0
Publicado el 27 Junio, 2020 por María de las Nieves Galá León en Nacionales
 
 

Para no relegar

El teletrabajo y el trabajo a distancia seguirán constituyendo formas flexibles de ocupación para muchos cubanos
Para no relegar

No somos conscientes de todos los beneficios que aportan estas modalidades de empleo, expresó Jesús Otamendiz Campos, director de Empleo del MTSS. (foto: Modesto Gutiérrez/ ACN).

Por MARÍA DE LAS NIEVES GALÁ

Si bien muchos cubanos comenzaron a escuchar con más frecuencia los términos de teletrabajo y de trabajo a distancia en el segundo semestre del pasado 2019 –a propósito de las medidas que adoptó el país para enfrentar la coyuntura energética provocada por el recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos contra la Isla- es a raíz de la COVID-19, que han tenido mayor aceptación.

En la actualidad, existen en el país 609 060 trabajadores acogidos a esas modalidades; de ellos, 34 757 en teletrabajo, según declaró en entrevista con Bohemia, Jesús Otamendiz Campos, director de Empleo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS).

-Aún las personas confunden teletrabajo y trabajo a distancia ¿qué los diferencia?

-En el caso del trabajo a domicilio se puede realizar desde la casa, sin necesidad de utilizar las tecnologías informáticas y la conectividad; no así el teletrabajo. En este caso es preciso contar con los medios de computación necesarios, a fin de que la persona pueda laborar desde su casa o donde se decida.

-Si bien el teletrabajo tiene respaldo legal en la Ley No. 116/2013, Código de Trabajo, que entró en vigor en junio de 2014, no ha sido hasta ahora que ha cobrado auge entre los cubanos, a raíz de la COVID-19. ¿Qué Ministerios y Osdes han aprovechado más esta modalidad?

-Las entidades de los gobiernos provinciales, fundamentalmente en Santiago de Cuba, Guantánamo, Granma y La Habana, están entre las que sobresalen. Por su parte, los organismos que más impacto han tenido son los ministerios de Salud Pública y Educación Superior, así como el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos y Azcuba.

-¿Se han agotado las posibilidades para aprovechar estas propuestas? ¿Existen reticencias en algunas entidades para ponerlas en práctica?

-Consideramos que no se han agotado todas las posibilidades que nos brindan estas modalidades, por lo que hay que seguir insistiendo en este sentido. No somos conscientes de todos los beneficios que aportan ambas modalidades de empleo.

Se ha comprobado que hay una mejora en la eficiencia de los empleados, existe reducción en gastos generales y más tiempo para trabajar. Pero, sobre todo, la flexibilidad de horarios y la conciliación de la vida laboral y personal provocan un aumento del compromiso con su empresa, eso es fundamental en la sociedad actual.

También se reducen las necesidades de espacio de oficinas. Genera ahorros

considerables en energía, telefonía, conexiones a Internet, material de oficina. Pueden evitarse gastos, tales como los desplazamientos, o tener que comprar ropa de oficina o almuerzos diarios, etc.

Los trabajadores requieren de un tiempo determinado para llegar de sus casas a sus trabajos y viceversa, estas modalidades pueden ofrecerles ese tiempo para pasar con su familia o para ellos mismos. Además, les permite ajustar su horario de trabajo de forma que pueden hacer tareas importantes como acompañar a los niños al colegio e ir a recogerlos, llevarlos a actividades extraescolares, y comer juntos.

-Si un trabajador considera que su labor se puede hacer a distancia y su jefe no lo estima así, ¿qué puede hacer?

Para no relegar

A raíz del azote del nuevo coronavirus, el teletrabajo ha tenido un incremento sin precedentes. (foto: VICENTE BRITO/ ESCAMBRAY).

-Esta debe ser una decisión de los empleadores, previamente colegiada con el sindicato y miembros del consejo de dirección. De todas maneras, el trabajador tiene todo el derecho de dar su criterio y hacer su propuesta, pero la misma debe ser analizada y aprobada por el empleador.

-¿Pueden establecerse estas modalidades de trabajo sin que se formalice el contrato entre el trabajador y el empleador?

-La modificación de las condiciones iniciales del contrato de trabajo se formaliza mediante suplemento, en el cual se acuerda la periodicidad para la entrega del trabajo y otras cuestiones de interés; de conformidad con lo previsto en el artículo 42 del Código de Trabajo. Esto permite un control efectivo de la labor efectuada.

-¿Cuáles son los principales beneficios que han reportado el teletrabajo y el trabajo a distancia?

-En gran medida han garantizado el aislamiento social, sin afectación salarial; se ahorra combustible, electricidad y se evita el traslado masivo de los trabajadores en el transporte público y obrero, entre otros.

-Muchos afirman que el teletrabajo y el trabajo a distancia van a permanecer más allá de la etapa de cuarentena impuesta por la COVID-19, ¿qué deberá perfeccionarse si así fuera?

-La propuesta es fortalecer estas modalidades de empleo. Lograr que se mantengan una vez vencida esta situación epidemiológica es nuestra mayor meta.

En esta etapa hay que continuar fomentando el uso de racional de los recursos laborales, en particular de la fuerza de trabajo calificada y flexibilizar los mecanismos de contratación y remuneración, para desatar el desarrollo de las fuerzas productivas, favorecer que el trabajador concilie mejor su vida laboral y familiar, y reducir costos asociados a su permanencia en su puesto laboral.

Es fundamental que el empleador planifique el trabajo y tenga mecanismos efectivos para el control de los resultados para que estas formas de empleo se fortalezcan y se conviertan en una oportunidad para los trabajadores y empleadores.


María de las Nieves Galá León

 
María de las Nieves Galá León