0
Publicado el 1 Septiembre, 2020 por ACN en Nacionales
 
 

Vuelven a los templos del saber por un curso a concluir

Atípica, por no decir inédita, resulta la situación, uno de los tantos daños colaterales de la COVID-19 y para la escuela cubana un enorme desafío que atañe, no solo a profesores y alumnos, al sistema educacional, sus estructuras y cada centro de enseñanza, sino a la familia, como célula básica, y a la sociedad toda, al Estado y el Gobierno, organismos, instituciones, organizaciones políticas y de masas y a la comunidad
reinicio del curso escolar 2020

Foto: OSCAR ALFONSO SOSA/ACN

Por MARÍA ELENA ÁLVAREZ PONCE

Para continuar lo que comenzó hace exactamente un año y la pandemia interrumpió casi seis meses atrás, educadores y educandos volverán a encontrarse en las aulas este primero de septiembre, fecha señalada para la reanudación en Cuba del curso escolar 2019-2020.

Atípica, por no decir inédita, resulta la situación, uno de los tantos daños colaterales de la COVID-19 y para la escuela cubana un enorme desafío que atañe, no solo a profesores y alumnos, al sistema educacional, sus estructuras y cada centro de enseñanza, sino a la familia, como célula básica, y a la sociedad toda, al Estado y el Gobierno, organismos, instituciones, organizaciones políticas y de masas y a la comunidad.

Preservar la salud de educandos, educadores y demás trabajadores y sus familias es, de todas, la primera prioridad y algo absolutamente posible, tal como lo fue en los círculos infantiles y seminternados de primaria que permanecieron abiertos, incluso  durante los meses de verano, para atender las necesidades de las madres trabajadoras.

No se puede dar la más mínima oportunidad al contagio en las instituciones educacionales, donde exista un resquebrajamiento de las medidas higiénico-sanitarias hay que cerrar la escuela de inmediato, indicó días atrás el Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en un chequeo de los preparativos para el reinicio de las actividades docentes.

Y lo mismo en esa reunión que en varias comparecencias en el espacio Mesa Redonda y en conferencia de la prensa, Ena Elsa Velázquez Cobiella, ministra de Educación, ha explicado con lujo de detalles cuanto se ha hecho para “blindar” los centros de enseñanza y mantenerlos como lugares seguros.

Incremento del pesquisaje activo, uso obligatorio del nasobuco, instalación de pasos podálicos, desinfección de las manos y las superficies, prohibición de entrada a alumnos y trabajadores con síntomas respiratorios y de personas ajenas al centro, son algunas de las medidas higiénico-sanitarias dispuestas para ser cumplidas con rigurosidad y constancia, sin bajar un minuto la guardia.

Imposible resulta ahora mismo la reparación, incluso capital, que no pocas escuelas necesitan, pero sí que se ha trabajado, y mucho, para resolver problemas relacionados con las instalaciones hidro-sanitarias y el suministro de agua, como también para garantizar el distanciamiento físico imprescindible, para lo cual se han buscado alternativas dentro del propio centro o en lugares cercanos, como secundarias, preuniversitarios, politécnicos, donde la reorganización de la vida escolar permitirá utilizar algunas aulas.

Cada escuela ha hecho sus cuentas y, de acuerdo con sus realidades y necesidades, ha reordenado la vida puertas adentro y ajustado los horarios, incluso para el aseguramiento del receso escalonado, y existe la prohibición expresa de realizar matutinos y otras actividades masivas, normales en otros tiempos, pero no en estos de coronavirus.

Las condiciones están creadas y lo logrado puede y debe sostenerse y mejorarse, pero con el concurso de todos, pues no se trata solo de lo que haga la escuela y la seguridad que ofrezca, cada quien ha de comportarse a la altura que exige el momento, en todos los escenarios donde transcurre su vida, de ahí el llamado de la Ministra a ser disciplinados y actuar con responsabilidad.

Hoy se reanuda el año académico 2019-2020 y las primeras tres,  cuatro semanas, estarán destinadas a ejercitar y consolidar los contenidos desarrollados en las actividades docentes televisivas.

Será un buen momento para que maestros y alumnos logren reencontrarse en el orden psicológico y, también, para que los docentes puedan atender necesidades individuales, aclarar dudas, insistir en algún contenido específico y trabajar sobre la base de la caracterización personal de sus discípulos.

El propósito es que todos estén en condiciones de rendir con éxito los exámenes que, como parte de las adaptaciones curriculares realizadas, fueron diseñados como tareas, seminarios o trabajos prácticos integradores -según el nivel de enseñanza-, que los estudiantes han ido preparando a lo largo de estos meses a partir de lo orientado en las teleclases.

La compleja situación epidemiológica que afrontan hace imposible el reinicio del curso este martes en los municipios de La Palma, en Pinar del Río; Mariel y San Cristóbal, en Artemisa; Cárdenas, en Matanzas; Camajuaní y el consejo popular Mataguá, de Manicaragua, en Villa Clara; y toda la provincia de La Habana, mientras en el artemiseño Bauta retornarán hoy los maestros a sus escuelas y, el próximo lunes, el alumnado.

Sin embargo, y aunque de manera no presencial, los estudiantes de los territorios afectados volverán también a clases y, desde la pequeña pantalla, la escuela seguirá siendo parte esencial de sus vidas.

Para que mantengan activas las neuronas, consoliden los conocimientos y continúen preparándose hasta que llegue el momento del ansiado regreso, ha sido preparada una amplia y atractiva programación, que saldrá al aire por el Canal Educativo de la Televisión Cubana y comenzará esta misma mañana, a las nueve y media, con una Revista Informativa.

Adecuaciones, modificaciones, ajustes: Nada de lo hecho menoscaba o perjudica la calidad del proceso docente-educativo. Preservarla constituye una premisa, ha afirmado Velázquez Cobiella y lo ha dicho, también, José Ramón Saborido Loidi, ministro de Educación Superior, nivel este en el cual también hoy se reinicia el año académico.

De lo anterior se exceptúan las universidades de La Habana, Artemisa, Mayabeque y Matanzas, así como también las de Pinar del Río y Villa Clara, provincias estas últimas en las cuales el curso se reanudará el próximo día 14. (ACN).


ACN

 
ACN