1
Publicado el 28 Diciembre, 2020 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

Editorial. Pudimos y podremos

Compartir
Cuba Viva 2021

Foto en Prensa Latina

Este inolvidable 2020 ha sido sin duda un año tremendo. La pandemia de covid-19, aún no controlada, marcó a toda la humanidad, por sus devastadoras consecuencias sanitarias, económicas y sociales. Evidenció desigualdades e incapacidades sistémicas para enfrentarla con la debida eficiencia.

Para Cuba, la magnitud de ese desafío bajo el más intenso y persistente asedio por parte de los Estados Unidos, mide el mérito de encararlo con altas dosis de inteligencia, ciencia y conciencia, suficientes para reducir en lo posible los dolorosos efectos de la enfermedad y sus costos en todos los órdenes.

Con la ventaja del contexto social más justo y mejor organizado en una sociedad que construye el socialismo, la dirección del país, sus instituciones médicas, científicas, las estructuras gubernamentales, políticas y sociales, y la inmensa mayoría de la población, luchan con denuedo por cerrar el paso al contagio, aplicar los protocolos preventivos y terapéuticos más avanzados y eficaces, salvar cada vida y minimizar secuelas. Los escenarios en que se libran heroicos combates cotidianos de esta épica batalla, se extienden a numerosos países que han solicitado el concurso de brigadas del contingente médico internacionalista Henry Reeve, acreedor de múltiples nominaciones al Premio Nobel de la Paz.

También la convocatoria y confianza en el enorme potencial innovador de la ciencia cubana devienen aportes valiosos en diseño de estrategias y control epidemiológico, metodologías terapéuticas, instrumental médico, medicamentos más efectivos, y prometedoras vacunas cimentadas en la experiencia y reconocida capacidad para producirlas.

Este cúmulo de nobles hazañas alcanza resultados que nos enorgullecen. Aún más porque se logran pese a desbocados efectos del bloqueo imperial, multiplicador de las dificultadas a extremos que pretenden ser insolubles. Dejarnos sin una gota de combustible, cerrar toda vía de ingresos monetarios y de suministros, impedirnos adquirir hasta lo más indispensable, con el criminal propósito de asfixiar al país y producir un estallido social.

En la clausura del recién concluido VI Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en su IX Legislatura, el presidente Miguel Díaz-Canel, recordó: “Hace un año, desde esta misma tribuna dijimos: ¡nos tiraron a matar y estamos vivos! Suponíamos entonces que nada podría ser peor que aquella escalada de medidas de endurecimiento del bloqueo imperialista y de ataque a las fuentes de suministros energéticos, a las brigadas médicas y a cualquier posibilidad de financiamiento”.

Y al referirse al 2020, en el que todo fue peor, aseguró: “Ellos insistieron en matarnos; pero nosotros insistimos en vivir y vencer. Cuba Viva saltó por encima de sus propias posibilidades”.

Frente a las agresiones de todo tipo, a las gravosas consecuencias derivadas de la crisis mundial, a las adversidades naturales, incluso a las propias insuficiencias y deficiencias, se ha impuesto una admirable capacidad de resistencia, de empeño colectivo para potenciar reservas, innovar, encontrar soluciones, pensar y actuar como país.

Ante el diseño en ejecución de la guerra no convencional, que es parte del arsenal bélico y subversivo desatado contra la Revolución cubana, se impone la misma voluntad soberana que jamás han podido ni podrán vencer. Plan contra plan.

Vivimos una nueva hora de los hornos, que iluminará, también en este próximo aniversario de 62 eneros victoriosos. Continuaremos profundizando la institucionalización. El Octavo Congreso del Partido, convocado para abril de 2021, unirá aún más en torno suyo a todos los revolucionarios y patriotas, dentro y fuera de Cuba.

Sabremos dialogar, atraer, incluir, empinarnos cuanto sea necesario para cumplir bien en lo que a cada cual corresponda, la colosal Tarea Ordenamiento, como digno homenaje a los caídos con honor y gloria por la patria libre, soberana, justiciera, solidaria, culta, próspera y feliz, que los continuadores seguiremos peleando de pie. Sí, pudimos con los retos de 2020, y venceremos también los de 2021.

Compartir

Redacción Digital

 
Redacción Digital