0
Publicado el 31 Agosto, 2020 por Delia Reyes Garcia en Nacionales
 
 

SECTOR AGROPECUARIO

Efervescencia en el campo

Sobre el accionar legislativo del Ministerio de la Agricultura, BOHEMIA dialogó con el director Jurídico del organismo, Orlando Díaz Rodríguez
Compartir
Efervescencia en el campo.

Nuevas normativas deberán estimular el desarrollo de las fuerzas productivas en el sector agropecuario. (Foto: PASTOR BATISTA).

Por DELIA REYES GARCÍA

Desde la aprobación de la política de entrega de tierras estatales ociosas en usufructo a personas naturales en 2008, hasta la más reciente norma para la genética animal y los recursos zoogenéticos, la actividad legislativa del Ministerio de la Agricultura (Minag) ha sido agitada

Sin embargo, todavía quedan asuntos pendientes en el tintero. Por solo citar algunos ejemplos: las políticas sobre mecanización, riego, drenaje agrícola y abasto de agua a los animales. O la de conservación y manejo sostenible de los suelos y uso de los fertilizantes, las cuales se encuentran en proceso de promulgación de las normativas correspondientes, precisó Orlando Díaz Rodríguez, director Jurídico del Minag.

Acerca de los procedimientos para establecer las políticas aprobadas esclareció que existen varios momentos. El primero es la implementación, donde se crean grupos de trabajo multidisciplinarios para realizar los diagnósticos, hacer las propuestas correspondientes y elaborar las normas jurídicas.

Una vez que se publican esas regulaciones en la Gaceta Oficial de la República de Cuba, comienza la segunda fase, la implantación de las políticas. Ello incluye la divulgación, la capacitación de los actores y la fiscalización de lo aplicado. “En esto es importante el papel que juegan las direcciones del Minag, en particular, las delegaciones municipales de la agricultura, porque es allí donde se concretan todas las políticas públicas aprobadas”, subrayó Díaz Rodríguez.

Efervescencia en el campo.

Orlando Díaz Rodríguez, director Jurídico del Minag, estima que la evaluación de impactos de las normativas es medular para corregir deformaciones e introducir cambios. (Foto: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA).

No menos importante, es la evaluación de impactos, que permite realizar los ajustes necesarios, incorporar elementos novedosos, corregir deformaciones y emitir nuevas regulaciones. En tal sentido, el directivo ejemplificó con la más dinámica de las políticas agrarias en los últimos tiempos. La entrega de tierras estatales ociosas en usufructo a personas naturales que, desde 2008 con el Decreto-Ley 259, posteriormente el 300 de 2012, y el 358 de 2018, ha experimentado importantes adecuaciones.

Entre los ajustes se destacan la decisión de entregar las tierras también para la actividad forestal y la ganadería comercial, ampliar los límites permitidos para la construcción de bienhechurías, dar la posibilidad a los productores de vincularse a las distintas formas de cooperativas campesinas, y también a las Unidades Empresariales de Base, e incrementar la concesión del usufructo de 10 a 20 años.

También en la mirilla

Otras políticas, como la de bienestar animal, nacieron a raíz del proceso de análisis y discusión del proyecto de Constitución de la República. “Tuve la posibilidad de participar en varios de esos debates y muchas personas plantearon la necesidad de que existiera en Cuba una ley de protección animal. Retomamos esa idea y se incorporó a nuestra programación legislativa.

“Hay un grupo multidisciplinario, del cual formamos parte, presidido por el director de Sanidad Animal del Minag, e integrado por asociaciones de la sociedad civil. Hoy trabajamos en la elaboración de esa política y un Decreto-Ley previsto, además, en el cronograma legislativo de la Asamblea Nacional del Poder Popular. En noviembre de 2020 debe estar concluida esa propuesta”, subrayó el también máster en Ciencias Jurídicas.

El entrevistado aclaró que la normativa estará dirigida a los animales afectivos. También, a los productivos, medulares para garantizar la soberanía alimentaria y nutricional a la que aspira el país.

Efervescencia en el campo.

Las distintas regulaciones sobre la entrega de tierras estatales ociosas en usufructo buscan incentivar al campesino e incrementar la producción de alimentos. (Foto: PASTOR BATISTA)

En consonancia con lo que establece la Carta Magna sobre las distintas formas de propiedad, incluyendo la privada, y para resolver la dispersión legislativa existente en la actualidad, “estamos promoviendo una nueva Ley de Tierra para 2022 que unifique en un solo cuerpo legal todo lo relacionado con la posesión, tenencia y uso de la tierra”, argumentó Díaz Rodríguez.

Asimismo, trabajan en otras políticas dirigidas al autoabastecimiento municipal, el desarrollo de los bioproductos, la asistencia técnica a las bases productivas, nuevas formas de comercialización de los productos agropecuarios y el Plan de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional.

Novedades con la genética

El 16 de julio salieron publicados, en la Gaceta Oficial Ordinaria No. 50 de la República de Cuba, el Decreto-Ley 387 de 2019 y su Reglamento, esbozado en el Decreto No. 4 de 2020, y otras tres resoluciones complementarias, que instrumentan la política para el mejoramiento y desarrollo de los recursos zoogenéticos en Cuba.

Efervescencia en el campo.

La futura ley sobre bienestar animal estará dirigida tanto a los animales afectivos como a los productivos. (Foto: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA).

Dentro de las novedades recogidas en este compendio legislativo está el hecho de que por primera vez en el país se reguló la actividad genética. Quedó aprobada la creación de un banco de germoplasma, y comenzaron a darse los primeros pasos para contar con laboratorios de ADN con vistas a introducir la selección genómica en los programas de mejoras. Además, se reconoció el papel de los institutos de investigaciones en el control y conservación de los recursos zoogenéticos de las especies afines.

Fue ratificada la decisión de desarrollar la genética animal tanto en entidades estatales como en otras formas de gestión, la obligación de incluir en los planes anuales los recursos para respaldar la política, el uso de marcadores moleculares para identificar animales genéticamente superiores; la ejecución de pruebas de progenie y de comportamiento en rebaños comerciales vacunos de las distintas formas productivas, mediante contratos con incentivos fiscales.

También se estableció recuperar el flujo zootécnico de hembras y machos en los rebaños vacunos y bufalinos, lo cual permitirá completar los proyectos genéticos. Rescatar y desarrollar la infraestructura y las condiciones de trabajo para garantizar el registro genealógico. A la par quedó regulado realizar esquemas de cruzamiento para la ganadería comercial que garanticen rebaños adaptados a las diferentes tecnologías de explotación, y contar con la certificación de los sementales empleados.

Particularmente, la normativa acentuó la necesidad de recuperar la infraestructura y las condiciones de trabajo de la Empresa de Inseminación Artificial.

Efervescencia en el campo.

Estimular las exportaciones de semen, embriones y animales vivos está entre los propósitos de las regulaciones aprobadas para el mejoramiento genético. (Foto: LUIS CARLOS PALACIO).

Sobre el alcance de estas normativas, el director Jurídico del Minag comentó: “la política y las normas aprobadas tienen esa visión de futuro en el uso de las nuevas tecnologías. Pero estamos claros de que su introducción será un proceso gradual, de acuerdo con las condiciones económicas del país, y que se puedan obtener las fuentes de financiamiento necesarias.

“Como se podrá apreciar, la norma jurídica establece la posibilidad de potenciar la exportación de semen, embriones y animales vivos. Elloestá en correspondencia con la política del país de consolidar la capacidad exportadora, y que se convertirá a su vez en fuente de financiamientos”, valoró.

Compartir

Delia Reyes Garcia

 
Delia Reyes Garcia