0
Publicado el 23 Agosto, 2020 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

EDITORIAL: Hijas de su pueblo y su tiempo

Compartir
Mujeres, médicas contra la Covid-19

(Foto: Jorge Luis Sánchez Rivera/ BH)

Este 23 de agosto se cumplen 60 años de la fundación, por Vilma y Fidel, de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC). Las federadas llegan al significativo aniversario en condiciones distintas a las de años anteriores: más fortalecida, con indiscutibles conquistas y mayor participación en los diferentes ámbitos socioeconómicos; pero sobre todo, con crecidos retos.

Los cubanos tenemos sobrados motivos para vivir orgullosos de nuestras mujeres. Federadas amorosas y heroicas han estado al servicio de la Revolución en las más épicas batallas desde el pasado hasta el presente, y también lo estarán en el futuro, porque la semilla de Mariana se multiplica.

El notable desarrollo alcanzado por nuestras compatriotas es resultado de su inteligencia, creatividad, firmeza y pujanza; además de estrategias y políticas trazadas por el Partido y el Gobierno, unidas al propio quehacer exitoso de la FMC que nunca ha dejado de representarlas ni de contribuir a su movilización en apoyo a las prioridades del país.

Comprometidas con el porvenir, las cuatro millones de afiliadas procuran que en cada uno de sus múltiples desempeños esté bien en alto el nombre de la mujer cubana. De ahí que se les halle en el aula, el consultorio, el taller, la cooperativa, el trabajo por cuenta propia, la trinchera, las artes, el deporte, en la casa como guía y pilar. Asimismo, se les ve en la comunidad o en cualquier otro sitio, con esa capacidad propia de persuadir, sembrar valores, revertir conductas negativas a la dignidad humana, enfrentar manifestaciones de indisciplina social y rechazar toda campaña enemiga que intenta robarles su felicidad y sus sueños.

En primera fila frente al nuevo coronavirus

Aunque en cada acto de creación, rectificación y reafirmación revolucionaria es palpable el espíritu de nuestras Marianas, si alguna hazaña merece destacarse con superior admiración y agradecimiento por estos días es la de estar en la primera fila en el enfrentamiento al nuevo coronavirus.

Con estoicismo, inventiva e infinito amor responden cuando llama el deber. En el frente sanitario –el de mayor rigor– han estado doctoras, enfermeras, científicas, laboratoristas, pantristas, auxiliares y hasta las que han ido como voluntarias a echar una mano en los centros de salud y aislamiento. Mujeres valientes y capacitadas han integrado –en 64 por ciento– las brigadas Henry Reeve, para ir a ofrecer su corazón y manos solidarias en lares donde todo parecía perdido.

Con no menos compromiso y sensibilidad, otras federadas combaten a diario guardando el orden ciudadano en las calles y las colas, llevando los alimentos a la mesa de personas en situación de vulnerabilidad, redoblando la productividad en fábricas y huertos, velando por el ahorro energético, o sencillamente cosiendo nasobucos para proteger a la familia y a todos en general.

Al resaltar el rol de las mujeres como fuerza decisiva de nuestra sociedad, Teresa Amarelle Boué, secretaria general de la FMC, sentenció recientemente: “No sabíamos de pandemias, pero sí de solidaridad y de la vocación humanista de la Revolución”.

No ha habido, en estas complejas circunstancias que impuso la COVID-19, un frente en que faltara el protagonismo y la impronta de la mujer cubana. Una vez más se hizo presente con la dulzura, el sacrificio y el apasionamiento que la caracteriza.

Con la fuerza de la verdad y la justicia, y resueltas a no defraudar jamás la confianza depositada en ellas, las federadas avanzan unidas y conscientes de que el mejor homenaje, con motivo de este aniversario 60, es mantener la organización en el sitial de honor que les legó su eterna presidenta, y ser consecuentes con el pensamiento del Comandante en Jefe.

A todas esas mujeres de honrosa estirpe, hijas de su pueblo y su tiempo; con la convicción de que seguirán empinándose siempre en defensa de esta patria que las contempla orgullosa, dedicamos el beso y la flor. ¡Felicidades, Federadas!

 

Compartir

Redacción Digital

 
Redacción Digital