4
Publicado el 23 Septiembre, 2020 por Irene Izquierdo en Nacionales
 
 

Cuarentena, no es lo mismo reportarla que vivirla (+ galeria y video)

Foco,con atención de evento: cuarentena.

Confinamiento social por la vida.

Por IRENE IZQUIERDO

Fotos: Cortesía del entrevistado

Su primer contacto “fuerte” con la COVID-19 tuvo lugar en el Hospital Militar Central Dr. Luis Díaz Soto (Naval). Traspasar ese pequeño espacio que lo separaba de la llamada ZONA ROJA, le resultaba tan fino como un hilo y tan grande como el hecho de saber que cualquier descuido podía ser muy peligroso.

Así pensaba mientras se dirigía al lugar, donde un grupo significativo de hombres y mujeres que ya luchaban a brazo partido por arrebatarle a la grave enfermedad todas las víctimas posibles. Pero los especialistas, acostumbrados a lidiar con las incertidumbres hicieron su rapport de manera muy inteligente; le crearon las condiciones y lo guiaron de forma expedita, de suerte que pudiera llevar a los medios para los cuales trabajó en ese momento –Verde Olivo y BOHEMIA– la colosal labor de ese inmenso colectivo. Entonces iba con el color de quien anda en la función del reportero, de dar un reflejo de lo que pasa, sin ser parte de ello.

Foco,con atención de evento: cuarentena.

Jorge Luis tras salir de la ZONA ROJA del Naval.

Al respecto dice:

“Si bien te confieso que iba con mucha ansiedad, ellos, y en especial la teniente coronel doctora Daimilé López Tagle, me transmitieron mucha tranquilidad con sus explicaciones acerca de las medidas a observar, antes de entrar y después de salir de la ZONA ROJA, además de facilitarme el vestuario adecuado”.

¿Una sola vez fue suficiente para hacer todas las fotos?

-¡No! La COVID-19 es un mundo. Debí volver en otras oportunidades. Son muchas las personas y los recursos en función de cortarle el paso a este virus, tan rápido y persistente como letal. Por un lado, aparecen los trabajadores, desde los encargados de la higienización, hasta la jefatura. Todos entregados en cuerpo y alma a esta gran y noble misión.

Foco, con atención de evento: cuarentena.

Ante pacientes aquejados de esta enfermedad, la vocación humanista cobra mayor fuerza.

“Generalmente la percepción que tenemos de los hospitales es la de cura, pero también la de dolor y muerte. Y la imagen de la COVID-19 no es de confiar, por lo desconocido que resulta el virus y lo grave de la enfermedad, pese a que ya se ha investigado bastante. Y la comunidad científica mundial no descansa en busca de una solución definitiva para el mal. Mientras, la mejor medicina es la de cumplir todas las medidas de aislamiento e higiénico-sanitarias establecidas”.

¿Y de las coberturas en zonas de cuarentena?

-Han sido diversas. Como sabes, La Habana ha estado en el epicentro de la pandemia en Cuba. El Consejo de Defensa del territorio ha trabajado intensamente en el enfrentamiento a un mal que parece no tener fin.

“Para nadie es un secreto que a la manifestación oportunista del virus y su letalidad, se han sumado negligencias individuales e institucionales; descuidos imperdonables, la diversión irresponsable y el hecho de no mantener el distanciamiento imprescindible. A La Habana le ha correspondido una batalla muy fuerte.

“Es por ello que, en mi condición de fotorreportero, he acompañado a mis colegas redactores a zonas bajo cuarentena y centros asistenciales, como el Hospital Militar Central Dr. Luis Díaz Soto (Naval). ¡Tremenda experiencia! Según te dije anteriormente, allí aprecié cercanamente, qué es esta enfermedad y cuántos recursos materiales y humanos se destinan al combate al coronavirus SARS CoV-2, que provoca la COVID-19.

Solo viendo la esmerada atención, las horas que permanecen los especialistas al lado de los pacientes –lejos de su familia-, y el empeño por salvar cada vida, valoramos la grandeza de este país. Cada vida que se va significa mucho dolor para un colectivo. Eso lo palpé en un centro, donde cada miembro es muy importante.

Foco,con atención de evento: cuarentena.

En los centros de aislamiento los niños reciben una esmerada atención pediátrica. Este es en el Hotel Espejo.

“Luego estuve como fotorreportero en las zonas en cuarentena consejo popular Nuevo Vedado -Puentes Grandes, el asentamiento poblacional El Moro-Portocarrero-Mantilla, en Arroyo Naranjo, además de los centros de aislamiento Hotel Espejo y Los Ocujes, en el municipio de Cerro

“Cada uno ha tenido sus características, y siempre ha habido detalles particulares para destacar, pero te aseguro que lo común en todos es la atención médica reforzada y los aseguramientos, debido a que no tienen movilidad, más allá de la zona de residencia. Es una forma de cuidar a los que están en la zona de cuarentena, y lógicamente, a los de afuera”.

Una fuerte vivencia

Foco,con atención de evento: cuarentena.

El doctor, del consultorio 16, incansable en la realización de su trabajo.

“No sabía que en algún edificio contiguo al mío se habían detectado casos positivos a la COVID-19. Por cercanía, debía someterme a la pesquisa en tiempo real o PCR. Quien me dio la noticia fue mi médico de la familia, el doctor José R. Pérez, del consultorio 16. Me explicó que, por la cifra de asintomáticos que se detectan cada día, esta prueba nos permite encontrar a esas personas, pero también dar al paciente la certeza de que es negativo al virus. Te aclaro que esta selección la hacen los propios médicos de la comunidad. En nuestro caso también participó el consultorio 15, con los doctores Gabriela Quesada Díaz y Orestes Falcón, del área de salud del policlínico 19 de abril.

“En ese momento quedé como congelado. La prueba es molesta, un poco incómoda, pero… ¿cuál sería el resultado? Esa noche no dormí. No puedo precisar bien en qué momento me dieron el resultado, pero cuando lo trajeron, me volvió el alma al cuerpo.

Foco,con atención de evento: cuarentena.

PCR, para encontrar posibles asintomáticos o tener la certeza de ser negativos.

“Ya estaba activo con la posibilidad de que se crearan grupos de apoyo; por eso, cuando decidieron aislarnos porque hubo casos positivos en la circunscripción 91 del consejo Popular Plaza, en Nuevo Vedado, me llamaron. Desde ese momento supe que en la manzana 574,  tres edificios –incluido el mío-, con 475 apartamentos devenían focos con tratamiento de eventos.

“¡Es sorprendente el dinamismo de estos lugares! El delegado, Mario Abel Hernández volcó toda su energía en cuanto hubiera que hacer, pero se le veía más en el contacto con los grupos, y garantizando que los más vulnerables tuvieran en sus manos todo lo que para ellos estuviera dispuesto.

“Creo que las personas entendieron un poco mejor lo que significa esta enfermedad. Además de apoyar a los de la tercera edad, muchos vecinos decidieron incorporarse a los grupos que limpiaron el edificio y embellecieron sus áreas exteriores, cuidando siempre de cumplir todas las medidas higiénico-epidemiológicas establecidas.

Foco,con atención de evento: cuarentena.

En estos casos, las medidas de prevención se extreman.

“Yo soy relativamente nuevo en ese edificio. Trabajé mucho; quizás para olvidarme de la sensación de soledad en que lo envuelve a uno la cuarentena. Lo que más ama el ser humano, sobre todo los cubanos, es la movilidad. Y esa tenía una suerte de STOP, que no se podía transgredir. Pese a ello, los lazos de amistad se afianzaron, y si no hablo de más personas, es porque la relación sería interminable. Tal vez las gráficas sean el mejor testimonio de todo lo que sucedió durante mi cuarentena. Esa que no tuve que reportar, porque con otras muchas familias la compartí. Pero paradójicamente, haber estado ahí ha sido una gran vivencia y un tremendo reportaje: el de la lucha por la vida”.

GALERÍA


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo