde Facebook escribe mensajes y ha permitido a esta reportera hacer esta entrevista on-line.

Siempre se podrá contar con los jóvenes

Al frente del grupo está el máster en ciencias Miguel Ángel Fuentes, quien además es el secretario del Comité del Partido en la Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona. Perteneciente a la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas y profesor de Álgebra, el educador, les hizo llegar mensajes de reconocimiento por lo actitud del grupo.

¡No podía ser de otra manera!

Daniela, junto a dos de sus compañeros. (Foto: Cortesía de la entrevistada).

“Les tengo que confesar que desde que comenzamos a comunicarnos con los muchachos, hasta hoy –muchos nos conocimos en una guagua, en el teatro, incluso a través de Whatssap– la mayoría sentíamos una energía y un empuje que solo me explico con una razón: estos muchachos que entran el lunes en la Covadonga son el resultado de la formación que les dieron muchos de ustedes, a sus profesores de primaria o de secundaria básica cuando transitaron como profesores generales integrales”, apuntó.

“Llevan también el compromiso, la juventud, la alegría de los que al graduarse fueron a las becas o las montañas, llevan la responsabilidad y la valentía de los que formaron parte de los Destacamentos Pedagógicos e internacionalistas; la esperanza y la seguridad de los que alfabetizaron a inicios de la Revolución y por qué no, del legado de nuestros grandes pedagogos en especial, Fidel.

“Tengan la convicción que ellos están ahí gracias a ustedes, siéntanse identificados y representados y como tal serán correspondidos y no los haremos quedar mal. El nombre del Varona y los profes de nuestra Universidad una vez más, orgullosa y humildemente, lo representaremos. Gracias por su formación”.

Describió el profesor: “La tarea acá es dura, además del riesgo en salud, trabajamos en función de tener sistema de salud de excelencia. Las labores son desde limpiar los pabellones, repartir comida hasta repartir medicamentos. Nuestros profes y estudiantes lo han hecho bien, muy responsables y disciplinados. Hay que creer en la juventud. Nos sentimos bien al saber que la tarea tiene continuidad, como la Revolución y que en el centro de estas y las del país ahora y siempre se podrá contar con los jóvenes. ¡No podía ser de otra manera, fieles siempre!


María de las Nieves Galá León

 
María de las Nieves Galá León