0
Publicado el 27 Diciembre, 2020 por Marieta Cabrera en Nacionales
 
 

Covid-19: que 2021 sea un año mejor está en nuestras manos

El comportamiento responsable de cada ciudadano sigue siendo la manera más efectiva de evitar el contagio con el SARS-CoV-2 y su propagación
Compartir
De la responsabilidad individual dependerá detener al SARS-CoV-2.

Entre el 60 y 70 por ciento de los confirmados con Covid-19 en las últimas quincenas son casos directos o vinculados a personas que han arribado a Cuba (Foto: RICARDO LÓPEZ HEVIA).

Por MARIETA CABRERA

Faltan apenas unos días para decir adiós al 2020, un año lleno de miedos, incertidumbres y pérdidas, aunque también de aprendizaje, debido a un virus que se expandió por la geografía planetaria para recordarnos, entre otras cosas, lo cerca que estamos unos de unos y  lo vulnerables que podemos ser, pero a la vez cuánto es posible lograr si juntamos fuerzas y tendemos la mano al más necesitado, sin miramientos, e incluso a riesgo de la propia vida.

En un escenario epidemiológico complejo aún, marcado por la presencia del SARS-CoV-2 en todo el territorio nacional, los cubanos y cubanas recibimos el 2021 con la esperanza de que sea un mejor año, a sabiendas de que esa mejoría dependerá sobre todo del comportamiento responsable de cada ciudadano frente a una pandemia que lamentablemente mantendrá en vilo al mundo durante un tiempo todavía.

Cumplir con rigor los protocolos sanitarios sigue siendo la manera más efectiva de evitar el contagio y la diseminación de la Covid-19. A eso apelan de forma permanente las autoridades del Gobierno y  del Ministerio de Salud Pública (Minsap), con mayor hincapié en el mes de diciembre, periodo en el que se registra un alza en el número de personas con la enfermedad. El 23 de diciembre, por ejemplo, se reportaron 217 nuevos casos, la cifra más alta de contagios desde el inicio de la epidemia en el país el pasado 11 de marzo.

Se trata de casos generados principalmente por nacionales procedentes del extranjero, por los contactos de estos, que son mayoritariamente sus familiares, y por personas contagiadas por estos últimos. Ante esa realidad, el gobierno cubano adoptó nuevas medidas de prevención y control del nuevo coronavirus, entre las cuales se incluye que todos los viajeros que arriben al país, a partir del 10 de enero, deberán portar una prueba de PCR en tiempo real realizada como máximo 72 horas antes por laboratorios certificados de los países de origen.

A la par, se continuarán perfeccionando los protocolos de actuación para garantizar, con la participación de las organizaciones de masas, el aislamiento efectivo de los viajeros y sus familiares en los domicilios. Para los residentes en Cuba que arriben al país y no tengan en sus hogares las condiciones adecuadas para cumplir dicho confinamiento, se asegurarán capacidades en los centros de aislamiento a fin de que puedan pasar allí el periodo de cuarentena.

De acuerdo con las estadísticas, entre el 60 y 70 por ciento de los contagiados con Covid-19 en la Isla, en las últimas quincenas, son casos directos o vinculados a personas que han arribado a Cuba. Esto evidencia que las medidas que debían tomarse dentro de los hogares por parte de las familias no han tenido todos los resultados que se esperaban, expresó el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez, el 24 de diciembre, durante el chequeo de la situación epidemiológica provocada por la pandemia.

Si no estamos peor, afirmó el mandatario, es porque los protocolos cubanos para enfrentar la enfermedad son robustos. Es por eso que no tenemos más fallecidos, pero en la medida en que haya más casos, mayores serán los riesgos, alertó.

La falta de percepción del riesgo que muestran no pocas personas se confirma además en el aumento de los casos de Covid-19 en edad pediátrica (hasta los 18 años) registrados en el país. Al respecto, el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Minsap, informó el viernes 25 de diciembre, que hasta el día anterior el país acumulaba un total de mil 211 diagnosticados con Covid-19 en esas edades, de los cuales 53 son lactantes.

Si bien en Cuba ningún infante contagiado con la Covid-19 ha fallecido, sí se han presentado complicaciones en pacientes de esas edades como consecuencia de la enfermedad, y en algunos se han hallado secuelas cardiovasculares, sin olvidar además los daños sicológicos, como han explicado especialistas cubanos.

Proteger a los niños y adolescentes es prioridad ante todo de la familia, de ahí la importancia de cumplir las medidas higiénico-sanitarias dentro y fuera del hogar.

El crecimiento del número de casos importados tras la apertura de los aeropuertos cubanos, ha disparado la curva de los casos activos en el país, y se estima que se puede llegar a un pico de 2 000 casos a mediados de febrero si se mantienen las condiciones actuales.

Lo anterior lo afirmó Raúl Guinovart Díaz, decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana, en el encuentro que sostuvo el presidente Díaz-Canel, el 22 de diciembre, con científicos y expertos que lideran las acciones en el enfrentamiento a la pandemia. “Hay una nueva normalidad en el país; pero también debe haber una nueva normalidad para recibir a los visitantes”, remarcó el profesor Guinovart.

El respeto de los recién llegados al país y sus familiares a las nuevas normas de convivencia impuestas por la pandemia, entre las cuales está mantener el aislamiento en el hogar hasta el resultado de las pruebas de PCR, es la mejor muestra de cariño que se puede brindar a un ser querido en los tiempos que corren.

Compartir

Marieta Cabrera

 
Marieta Cabrera