2
Publicado el 9 Julio, 2020 por María de las Nieves Galá León en Nacionales
 
 

ENCADENAMIENTOS PRODUCTIVOS

Más semántica que realidad

Las políticas para el desarrollo de la logística en el país requieren de un enfoque integrador
Más semántica que realidad.

La industria biotecnológica ha mostrado resultados en los encadenamientos productivos.

Por MARÍA DE LAS NIEVES GALÁ

Fotos: YASSET LLERENA ALFONSO

“El combate a la pandemia de la COVID-19 ha mostrado en distintos frentes que su éxito ha sido la integración de grupos intersectoriales”. Lo anterior fue expuesto a BOHEMIA por los doctores en ciencias y profesores José Acevedo Suárez y Martha Gómez Acosta, coordinador y vicecoordinadora, respectivamente, del Laboratorio de Logística y Gestión de Producción (Logespro), de la Facultad de Ingeniería Industrial de la Cujae.

Al valorar el tema apreciaron que sería útil estudiar cómo se ha estructurado el sistema de salud para enfrentar la pandemia, pues en tal sentido cumplen muy bien esos principios. “El desafío es que se traslade esta experiencia, con las adecuaciones requeridas para organizar las cadenas de suministro del resto de la economía”, apuntó Martha.

De acuerdo con las palabras de ambos investigadores, hoy las empresas potencian la especialización de forma individual y buscan su máxima eficiencia sin un enfoque al cliente. “Esto manifiesta un marcado sectorialismo y, por supuesto, afecta el desarrollo de las cadenas de suministro”, declaró la académica.

Sobre el controvertido tema, los profesores aprecian que las entidades que en la actualidad hablan de encadenamiento no se aproximan aún al modelo sistematizado por Logespro. “Hoy son más una semántica que una realidad. Tenemos una estructura del comercio interior atomizada y dispersa de tal manera que, para que un consumidor o cliente pueda satisfacerse en lo mínimo debe recorrer muchos lugares, pues cada sector posee sus cadenas comerciales y no están constituidas las de suministro”, opinó Martha.

Más semántica que realidad.

“Disponer de una logística desarrollada es condición necesaria para el funcionamiento de las cadenas de suministro”, declaró la doctora en Ciencias Martha Gómez Acota.

A su juicio, existen instalaciones saturadas de clientes, mientras otras permanecen con muy bajos niveles de utilización de sus capacidades. Ni siquiera las tiendas virtuales escapan de la falta de enfoque logístico y provocan insatisfacción y molestia a la población. “Hay que mirar desde el ciudadano y pensar en todos los servicios y bienes demandados para asegurar su vida acorde con los conceptos de nuestra sociedad. Cuando trabajamos con este enfoque es que podemos hablar de logística integral”, alegó.

Un cuello de botella por resolver

Ambos profesores coinciden al afirmar que en Cuba aún el desarrollo de las cadenas de suministro es incipiente. “Si bien existen algunas experiencias, se han logrado por iniciativa de entidades que asumen el papel de coordinadoras, pero con un entorno que no facilita el proceso en todo su alcance”, señaló Martha.

Estudios realizados por Logespro indican que la logística en Cuba se encuentra entre la primera y la segunda etapas, cuando las exigencias actuales son por lo menos para una cuarta etapa. “Actualmente la logística se ha convertido en uno de los principales cuellos de botella en la economía. El desconocimiento hace que se asocie fundamentalmente con medios de transporte (no transportación, que es un concepto más general) y capacidades de almacenaje”, sostuvo la profesora.

Por su parte, Acevedo expuso que no se enfoca la cadena completa, desde el cliente. “Esto incluye los trámites administrativos y financieros, los cuales en ocasiones son complejos, de largas demoras en relación con el movimiento del material. Eso redunda en grandes inventarios, afectaciones al cliente y a los procesos, así como pérdidas y delitos”.

Según los diagnósticos desarrollados sistemáticamente desde el 2001 por Logespro, las principales causas del retraso en cuanto a la logística en Cuba están relacionadas con la formación y la gestión; no con la infraestructura.

“En ocasiones se dispone de tecnología y los resultados no son los esperados. Para hablar de cadena de suministro, primero hay que disponer de un esquema de gestión. Esto no existe, lo que se maneja son relaciones de compra-venta entre las empresas y no hay planificación colaborativa. Debe hacerse un mayor uso de los contratos multilaterales, los que en la actualidad se establecen en el sistema empresarial son, generalmente, contratos anuales que están en función del plan anual”, advirtió Acevedo.

Más semántica que realidad.

“En nuestro criterio hoy no se puede hablar de ningún sector en el que se materialice con rigor el aprovechamiento de las cadenas de suministro”, dijo el doctor en Ciencias José Acevedo Suárez.

La necesidad del desarrollo de la logística en el país no solo se expresa en el Lineamiento 253 de la Política Económica y Social, también puede encontrarse en las transformaciones enunciadas en las Bases del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030, tanto en los ejes como en los sectores estratégicos. En opinión de la doctora Martha Gómez es por eso que las políticas que se tracen requieren de un enfoque más integrador de lo planteado en el Lineamiento 253.

“El avance de la implementación de políticas relacionadas con el desarrollo de la logística y las cadenas de suministro es muy poco”, consideró la investigadora. Además, manifestó que aún no se logra alcanzar la visión integradora requerida.

Acevedo agregó que en opiniones de algunos especialistas y directivos, no es momento de desarrollarla porque existen restricciones financieras y resulta prioritario trabajar por garantizar la liquidez económica del país. “Pienso que eso es un gran error. La debilitada logística actual nos lleva a gastar recursos en acciones que no se reflejan en beneficio de la economía.

“Basta analizar los pagos por demora en devolución de los contenedores de importación que anualmente debe realizar Cuba. Cuánto dinero se derrocha cuando se pierden toneladas de frutas que no llegan a la industria por la carencia de una cadena de suministro desde el campo hasta el comercio interior o la exportación. Esas pérdidas se traducen en necesidades de importación a fin de garantizar producciones destinadas a la población y al turismo.

“Hoy el atraso de la logística se evidencia en el puesto que ocupa nuestra nación en el Índice de Desempeño Logístico (IDL), que emite el Banco Mundial cada dos años. En 2018 Cuba ocupaba la posición 146 de 167 países estudiados, y con un decrecimiento en todos los componentes del IDL respecto al año 2016”, añadió.

Más semántica que realidad.

En no pocas ocasiones, los clientes deben recorrer varios lugares para efectuar sus compras, debido a que cada sector tiene sus cadenas comerciales.

Los doctores en ciencias José Acevedo y Martha Gómez consideran que urge trabajar en el progreso de la logística y las cadenas de suministro, así como en la elaboración del Plan Logístico Nacional. “Para ello es imprescindible desplegar investigaciones en este campo. Sin embargo, el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) no tiene nada planteado al respecto”, alertó Acevedo.

Si bien ambos profesores señalan que hay cadenas que han prosperado por varios años -al hallarse inmersas en un medio en el que los enfoques de logística y enlaces de suministros están insuficientemente adoptados- su gestión termina por entorpecerse y retroceden los resultados, lo cual provoca una gran carga para sus directivos y especialistas en función de mantener los procesos.

Al ejemplificar con algunas cadenas que se mantienen, mencionaron la producción y comercialización de aceite comestible, explosivos, tabaco, medicamentos, productos de la biotecnología y de la Empresa Agroindustrial Ceballos, en Ciego de Ávila.

La capacitación: una urgencia

“Si los diferentes actores que deben conformar la cadena agroalimentaria no trabajan coordinada e integradamente, con un enfoque al cliente, no será posible obtener productos y servicios de forma competitiva. La recuperación de las inversiones se verá afectada. Es un error considerar que las inversiones foráneas son las que favorecen la conformación de cadenas. Es al revés”, reflexionó Acevedo.

Para estos académicos es precisamente en el aspecto de formación, capacitación y superación donde está el primer paso para desarrollar el tema.

Más semántica que realidad.“Y no solo de directivos y especialistas en el sector empresarial, se requiere una transformación en las enseñanzas media y universitaria. Se hacen algunos intentos con el Técnico de Nivel Medio y el Superior en Logística, pero no es la solución. Es vital incorporar los enfoques logísticos en las carreras universitarias vinculadas con la gestión empresarial. Debemos llegar a disponer de una carrera como ya es habitual en muchos países del mundo”, juzgó Acevedo.

Asimismo, subrayó que se aprecia falta de preparación de cuadros y especialistas. “Mientras a los dirigentes, a cualquier nivel de la actividad empresarial, les falte dominio de la gestión y de cómo se hace la logística, no va a haber solución. Es necesario que estén formados, capacitados y actualizados, nacional e internacionalmente, de cómo se manejan los negocios y la logística.

“Cuba está urgida de abordar, desde las aulas, de una forma más integral la gestión empresarial. El pensamiento y accionar logísticos deben ser inherentes a todo dirigente y profesional político, económico, técnico, militar y social. Léase el libro La Victoria Estratégica, del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, y encontraremos una enseñanza al respecto”, subrayó.


María de las Nieves Galá León

 
María de las Nieves Galá León