2
Publicado el 9 Septiembre, 2020 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

REBROTE DE COVID-19

La cuarentena que Ciego de Ávila pudo evitarse

En apenas dos semanas la provincia ha inscrito tantos casos positivos como los que acumuló durante meses, con una dispersión ahora que torna realmente muy complicada la situación.
colas en tiendas

Hasta hace apenas unas horas imágenes así eran recurrentes en la misma ciudad por donde la Covid parece “campear”.

Texto y fotos PASTOR BATISTA VALDÉS

Era de esperar. La entrada del municipio de Ciego de Ávila en medida de cuarentena tiene todo el sentido del mundo. Con inusitada y muy peligrosa rapidez se sigue esparciendo el nuevo coronavirus por la ciudad, sin excluir su presencia al norte, centro y sur de la provincia.

La respetable cifra de 37 nuevos casos positivos, informada este 9 de septiembre (24 de ellos en la capital avileña)  no deja la menor duda acerca de cuán delicado se torna el panorama si se tiene en cuenta la cantidad potencial de contactos que, en cadena, han tenido vínculo directo con esos ciudadanos.

Luego de 93 días libre de contagio, el territorio inició un adverso giro y en apenas dos semanas ya registra 94 personas infectadas: cifra similar a la que había acumulado durante todo  el curso anterior de la pandemia.

A pesar de que en la mañana de este miércoles demasiadas personas continuaban circulando todavía, con una inconfundible apariencia de normalidad o despreocupación (llámese ausencia de percepción del riesgo), la tensión ha comenzado a marcar terreno, sobre todo desde que el país decidió retornar al municipio cabecera a fase de transmisión local autóctona limitada (martes 8) y los nueve restantes a fase Uno.

Como también era de suponer, las últimas horas acentúan el incremento que desde mucho antes debieron tener la pesquisa activa, casa por casa y el aumento de la exigencia y del rigor con quienes violan lo establecido.

senal-zona-en-cuarentena

Alternativa de obligada aplicación para contener la propagación del mortal virus.

Decenas de señales que impiden el acceso a áreas con focos del mortal virus, mayor presencia de autoridades del orden público y de Tránsito, desinfección pública con empleo de medios móviles, control de entradas y salidas por los cuatro puntos de acceso a la ciudad y serias restricciones para el transporte estatal y privado, con énfasis entre las 6:00 de la tarde y las 5:00 de la madrugada se inscriben entre las medidas que muy bien pudieron ser evitadas si la confianza no hubiese anidado entre la población, instituciones, organismos, organizaciones y sociedad en general.

Como consecuencia de todo ello se ha paralizado el curso escolar en toda la geografía avileña, se detienen numerosas actividades productivas no indispensables, hay restricción en servicios bancarios, cierre de circulación para vehículos de tracción animal y bicitaxis, aumenta el teletrabajo y hay que volver a implementar alternativas para garantizarle alimentos y servicios indispensables a la población de zonas afectadas y a personas de alta vulnerabilidad.

Mesa redonda especial

Acerca de esos asuntos, con un enfoque informativo, orientador y de persuasión, pero enérgico, intervinieron este miércoles, en Mesa Redonda Especial por Radio Surco, las principales autoridades sanitarias y políticas, encabezadas por Carlos Luis Garrido Pérez, Presidente del Consejo de Defensa Provincial.

De lo acaecido en las últimas horas, y de lo que habrá que enfrentar en lo adelante, quedan enseñanzas paradójicamente útiles. Una de ellas es cuán cara puede resultar la confianza o lo que es igual: no puede haber descuido, negligencia, indisciplina porque el nuevo coronavirus es un adversario real, sin rostro, latente las 24 horas del día, en cualquier lugar… y no perdona el menor desliz.

Evidencias palpables hay no solo en el ámbito familiar y comunitariro, sino dentro de los hospitales Doctor Antonio Luaces Iraola, de Ciego de Ávila y Roberto Rodríguez, de Morón, con sendos eventos de transmisión institucional que totalizan 39 y 13 casos, de forma respectiva.

Y dejan estas jornadas también una no menos oportuna y necesaria interrogante: ¿Además del peligro para lo más importante: la vida, cuánto le pudiera estar ahorrando Ciego de Ávila a la economía nacional si no hubiera que emplear el colosal monto de recursos médicos, financieros y de todo tipo a que obliga esta situación?… Todo ello sin contar lo que se deja de ingresar por el también contundente golpe que implica la paralización, reducción o limitaciones en los terrenos productivo y de servicios.


Pastor Batista

 
Pastor Batista