0
Publicado el 17 Julio, 2020 por ACN en Nacionales
 
 

CIENCIA ANTE COVID-19

Pese tendencia al control del virus, expertos cubanos continúan investigando

En espacio radiotelevisivo Mesa Redonda, la doctora Ileana Morales Suárez, directora nacional de Ciencia e Innovación Tecnológica del Minsap, calificó de permanente el intercambio entre todos los actores de las ciencia y otros sectores, en tanto actualizó sobre los estudios relacionados con el protocolo de tratamiento
Pese tendencia al control de la enfermedad, expertos cubanos continúan investigando.

Foto: cubadebate.cu

Por DANIELLA PÉREZ MUÑOA

Los procesos de investigación sobre la COVID-19 en Cuba continúan, pese a que las cifras en el país demuestran el control favorable de la enfermedad, expresó hoy la doctora Ileana Morales Suárez, directora nacional de Ciencia e Innovación Tecnológica del Ministerio de Salud Pública.

En el programa Mesa Redonda, calificó de permanente el intercambio entre todos los actores de las ciencia y otros sectores, en tanto actualizó sobre los estudios relacionados con el protocolo de tratamiento.

La también coordinadora del grupo científico cubano para el enfrentamiento a la COVID-19 precisó que ya son 115 los proyectos que se desarrollan.

Explicó que el tratamiento efectivo aún se desconoce por la comunidad científica mundial, si bien en el transcurso de la pandemia han ocurrido hallazgos significativos.

Resaltó como fortaleza del sistema cubano la intersectorialidad, “sello distintivo de experiencias que se ha venido desarrollando desde el grupo temporal de trabajo del Gobierno hasta el propio trabajo del grupo técnico”.

En el transcurso de cuatro meses Cuba ha ido perfeccionando la vigilancia activa en salud y el diagnóstico del nuevo coronavirus.

Declaró que el diseño del protocolo cubano es un ejercicio académico y científico que ha permitido aprender haciendo y modificar trabajando.

Actualmente se labora en la versión 1.5 y final del protocolo, precisó Morales Suárez, quien declaró que cada versión ha estado apoyada en ensayos, incluso la primera, cuando Cuba no había tratado aún a los primeros positivos, este se basó en seis estudios clínicos y un ensayo.

A finales de abril se aprobó el 1.3, con estudios clínicos realizados a partir del comportamiento de la enfermedad en la mayor de las Antillas y reflejaba la mayor cantidad de evidencia hasta el momento, pues la nación se encontraba en el pico epidemiológico.

El protocolo cubano integra en sí mismo los protocolos aislados del resto de los países y define las acciones a seguir en la  vigilancia, diagnóstico, el apartado terapéutico y el convaleciente.

Por ejemplo, Morales Suárez señaló que en el tratamiento se define que a los pacientes se les suministren los fármacos para combatir la tormenta de citoquinas antes del estadio grave.

A decir de la especialista, el total de publicaciones rebasa hoy la cifra de 200 y  todas han sido elaboradas en un corto periodo de tiempo. (ACN).


ACN

 
ACN