0
Publicado el 5 Septiembre, 2020 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

COVID-19 EN CUBA

Cambian de fase Ciego de Ávila y sus municipios

Tal decisión responde al incremento de casos positivos a la enfermedad, tras un rebrote que obliga a extremar medidas en los ámbitos social, institucional y familiar
Compartir

La provincia de Ciego de Ávila ha retrocedido debido a los rebrotes de COVID-19

Texto y foto PASTOR BATISTA VALDÉS

Tras un rebrote que ha marcado tendencia al incremento en las últimas jornadas, la provincia de Ciego de Ávila retorna a la segunda fase de la primera etapa, del mismo modo que nueve de sus diez municipios, mientras el de la cabecera provincial pasa a la fase uno.

En este último se concentran 15 de los 30 casos positivos que se han sumado, Majagua y Venezuela registran seis cada uno, mientras Ciro Redondo, Chambas y Florencia inscriben uno.

Ahora la provincia cuantifica a un total de 130 ciudadanos positivos desde que la enfermedad irrumpió aquí, con una positividad de 1.04 de acuerdo con las 12 190 pruebas realizadas hasta la fecha.

En medio de la situación actual, los integrantes del Consejo de Defensa Provincial, encabezados por Carlos Luis Garrido Pérez y Tomás Alexis Martín Venegas, presidente y vicepresidente, respectivamente, puntualizaron un grupo de medidas para su inmediata aplicación, en correspondencia con el paso a las mencionadas fases.

Así, a la par del aumento de la exigencia en torno al uso del nasobuco, lavado de las manos o aislamiento consciente en hogares, Ciego de Ávila deberá darle un giro reductor a la cantidad de ciudadanos que continúan circulando por calles y espacios públicos, no siempre sujetos a urgencias o a necesidades de fuerza mayor.

Estudios indican la presencia de una población flotante que supera las 12 000 personas en la ciudad cabecera, aproximadamente el doble de las que, con similar riesgo, registra Morón.

De igual forma trascendió que la provincia incrementa de casi 500 a 1 178 las capacidades para ofrecerles adecuada atención en centros de aislamiento a los casos sospechosos, a los contactos y a trabajadores de la salud que tienen vínculo directo con el enfrentamiento a la pandemia.

Entre las medidas preventivas están la suspensión de actividades docentes en 75 de los 90 centros de educación con que cuenta el municipio de Ciego de Ávila (se mantienen abiertos 15 círculos infantiles), además de la enseñanza universitaria, deportiva y artística; venta en restaurantes solo para consumo en domicilio, cierre del expendio de ron y cerveza a granel, reparación únicamente de equipos de cocción, reinicio de la venta de módulos a barrios, reactivación del Servicio de Atención a la Familia, cierre de trámites, así como reorganización del transporte, conforme a lo dispuesto.

El Consejo de Defensa Provincial enfatizó también la determinación de continuar priorizando la producción de alimentos en el entorno agrícola, para responder a necesidades del territorio y del país.

Tras ponderar la labor de información y de orientación que en el contexto actual deben seguir desempeñando los medios de comunicación, Carlos Luis Garrido Pérez recalcó que “lo primero, lo principal y lo que no podemos perder de vista los avileños es el propósito supremo de preservar la vida humana”.

Compartir

Pastor Batista

 
Pastor Batista