0
Publicado el 28 Diciembre, 2020 por Marieta Cabrera en Nacionales
 
 

Cuba reducirá vuelos procedentes de varios países desde el primero de enero

El propósito es frenar el rebrote de la enfermedad existente en el territorio nacional y proteger la salud de la población cubana y de los viajeros internacionales que visitan el país
Compartir
Reducción de vuelos hacia Cuba desde el primero de enero.

Foto: RICARDO LÓPEZ HEVIA.

Por MARIETA CABRERA

El incremento de la incidencia de casos de covid-19 en Cuba en las últimas semanas, asociado sobre todo a ciudadanos cubanos procedentes de Estados Unidos, México, Panamá, Haití, República Dominicana y Bahamas, ha llevado a implementar nuevas medidas como la reducción de vuelos procedentes de esos países, a partir del primero de enero de 2021.

El propósito de tal disposición es frenar el rebrote de la enfermedad existente en el territorio nacional y proteger la salud de la población cubana y de los viajeros internacionales que visitan el país, informó en conferencia de prensa el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública.

Para argumentar esa decisión, el doctor explicó que desde principios de noviembre, cuando se restablecieron las operaciones aéreas comerciales regulares, hasta el 23 de diciembre, se han diagnosticado en nuestro país 3 782 personas con covid-19. De ellas, 2207 (58,4%) son casos autóctonos y 575 (41,6%) importados; o sea personas que arribaron del exterior, ya venían incubando la enfermedad, y cuando llegaron a Cuba y se les hizo el PCR en tiempo real que está establecido, resultaron positivos a la covid-19, por tanto no se infectaron en nuestro país.

“Indiscutiblemente, este número de personas que han arribado ya con el SARS-CoV-2 ha generado una importante propagación de la enfermedad en el territorio nacional al constituir la fuente de infección de 1128 (51,1%) de los casos autóctonos”, afirmó.

El epidemiólogo explicó que un análisis estadístico realizado sobre el país de procedencia de los casos importados que se han diagnosticado, arrojó que por cada 1 000 viajeros que arriban a Cuba procedentes de Estados Unidos, se diagnostican 12,9 personas con la covid-19; de República dominicana, 12,6; de México, 11,7; de Haití, 9,7; de Panamá, 4,6; y de Bahamas, 2,2. “Estos son los países que mayor número de casos han aportado”, resumió.

No cabe la menor duda, comentó, que nuestro país experimenta un rebrote de la enfermedad que ha mostrado las cifras más altas en las últimas semanas. Hoy, ilustró, se reporta una cifra bastante elevada, 227 casos, de los cuales 93 son autóctonos.

Valoró Durán que la disminución del flujo migratorio influiría de manera directa en la reducción de casos importados y, por tanto, de los secundarios a estos que se infectan porque no respetan las medidas higiénico-sanitarias establecidas, y contagian a la vez a otros individuos.

El doctor recordó que, como ya se ha informado, a todos los viajeros internacionales se les exigirá, a partir del 10 de enero de 2021, en el momento en que arriben a Cuba la presentación de una prueba de PCR en tiempo real con resultado negativo para la covid-19, realizada 72 horas antes del viaje por un laboratorio certificado en el país de origen.

“Se ha actualizado el protocolo del reinicio de las operaciones aeronáuticas con estos aspectos y se les ha comunicado a las aerolíneas para que también estén informadas y puedan exigir estas obligaciones.

“Para los viajeros internacionales que arriban y no tienen la condición de turistas se mantiene el aislamiento domiciliario hasta el resultado negativo del PCR en tiempo real que se le realiza al quinto día de haber llegado al país, en el domicilio. Y hasta que le llegue el resultado de la prueba, la persona se mantiene en aislamiento, así como quienes viven con ella”.

Agregó Durán que en correspondencia con la situación epidemiológica que pueda mostrar Cuba en un momento determinado, pudiera decidirse que este aislamiento de los viajeros que arriban al territorio nacional sea institucional, tal como ocurrió al inicio de la pandemia.

Como parte del perfeccionamiento del protocolo de salud pública, el director nacional de Epidemiología comentó que para garantizar el aislamiento domiciliario del viajero y sus familiares se ha dispuesto que las organizaciones de masas, de conjunto con el médico y la enfermera de la familia, tengan una participación más activa en el barrio.

Precisó que además de controlar el cumplimiento de los protocolos, se identificarán con una pegatina las viviendas que estén en vigilancia o cuarentena, y se orientará a la comunidad sobre la necesidad de mantener conductas responsables para evitar el contagio.

Paralelamente, dijo, se han asegurado capacidades de alojamiento para aquellos viajeros nacionales residentes en Cuba que no tengan condiciones en su vivienda o en la de sus familiares para cumplir el aislamiento domiciliario.

Asimismo, se garantizan capacidades en centros de aislamiento con condiciones hoteleras, a fin de que el viajero cubano que no desee cumplir el periodo de confinamiento en casa de su familia porque no tiene condiciones o para protegerla, pueda hacerlo en dichas instituciones asumiendo el pago previsto en estas.

Como parte del enfrentamiento a la pandemia, Durán García subrayó que continúan aplicándose con rigor los protocolos sanitarios establecidos en el país, al tiempo que mantendrán un monitoreo sistemático y detallado de la incidencia de los casos importados en la transmisión de la enfermedad.

Reajustes necesarios

Mercedes Vázquez González, directora de transporte aéreo y relaciones internacionales del Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba, apuntó que, si bien el 24 de marzo fueron suspendidas las operaciones aéreas regulares comerciales a la mayor de las Antillas, los aeropuertos cubanos continuaron funcionando con el cumplimiento de los protocolos y para determinadas operaciones aéreas.

“Desde el 12 de octubre, cuando comenzó el paso a la nueva normalidad, se reiniciaron las operaciones aéreas comerciales regulares y, posteriormente, el 15 de noviembre, con la reapertura del aeropuerto internacional José Martí, de La Habana, estas quedaron restablecidas.

“En la actualidad hay 34 aerolíneas que están realizando operaciones a nuestro país, algunas incluso con el mismo nivel de frecuencia de vuelos que tenían antes de la existencia de la covid-19, y otras han ido restableciendo sus operaciones de manera paulatina.

“De la región de las Américas existen 25 aerolíneas operando hoy, con 13 orígenes de vuelos hacia Cuba.  Por tanto, en esta aérea geográfica se concentra la mayor cantidad de operaciones aéreas a todos los aeropuertos internacionales cubanos”, expresó.

Más adelante, Vázquez González comentó que la autoridad aeronáutica cubana tiene establecido un protocolo muy relacionado con las actividades de salud, avalado por las organizaciones internacionales de la aviación civil, y que se ha estado actualizando en correspondencia con las medidas sanitarias que se han adoptado.

Puntualizó que en estos momentos comunican a las aerolíneas que tienen vuelos con orígenes desde Estados Unidos, México, República Dominicana, Haití, Panamá y Bahamas los necesarios reajustes en su frecuencia de vuelos, a partir del primero de enero.

“Estas medidas se han ido tomando de manera gradual. Ya anteriormente le habíamos comunicado a dichas aerolíneas que para el mes en curso no podía haber un incremento de sus frecuencias de vuelos actuales, y que cualquiera de esas medidas podía variar en dependencia de la situación epidemiológica.

“Actualmente, también se informa a las aerolíneas que en coordinación con la Empresa Cubana de Aeropuertos y Servicios Aeroportuarios se ajustarán, a partir de la limitación de vuelos que van a tener, los días de operaciones, las horas y los aeropuertos en los que estas aerolíneas continuarán operando.

“Esto nos va a permitir mantener el flujo de viajeros entre estos países y Cuba. Es decir, al menos por el momento no se están suspendiendo los vuelos, sino reduciéndolos para poder disminuir la cantidad de viajeros desde estos orígenes hacia Cuba”, aclaró la directiva y añadió que en la medida en que la situación epidemiológica de Cuba lo permita, estas medidas podrán ser revertidas paulatinamente.

En cada una de las terminales aéreas, señaló, se continuarán realizando acciones para garantizar el flujo de los viajeros manteniendo el distanciamiento social, lo cual va a permitir una mejor posición en los aeropuertos cubanos sobre todo en la terminal José Martí, por donde arriba la mayor cantidad de personas procedentes del exterior.

A sabiendas de que los reajustes que entrarán en vigor el primero de enero, provocarán que un grupo de viajeros queden varados tanto en Cuba como en el extranjero, las aerolíneas deberán adoptar las medidas para protegerlos y solicitarán los permisos previstos a fin de trasladarlos a sus destinos, ya sea en vuelos humanitarios u otras variantes, tal como ocurrió en otro momento durante la pandemia, acotó Vázquez.

Finalmente, la funcionaria cubana reiteró a las compañías aéreas que las nuevas medidas que se implementan son temporales, y no suspenden el tránsito, sino que permite mantener un tráfico moderado entre estos países y Cuba.

Compartir

Marieta Cabrera

 
Marieta Cabrera