1
Publicado el 18 Enero, 2021 por ACN en Nacionales
 
 

Secuelas de la COVID-19 se manifiestan también en los asintomáticos

El tratamiento de las células madres autónomas, desarrollado por el IHI, ha revertido al mes de implementado algunos de los marcadores inflamatorios y aunque el estudio al respecto aún no concluye, revela que en ocho de cada 10 personas tratadas mejoró en un 47 por ciento la afectación pulmonar, destacó hoy, en la Mesa Redonda, Consuelo Macías Abraham, directora del Instituto de Hematología e Inmunología
Compartir
Alerta de la OPS sobre incremento de casos de COVID-19

Foto: bohemia.cu

Por LORENA CHÁVEZ FERNÁNDEZ

La familia en general debe cuidarse de la COVID-19, pues aunque la enfermedad afecta en mayor medida a los grupos más vulnerables, las secuelas se manifiestan incluso en los asintomáticos, explicó hoy Consuelo Macías Abraham, directora del Instituto de Hematología e Inmunología (IHI).

Al comparecer en la Mesa Redonda la especialista comentó que la convalecencia del nuevo coronavirus generalmente se acompaña de un fenómeno inflamatorio subclínico subyacente, alteraciones de las enzimas hepáticas y de la creatinina,  que evidencia el daño renal asociado con el estado de gravedad de los pacientes, así como lesiones pulmonares.

Los pacientes con enfermedades adicionales a la COVID-19 pueden tener secuelas superiores, que aún no resulta posible determinar su duración ni gravedad, añadió.

No obstante, dijo, el 47 por ciento de los asintomáticos han mostrado lesiones pulmonares muy resistentes en su eliminación a largo plazo a pesar de que varios de ellos no necesitaron máscaras de oxígeno ni fueron ventilados.

Señaló que el tratamiento de las células madres autónomas, desarrollado por el IHI, ha revertido al mes de implementado algunos de los marcadores inflamatorios y aunque el estudio al respecto aún no concluye, revela que en ocho de cada 10 personas tratadas mejoró en un 47 por ciento la afectación pulmonar.

Es una alternativa efectiva y segura, precisó, que hasta el momento no ocasiona reacciones adversas, contrario a otros tratamientos como el de los esteroides que sí genera molestias.

El IHI se fundó en 1966 y a través de su historia se ha visto involucrado en acciones fundamentales como la atención de los niños de Chernobil, a personas  afectadas por el accidente radiológico de Goiânia, en Brasil, así como aquellas relacionadas con la neuropatía epidémica en Cuba.

¿Cómo se manifiestan esas secuelas de la COVID-19?

Cansancio, alteraciones psicológicas, pulmonares, compatibles con un daño renal crónico y una respuesta inflamatoria persistente son algunas de las secuelas que ocasiona la COVID-19, expresó hoy Daniel González Rubio, especialista de Medicina Interna del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK).

En su intervención en el programa radiotelevisivo Mesa Redonda, el científico señaló que en varias instituciones del país se investigan las secuelas que puede provocar el virus, aunque insistió en que los primeros positivos apenas tienen nueve meses de recuperados, un tiempo muy breve para establecer resultados.

La enfermedad no es un asunto de una o dos semanas, sino que tiene una etapa aguda y de convalecencia, que puede ser compleja y prolongada en dependencia de la agresividad y la capacidad de respuesta inmune de cada individuo, puntualizó el experto.

Al respecto, Ileana Morales Suárez, directora de Ciencia e Innovación Tecnológica del Ministerio de Salud Pública, afirmó que las secuelas no diferencian en cuanto edad, sexo, ni sintomatología, pues muchos pacientes asintomáticos han tenido lesiones pulmonares, renales, hepáticas y neurológicas.

La doctora hizo un llamado al cuidado individual, pues las manifestaciones clínicas no siempre aparecen cuando las personas están ingresadas, sino después.

Señaló que los protocolos de salud cubanos empiezan en la comunidad y terminan en ella, lo que implica un desafío mayor al prever, adelantarse y buscar entre los pacientes recuperados a aquellas personas con secuelas para tratarlas a tiempo.

Morales Suárez comentó que desde la atención primaria el médico y la enfermera de la familia realizan una evaluación inicial, de conjunto con otros especialistas, a punto de partida de cómo cada individuo enfrentó la enfermedad y si tiene alguna comorbilidad que con la COVID-19 puede agravarse; de ahí se remiten a la comisión municipal de Salud o a consultas especializadas.

Hasta la última semana, el 93 por ciento de los convalecientes habían pasado por estas evaluaciones y aproximadamente el 12 por ciento de las consultas provenían de las interconsultas municipales o provinciales.

La experta enumeró que entre las principales especialidades involucradas se encuentran neumología, fisioterapia, terapia intensiva, nefrología, cardiología, psicología y psiquiatría, donde se ubican las afectaciones más recurrentes a corto y mediano plazo.

Asimismo, enfatizó que hay que cuidarse y la autorresponsabilidad debe ser la palabra de orden.

Entre todos podemos lograrlo, tenemos las medidas y las evidencias, lo que nos resta es ser cada día más disciplinados, concluyó.

Compartir

ACN

 
ACN