0
Publicado el 12 Agosto, 2020 por ACN en Nacionales
 
 

Evolucionan protocolos de actuación de Cuba frente a la COVID-19

La directora nacional de Ciencia e Investigación Tecnológica del Ministerio de Salud Pública, Ileana Morales Suárez, señaló las ventajas de que Cuba posea un protocolo único nacional, que sea preventivo, terapéutico y de rehabilitación, con un programa anexo de apoyo psicológico y social, con medidas preventivas casi en la misma composición y equilibrio de las terapéuticas
Compartir
Evolucionan protocolos de actuación de Cuba frente a la COVID-19

Foto: cubadebate.cu

A cinco meses de los primeros casos del nuevo coronavirus reportados en el país, Cuba cuenta con un nuevo Protocolo de Actuación Nacional para la COVID-19, el cual ya se encuentra en marcha y se publicará mañana en homenaje al natalicio del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Ileana Morales Suárez, directora nacional de Ciencia e Investigación Tecnológica del Ministerio de Salud Pública, comentó que este es ya un protocolo consolidado, que ha permitido ir mejorando algunos indicadores de efectividad.

En abril llegamos a tener 4,4 de letalidad, y eso bajó en mayo; en junio alcanzó 1,1; en julio a 0,99; y a la fecha se encuentra en 0,2, dijo la especialista al comparecer en el espacio radiotelevisivo Mesa Redonda.

Señaló las ventajas de que Cuba posea un protocolo único nacional, que sea preventivo, terapéutico y de rehabilitación, con un programa anexo de apoyo psicológico y social – sobre todo de salud mental para pacientes, familiares, trabajadores de salud de la zona roja-, con medidas preventivas casi en la misma composición y equilibrio de las terapéuticas, y con todo el protocolo del convaleciente, prácticamente único a nivel internacional.

Todas las modificaciones que se han hecho están sustentadas en investigaciones, aseveró Morales Suárez.

Afirmó que el primer protocolo tenía únicamente nueve medicamentos, con una base nacional importante, modesto e innovador, pero centrado en la atención al confirmado y al grave.

En el caso del segundo, ya empieza a moverse a medicamentos dirigidos a la comunidad, a grupos de riego, a la prevención, y con un incremento de productos innovadores, añadió.

Según la especialista, el tercero evolucionó mucho más,  apenas con dos medicamentos importados y una gran parte de productos innovadores, un sello de oro del protocolo cubano.

El siguiente es uno muy robusto, ya tenía para todos los tipos de poblaciones; mientras que el quinto, es ya el definitivo, explicó.

Tanto los científicos, los integrantes del Comité de Innovación y los que colaboran, no han perdido el ritmo en la búsqueda de tecnologías basadas en el conocimiento para incrementar la efectividad y la eficacia para contener la transmisión, a la vez que el diseño de nuevas intervenciones, estudios y ensayos clínicos, explicó.

Anunció que en las últimas 72 horas se han diseñado y aprobado ensayos clínicos que tendrán impactos importantes en la recuperación, en la prevención y en el protocolo, algunos vinculados a pacientes que presentan PCR positivo consistente.

Destacó que no se descuida ningún detalle y que se continúa trabajando con poblaciones de riesgo, con los ancianos y con los niños.

Rolando Pérez Rodríguez,  director de Ciencia e Innovación del Grupo de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica de Cuba (BioCubaFarma), se refirió las enseñanzas derivadas del proceso de enfrentamiento a la COVID-19, y alegó que la principal es que la inversión realizada por la Revolución en biotecnología, ciencia e investigación permitió contar con la actual capacidad de respuesta a la pandemia.

Precisó que en estos momentos se puede decir que los científicos se encuentran en la primera línea de combate, y entre las experiencias adquiridas se encuentra la efectividad de la conexión en tiempo real entre los científicos y el gobierno, el enfoque multidisciplinario y multisectorial logrado, y en concebir una estructura de prioridades basada en las necesidades del sistema de salud.

Mencionó que existen dos áreas prioritarias en el trabajo en estos momentos, las cuales son la capacidad de diagnóstico rápido y masivo que permita la vigilancia epidemiológica, además del desarrollo de vacunas específicas que pudieran contribuir al control definitivo de la enfermedad.

Se trabaja en varios candidatos vacunales, con diferentes plataformas tecnológicas que puedan dar efectividad y cobertura, subrayó.

Tenemos la capacidad científica para ganar la batalla contra la pandemia, pero necesitamos la disciplina, el compromiso y la participación de toda la población, sentenció Pérez Rodríguez. (ACN).

Compartir

ACN

 
ACN