1
Publicado el 27 Agosto, 2020 por Irene Izquierdo en Nacionales
 
 

COVID-19, la ansiedad nuestra de cada día

La permanencia del coronavirus SARS CoV-2 es motivo de ansiedad porque la vida nos ha cambiado a todos. Porque el aislamiento también provoca ansiedad. Y por una sencilla razón: ¿hasta cuándo los irresponsables van hacerlo, sin que les apliquen severas medidas?
COVID-19, ansiedad nuestra de cada día

¿Cuántos en esa agrupación pudieran ser asintomáticos? (Foto: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA).

Por IRENE IZQUIERDO

Es motivo de ansiedad escuchar cada día el parte del Minsap, por medio del doctor Francisco Durán García, debido a que ya hace 170 días que estamos enfrentando la pandemia, el acontecimiento más serio que ha vivido el mundo en lo que va de siglo. Porque el coronavirus tiene rápida transmisibilidad y alta letalidad. Y porque ya en Cuba han fallecido 91 personas.

Es motivo de ansiedad porque la vida nos ha cambiado a todos. Porque el aislamiento también provoca ansiedad. Y por una sencilla razón: ¿hasta cuándo los irresponsables van serlo, sin que les apliquen severas medidas?

En Cuba se paralizó el turismo, una de las principales fuentes de ingreso y otras actividades económicas importantes. Ciertamente, para cortarle el paso a la pandemia. Las cifras que cuesta la atención a los enfermos son millonarias. Por consiguiente, la cuenta no da.

Asimismo, hay que sumar la atención a los ingresados en los centros de aislamiento, y a todo el personal movilizado en función de la pandemia. ¿A cuánto asciende? ¡Qué sé yo! ¡Ya lo sabremos!

En este campo de batalla muchas fuerzas importantes están movilizadas. Los científicos con un tremendo aporte. Tanto, que se acaba de iniciar el ensayo clínico de una vacuna antiCOVID-19, producto de los desvelos de un importante grupo de hombres y mujeres, que no han escatimado tiempo para lograrlo.

¡Mucha gente de bien, luchando contra el mal!

Mientras tanto, distintos grupos de personas, que se consideran ubicados por encima del bien y del mal, rompen todo lo establecido. Una fiesta por aquí. Un homenaje a los orishas por allá. Un administrador irresponsable que deja entrar a algún trabajador enfermo a su centro. Alguien a quien le resulta indiferente que un obrero tenga factores de riesgo… En fin, mucha irresponsabilidad.

Hay otro elemento que se olvida fácilmente, los asintomáticos. Hasta la fecha, la cifra de personas que no han tenido síntomas de la enfermedad a la hora de la prueba es de dos mil 199, el 57,8 por ciento de todos los diagnosticados en Cuba desde el 11 de marzo. No obstante, no se logra que las personas con necesidad de ir a las colas por alimentos u otros bienes, sientan el imperativo de mantener la distancia, de cuidarse.

Agosto, dije en una ocasión es un mes aciago. Luego que el 19 de julio no se reportó caso alguno de positivo al coronavirus, hubo discretos reportes. Tal vez muchos pensaron que ese “cero” era como el disparo de arrancada en un evento deportivo. En consecuencia, se lanzaron al terreno de la imprudencia.

Solo este mes, los nuevos positivos suman mil 174, y las altas, 829. Ello indica que el balance no es positivo. Ha habido que lamentar cuatro fallecidos. Y en estos momentos hay en los hospitales 15 pacientes graves y seis críticos.

Con este panorama, ¿quién puede despojarse de la ansiedad?

Y mi respuesta es reiterar la pregunta: ¿Cuándo van a aplicar medidas más severas a los infractores?


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo