0
Publicado el 28 Junio, 2020 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

LAS TUNAS

Transporte vuelve y con mejor semblante

Tras una etapa en la que asumió funciones estratégicas a favor de la vida y contra la Covid-19, el transporte vuelve a insuflar en el ámbito tunero los aires que necesita toda ciudad, para bien público y del acontecer económico social
Transporte vuelve y con mejor semblante.

En medio de un clima de normalidad, el transporte urbano ha vuelto al entorno tunero.

Texto y fotos PASTOR BATISTA VALDÉS

Lo primero que llama mi atención es la naturalidad con que un ómnibus articulado, de uso ya pero impecablemente limpio, recibe y deja pasajeros frente al Parque 26 de Julio.

—No recuerdo haberlo visto rodar antes —le comento a un hombre que se aproxima con la evidente intención de subir.

—Ni tampoco yo —me dice él— aunque muy bien nos vendrían cuatro o cinco más como este.

El segundo elemento de interés es la comprensión social acerca de la cantidad de personas y del necesario distanciamiento entre ellas una vez dentro del ómnibus.

Por lo demás, todo parece fluir tan natural como a finales del pasado año, o en fechas anteriores, cuando los cubanos no  teníamos idea de lo que sería el nuevo coronavirus.

Transporte vuelve y con mejor semblante.

Bicitaxis, ómnibus, camiones… otra vez en función del servicio público.

“Para nosotros ha sido también una etapa nueva, difícil, en la que tuvimos que reorganizar la rutina de trabajo y pasar de servicio público a transportación de trabajadores y a otras actividades decisivas para el territorio”, explica Luis Enrique Arias Peña, director general de la Empresa Provincial de Transporte de Pasajeros y Cargas Generales (Cardinal).

Tener otra vez, en estos días finales de junio, 125 equipos en las diferentes variantes de trabajo de la empresa, devuelve confianza y trasluce calidad de vida para miles de personas que vuelven a moverse dentro de la ciudad o hacia áreas suburbanas, rurales y de otros municipios, pero también alegra a quienes han amontonado años y décadas detrás del volante de ómnibus y taxis.

Según explica el propio Luis Enrique, en medio del enfrentamiento al virus la empresa firmó más de 50 contratos, en los que Salud tuvo el mayor peso, para garantizar la transportación de ese personal hacia todas las instituciones en servicio, incluidos los centros para el aislamiento y estudio de personas sospechosas de la enfermedad, turnos médicos, altas médicas y traslado a hospitales de otras provincias.

Si a ello se suma la inserción, junto al sector del comercio, en tareas de distribución de cloro y mercancías de la canasta básica familiar, es obvio que estos meses no han sido precisamente de asueto o de inercia para la mencionada empresa.

Ni cortos ni perezosos, directivos y trabajadores aprovecharon la oportunidad para empezar a transformar el punto de transportación masiva ubicado en la salida rumbo a Puerto Padre, mejorar el estado de los carros de línea, conocidos como Carahatas, y “meterle el pie al acelerador de la informatización”, entre otros empeños.

CONTROL DE CADA ÓMNIBUS DESDE CASA

Transporte vuelve y con mejor semblante.

Desde su móvil, control sobre el movimiento de los ómnibus. (Foto: invasor.cu).

Así es. Marzo remarcó el valor práctico de una experiencia nacida con anterioridad dentro de Las Tunas: la aplicación para teléfonos móviles conocida como La Guagua, que le permite a cualquier ciudadano seguir en tiempo real la ubicación o el movimiento de los ómnibus que en cada momento prestan servicio.

Fruto de la integración entre el Joven Club de Computación, la Unión de Informáticos de Cuba y la Empresa Provincial de Transporte de Pasajeros y Cargas Generales, la herramienta es de gran utilidad práctica tanto para la ciudadanía, como para las autoridades y estructuras del Gobierno encargadas de controlar y asegurar la máxima eficiencia en el uso de los recursos y medios con que cuenta el transporte.

Con similar satisfacción seguramente se hablará este 28 de junio, Día del Trabajador del Transporte, acerca de la presencia de un selecto grupo de jóvenes, quienes además de contribuir a la organización del proceso y a la disciplina social en paradas de ómnibus, han estado atentos al estado de opinión allí, para hacer llegar preocupaciones e insatisfacciones cada día a la dirección de la empresa, con el objetivo de corregir detalles y adoptar decisiones a favor de un mejor servicio.

Transporte vuelve y con mejor semblante.

Desde tiempos pasados Las Tunas le ha dado alto valor a estos carros de línea.


Pastor Batista

 
Pastor Batista