0
Publicado el 14 Septiembre, 2020 por Delia Reyes Garcia en Nacionales
 
 

INCENTIVOS FISCALES

Más exportaciones, menos impuestos

A propósito de la Resolución 222 del Ministerio de Finanzas y Precios, y otros temas de interés tributario, BOHEMIA dialoga en exclusiva con Vladimir Regueiro Ale, viceministro primero de este organismo
Incrementar las exportaciones.

La Resolución 222 otorga beneficios fiscales a los actores económicos para estimular rubros exportables y encadenamientos productivos, subrayó Vladimir Regueiro Ale, viceministro primero del MFP. (Foto: YASSET LLERENA ALFONSO).

Por DELIA REYES GARCÍA

La Habana se resiente por la COVID-19. Pocos han quedado laborando en el edificio del Ministerio de Finanzas y Precios (MFP). En la puerta están los agentes de seguridad. Es una tarde nublada de inicios de septiembre, y aunque Vladimir Regueiro Ale, vice titular del MFP, tiene una agenda bastante apretada, accede a dialogar con BOHEMIA, y ofrecer a los lectores de esta publicación la exclusiva sobre la Resolución No. 222 (R-222), publicada en la Gaceta Oficial de la República, y otros temas de interés tributario.

El principio de que todos los actores de la economía actúen en igualdad de condiciones es uno de los puntales de la nueva estrategia económica y social para salir de la actual crisis provocada por la COVID-19, y el recrudecimiento del bloqueo de la administración estadounidense.

A tono con ese principio, “algunas de las medidas adoptadas homogenizan el tratamiento a las distintas formas de gestión. Ejemplo de ello son los incentivos fiscales que se han aprobado en la R-222 para fomentar las exportaciones de todos los agentes.

“Esta norma establece bonificaciones en el pago del impuesto sobre utilidades de las personas jurídicas (empresas estatales, sociedades mercantiles de capital ciento por ciento cubano, empresas mixtas, contratos de asociación económica internacional, cooperativas), y sobre ingresos personales de los trabajadores por cuenta propia (TCP) que tengan crecimientos sostenidos en sus exportaciones”, explica el viceministro primero.

Incrementar las exportaciones

Como parte de la distribución de utilidades, las empresas estatales y las sociedades mercantiles de capital ciento por ciento cubanos podrán pagar a sus trabajadores el monto resultante de la bonificación por las exportaciones. (Foto: GILBERTO RABASSA).

El foco de atención, amplía, está dirigido a los productores o prestadores de servicio. En el caso de las empresas especializadas de comercio exterior también serán beneficiadas, aunque en menor cuantía. “Estamos buscando que el mayor estímulo le llegue al productor, quien decidirá si exportar o canalizar sus manufacturas al mercado nacional. Aunque le debe resultar mucho más beneficioso hacer lo primero porque tendría que pagar menos impuestos, y además recibiría la moneda libremente convertible para poder reproducir su ciclo productivo”.

Según Regueiro Ale, su aplicación tendrá una gradualidad según la incorporación, en tanto algunas de las formas de gestión, como los TCP y las cooperativas no agropecuarias, a excepción de la ornitológica que radica en La Habana, nunca habían tenido la posibilidad de vincularse a la exportación.

-¿Cuáles serían las condicionantes para obtener esas bonificaciones?

-El primero de los requisitos es incrementar la producción y venta con destino a la exportación en relación con el año anterior. Estas bonificaciones quedan recogidas en el Anexo Único de la R-222. El nivel del crecimiento va a condicionar el valor de la bonificación, es decir, de la reducción en el pago del impuesto.

“Por ejemplo, las empresas estatales tienen un tipo impositivo de 35 por ciento sobre utilidades, pero si logra determinado crecimiento de las exportaciones, el impuesto que resulte a pagar se reduce en la cuantía que corresponde, entre 10 y 40 por ciento”.

Incrementar las exportaciones.

La tensa situación financiera por la que atraviesa la Isla compulsa a diversificar las exportaciones para asegurar la entrada de divisas. (Foto: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA).

La segunda condición es disminuir o no deteriorar el coeficiente de importación de los productos exportados, con respecto al año anterior. Se aplica a las entidades del sector empresarial o cooperativo productoras de los bienes o prestadoras de servicios con destino a la exportación y la Zona Especial de Desarrollo Mariel. Resulta similar a lo aplicado en el sector del Turismo.

“Esto es muy positivo porque debe conducir progresivamente a un mayor encadenamiento entre los actores económicos, que permita sustituir insumos importados por otros de factura nacional, e identificar en el mercado interno quién puede suministrarlos. Todavía quedan muchas reservas, a pesar de todo lo que se ha hecho por parte del Ministerio de Economía y Planificación para propiciar las relaciones entre los distintos agentes, ya sea en las ferias de principio de año y otros encuentros.

“En la medida en que aumenten esas relaciones y se ganen espacios en la exportación, se beneficiarán los proveedores nacionales porque quedarán insertados en esa cadena”, valora el viceministro primero.

El último de los requerimientos -para poder recibir los incentivos tributarios- es el de cobrar las exportaciones dentro del ejercicio fiscal, salvo las ventas efectuadas en los meses de noviembre y diciembre, y excepcionalmente el mes de octubre, en los contratos donde se pacte un término de pago de 90 días.

Los beneficios fiscales a las personas naturales dependerán de la primera condición. En sentido general, el cumplimiento de los requisitos previstos en la R-222 se evalúa según los estados financieros de las entidades del sector empresarial y cooperativo, y de los registros de ingresos y gastos de las personas naturales.

Carga tributaria

Incrementar las exportaciones

Aquellos que comiencen por primera vez a exportar producciones o servicios recibirán beneficios adicionales. (Foto: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA).

De cara a las exportaciones, la aplicación de la nueva resolución, y de otras ya publicadas en la Gaceta Oficial Ordinaria No.59 del 17 de agosto del 2020 –agrupa la 112, del Banco Central de Cuba; la 315, del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera; la 114, del Ministerio de Economía y Planificación; y la 210, del propio MFP- tendrá un impacto significativo en los distintos actores económicos.

-¿A partir de las medidas que se aplican dentro de la nueva estrategia, se realizarán modificaciones tributarias a las distintas formas de gestión no estatal?

-La carga tributaria debe ser la misma, y mantenerse entre 20 y 35 por ciento como promedio, de acuerdo con los ingresos que se generen por las distintas actividades. En cuanto a los por cientos deducibles al realizar la Declaración Jurada (DJ) de las personas naturales, es un tema que sigue evaluándose.

“Ya se ha avanzado en que las transacciones se realicen mediante cuentas bancarias. Pero todavía sigue pendiente la emisión de los comprobantes en muchos lugares, lo cual no permite adelantar mucho más. Pero no renunciamos a esto, porque mientras más nos acerquemos a los gastos mejor podrá medirse el ingreso del contribuyente.

“La Ley anual del presupuesto es el marco normativo donde se actualizan y aprueban las adecuaciones tributarias para cada ejercicio fiscal. Una gran parte de los temas relacionados con la nueva estrategia económica y social puede tener una salida en esta norma. Ahora mismo estamos evaluando variantes de cómo instrumentarlos mejor”.

Asegura el viceministro que para eso cuentan con el apoyo de profesores de las facultades de Contabilidad y Finanzas y de Derecho de la Universidad de La Habana, quienes trabajan dentro de las distintas políticas aprobadas, entre estas, la del desarrollo territorial.

Incrementar las exportaciones.

Para estimular la producción de alimentos, a los productores agropecuarios se les exoneró e aplicar la escala progresiva sobre ingresos personales al realizar la DJ. (Foto: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA).

Sin embargo, Regueiro Ale no se arriesga a decir cuándo saldrán las otras modificaciones fiscales relacionadas con la implementación de la nueva estrategia, ni sus alcances. “Deben ser transformaciones rápidas, porque esa estrategia no es para cumplir con una norma, sino para salir de la crisis en que nos han dejado la COVID-19 y el bloqueo del gobierno estadounidense”.

No obstante, subraya que, en el caso de los productores se aprobaron bonificaciones para los del sector agropecuario, que están en el nivel primario de la economía, y son estratégicos para alcanzar la necesaria soberanía alimentaria del país.

“A los productores agropecuarios se les exoneró desde el año pasado de aplicar la escala progresiva sobre ingresos personales, y solamente aplican al presentar la DJ un tipo impositivo del cinco por ciento. Hay un principio que es estimular ese sector que tiene afectaciones serias por el bloqueo, con la falta de combustible, fertilizantes, plaguicidas y otros insumos. Con ellos hemos tenido una bonificación tributaria importante”.

Recuerda el viceministro primero de Finanzas y Precios que, a raíz de la pandemia, aprobaron dos tipos de bonificaciones en el pago de los tributos para aquellas personas naturales que lo realicen a través de plataformas digitales. La primera de un cinco por ciento, de carácter transitorio, para las obligaciones acumuladas porque estuvieron suspendidas sus actividades por la enfermedad, y que deben realizarse en el término de seis meses. La segunda, de un tres por ciento, con carácter permanente, a quienes utilicen los medios informáticos.

¿Subdeclaración o elusión fiscal?

Los problemas que tiene el sistema tributario para medir de manera más objetiva los ingresos y gastos de los contribuyentes dejan abiertos resquicios a la elusión fiscal.

Al respecto Regueiro Ale considera que “es permanente la obligación de declarar la totalidad de los ingresos, tenga el contribuyente justificado o no todos los gastos. Por otra parte, la norma permite deducir el 50 por ciento sin tener que presentar documentos probatorios, lo cual sí pudiera verse como una debilidad.

“Sobre ese tema se trabaja en el ordenamiento para lograr mayor transparencia de todas las operaciones de las formas de gestión no estatal y en sus relaciones con el sector estatal”.

Incrementar las exportaciones.

Además de recibir incentivos fiscales, quienes se orienten hacia el mercado externo, tendrán la posibilidad de reproducir su ciclo productivo con moneda libremente convertible, según sus ingresos. (Foto: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA)


Delia Reyes Garcia

 
Delia Reyes Garcia