3
Publicado el 19 Agosto, 2020 por Presidencia Cuba en Nacionales
 
 

Exigir por la disciplina y la calidad en lo que hagamos

El Presidente Díaz-Canel encabezó una importante reunión, mediante videoconferencia, con las máximas autoridades de las provincias y el municipio especial Isla de la Juventud, en la que se abordó la marcha de la operación contra coleros, revendedores y acaparadores; la situación energética y epidemiológica del país; así como la producción de alimentos
Exigir disciplina calidad Diaz-Canel

Foto: PRESIDENCIA CUBA

Por LETICIA MARTÍNEZ HERNÁNDEZ

“Una tarea de primer orden en los tiempos actuales será elevar la exigencia por la disciplina y la calidad en todo lo que nos proponemos y hacemos”, aseveró el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en una importante reunión, mediante videoconferencia, con las máximas autoridades de las provincias y el municipio especial Isla de la Juventud, que dedicó su agenda al chequeo de la operación contra coleros, revendedores y acaparadores; a la situación energética del país; al contexto epidemiológico; y a la producción de alimentos.

Esta amplia sesión de trabajo — que tuvo por sede el Palacio de la Revolución — contó con la participación del segundo secretario del Comité Central del Partido Comunista, José Ramón Machado Ventura; el Vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa; y el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, quien condujo la reunión.

NO NOS PODEMOS CANSAR

Desde inicios del mes de agosto, en todo el país se desplegó un plan de enfrentamiento contra coleros, revendedores, acaparadores y el tráfico ilegal de divisas, que ha generado un mejor ambiente y organización en los entornos de las tiendas y centros comerciales, además de la posibilidad de que un mayor número de personas pueda acceder a los productos que en ellos se expenden.

Según datos aportados por el Ministerio del Interior en este encuentro de trabajo, desde el comienzo de la operación han sido procesadas más de 7 mil personas vinculadas a esas conductas, principalmente en La Habana, Granma, Holguín, Ciego de Ávila, Artemisa y Mayabeque.

Al intercambiar con las autoridades de los territorios sobre este enfrentamiento — en el que se han involucrado más de 23 mil compañeros del Ministerio del Interior, las Fuerzas Armadas Revolucionarias, las organizaciones de masas, los organismos e instituciones de la nación — Diaz-Canel señaló que “va dando resultados y ha demostrado lo necesario que era este proceso; no podíamos seguir con las manos cruzadas y esto había que enfrentarlo.

Nos ha indicado lo nocivo de acumular los problemas, porque lo que estamos haciendo en medio de la epidemia de la COVID-19 existía desde antes”.

Aquí lo más importante, apuntó el Jefe de Estado, es la acción cotidiana y esa tiene que partir de la gestión de cada uno en el lugar que le corresponde, sin esperar indicaciones nacionales, para enfrentar cuestiones que son ilegales, con los mecanismos que tenemos y la experiencia acumulada en tantos años de Revolución.

El mandatario manifestó que los pasos dados en el enfrentamiento han demostrado los niveles de compromiso entre diferentes figuras y actores, tanto del sector estatal, como no estatal.

Destacó la confianza de la población, “que nos exigió, que nos estaba pidiendo accionar sobre esto”. El pueblo ha apoyado y también ha participado, enfatizó, mientras el enemigo sigue tratando de desacreditarnos y de demostrar que se ha actuado con odio.

Ahora tenemos que centrarnos, indicó el Presidente, en lograr mayor eficiencia de los grupos de trabajo, en mejorar su tarea y no permitir el oportunismo que, en casos muy mínimos, se ha dado. Asimismo, debemos observar, dijo, cómo cambian los modos de actuación, sobre todo de los revendedores que se anuncian en sitios de internet.

El mandatario llamó la atención sobre cuidar el destino de los productos que se decomisan como parte del enfrentamiento al delito, para que se utilicen en beneficio directo de la población.

Este enfrentamiento, aseveró Díaz-Canel, lo haremos en diferentes modalidades, pero llegó para quedarse. Lo adaptaremos al momento que estemos viviendo, “pero la vida nos ha enseñado que esto no lo podemos dejar acumular nunca más, por lo tanto hay que hacerlo efectivo, eficiente y tenemos que sistematizarlo”.

No nos podemos cansar, afirmó, muchas de estas personas se han replegado en espera de que nos cansemos, pero “esta es una lucha sin cuartel”, recalcó el Presidente de la República.

PRIORIDADES PARA NO AFECTAR A LA POBLACIÓN

Ante un incremento en el mes de agosto del consumo de energía eléctrica en varias provincias y organismos de la Administración Central del Estado, que no logran aún enmarcarse en los planes aprobados, se realizó un análisis de las medidas de control que desde finales del año pasado se implementaron en todo el país y se han ido resquebrajando.

En medio de la escalada de agresiones del gobierno de los Estados Unidos, el impacto de la pandemia de la COVID-19 y el incremento del precio de casi todos los recursos en el mercado internacional, aseguró el ministro de Energía y Minas, Liván Arronte Cruz, que “el país ha hecho un enorme esfuerzo por garantizar la sostenibilidad del sistema eléctrico y no se han producido apagones por déficit de generación”.

Para mantener el principio de no afectar a la población, se hace necesario intensificar las medidas relacionadas con la autolectura diaria en todos los centros estatales; el desplazamiento de los consumos de energía fuera de los horarios pico diurno y nocturno; el funcionamiento diario de los Consejos Energéticos Provinciales y Municipales; así como el ahorro en los hogares, sector que demanda más electricidad.

Luego de intercambiar de esos temas con las autoridades de las provincias más consumidoras — La Habana, Mayabeque, Villa Clara, Cienfuegos y Ciego de Ávila — el Presidente Díaz-Canel señaló que hay que establecer prioridades y buscar todas las fuentes de ahorro, que siempre las hay, porque todavía se despilfarra mucha energía eléctrica.

Tenemos que ser más eficientes, salir del horario pico con los grandes consumidores, proteger a la población y también las producciones esenciales como la de alimentos. “Lo importante es pensar y gestionar, para mantener las prioridades, en medio de las limitaciones”, precisó.

LA INNOVACIÓN ES EL CAMINO AL DESARROLLO

En la videoconferencia se examinó igualmente el programa de producción de alimentos y soberanía alimentaria, que aún está muy lejos de satisfacer las demandas de la población.

El Presidente de la República significó que Cuba esta urgida de apoyar su desarrollo, sobre todo, en la producción agropecuaria. Este país por naturaleza es agrícola, sin embargo es uno de los sectores que más atrasados tenemos en estos momentos, consideró.

Al evaluar el impacto de la agricultura en la Estrategia trazada para recuperar la economía en un contexto prolongado de crisis, apuntó que se debe trabajar con más agilidad en la implementación de nuevas formas productivas, en novedosos sistemas de incentivos para los productores, en la exportación, en el tratamiento tributario y en el fomento a la producción, entre otros. Todo eso, enfatizó, hay que presentarlo e implementarlo de inmediato.

El mandatario afirmó que se requiere de una transformación del modelo productivo, con rápidos y suficientes aportes, orientados a la búsqueda de una gestión y planificación agroalimentaria dinamizadora e integradora, en circuitos locales de abastecimiento. Hay que romper el criterio de que todo va a venir de un Plan nacional, acotó.

En ese sentido, el Jefe de Estado habló de la necesidad de potenciar la gestión de gobierno, administrativa y empresarial desde los territorios y desarrollar sistemas productivos locales, para ello tenemos las normativas necesarias y muchas soluciones aportadas por la ciencia.

Hay que poner el 1% de la contribución territorial en función del desarrollo local, para agregar valor a producciones y servicios que podemos hacer en las localidades y no para cuestiones superfluas, que no generan ingresos. “Todo eso hay que lograrlo con la participación responsable, solidaria y activa de la población”, afirmó.

Díaz-Canel insistió nuevamente en el tema de la innovación para poder desarrollar el país. “Nosotros hemos enfrentado con éxito a la COVID-19 por la innovación, si los expertos y científicos no hubieran aportado la cantidad de soluciones que tenemos, tanto en medicamentos, como en protocolos, nosotros no hubiéramos podido enfrentar con éxito la epidemia. Ese ha sido un proceso totalmente innovador”, ejemplificó.

ANTE LA COVID-19, SIEMPRE EL RIGOR

Cuando el occidente cubano transita por un rebrote de la enfermedad, sobre todo en las provincias de La Habana y Artemisa, el llamado de las autoridades sigue siendo a mantener las medidas sanitarias, incluso en aquellos territorios que se encuentra en la fase tres de la recuperación.

Los números, aun cuando comienzan a disminuir nuevamente, no apuntan todavía a un control de la situación. Al respecto, el ministro de Salud Pública, José Angel Portal Miranda, significó que la fase tres no significa desmontar todo lo que se ha hecho y reiteró “la importancia del uso del nasobuco, el distanciamiento físico y las medidas de higiene, que siguen siendo temas claves para el control en el país”.

En el análisis sobre este asunto, el Presidente de la República se refirió al actuar responsable de la población, pues fue precisamente la indisciplina de algunos lo que generó el nuevo brote de la enfermedad.

“Hay que actuar siempre con el rigor que nos ha impuesto el enfrentamiento a la COVID-19 y no resquebrajar la exigencia”, insistió el mandatario.

En medio del enfrentamiento a la epidemia, recordó, tenemos el reto de recomenzar el curso escolar el próximo primero de septiembre, en todas las provincias con excepción de La Habana. Este es un curso sumamente retador, porque implica terminar el anterior e iniciar el nuevo sobre la base de la calidad en el aprendizaje. Ello requiere de responsabilidad social, además del apoyo de las familias a los maestros.

El Jefe de Estado se refirió finalmente a la Estrategia Económica diseñada para enfrentar la situación de crisis generada por la pandemia, la cual se chequea semanalmente, pero “es importante un mayor dinamismo de los organismos de la Administración Central del Estado”.

En su implementación, aseveró, se demostrará que no abandonamos las bases de la Revolución, ni nos separamos de sus principios.

Tomado de PRESIDENCIA CUBA


Presidencia Cuba

 
Presidencia Cuba