13
Publicado el 16 Enero, 2021 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

Supervisa Vicepresidente cubano programas de amplio alcance

A un paso del integrado despegue que no acaba de ocurrir entre la primera bioeléctrica construida en Cuba junto a un central azucarero. Igualmente estratégico que cada municipio se autoabastezca en el terreno alimentario

Texto y fotos PASTOR BATISTA VALDÉS

Valdés Mesa en bioeléctrica avileña

Tras recibir información, Valdés Mesa recorrió parte de la bioeléctrica avileña.

La necesidad de hallar solución para detalles que aún no han permitido poner en  marcha de manera integrada al central azucarero Ciro Redondo, en Ciego de Ávila y a la bioeléctrica construida aledaña a él, vuelve a ser objeto de reiteración, esta vez por parte de Salvador Valdés Mesa, Vicepresidente de la República de Cuba.

Tal análisis acaba de tener lugar durante un intercambio con directivos del sector, inversionistas y autoridades del territorio, en el contexto de una vista para examinar asuntos relacionados con ese importante proyecto y con el programa de autoabastecimiento municipal en la central provincia cubana.

Virtualmente concluidas ambas obras, la calidad del agua, afectada por presencia de sílice, ha devenido obstáculo en cuya superación ponen inteligencia y voluntad los especialistas, con el propósito de lograr cuanto antes el estable funcionamiento que requiere el ingenio, diseñado para aportarle bagazo y agua condensa a la bioeléctrica y recibir de ella electricidad y vapor.

Valdés Mesa bioeléctricaLlamado a servir de referencia para el  país, ese proyecto asciende, en general, a más de 300 millones de dólares, e incluye, además, el montaje de modernos sistemas de riego en busca de los volúmenes de caña que demandará la industria en período de zafra para incrementar la producción de azúcar y mantener estabilidad en la entrega de bagazo.

Durante el resto del año, la bioeléctrica deberá continuar generando energía para el sistema electroenergético nacional con empleo de biomasa vegetal, fundamentalmente marabú.

Más de 4 400 hectáreas han sido liberadas ya de esa espinos plaga, según trascendió, en suelos que deben ser incorporados al cultivo de la caña, actividad forestal, ganadería y producción de alimentos.

Cultivando con buey, Ciego de Ávila

Cuando se quiere, la tierra da.

Precisamente en este último asunto concentró interés el también miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, en abierto intercambio con quienes tienen esa responsabilidad en el territorio y la estratégica tarea de lograr que cada municipio se autoabastezca, sobre la base de un uso más eficiente de la tierra, de sus recursos y potencialidades, para satisfacer en mayor grado las necesidades alimentarias de la población y de la sociedad en general.

En tal sentido, mostró insatisfacción por la notable superficie de tierra entregada en usufructo en la nación (más de dos millones de hectáreas) y el incongruente volumen de productos agrícolas, fruto del trabajo creador en ellas.

Por ello, sin desestimar el rol de esa experiencia, ni el colosal aporte de los campesinos, subrayó la importancia de fortalecer cada vez más la agricultura estatal, modernizarla constantemente, potenciar su carácter intensivo y seguir desatando los nudos que frenan su desarrollo, incluida la decisiva actividad de exportación.

Acompañado todo el tiempo por Carlos Luis Garrido Pérez y Tomás Alexis Martín Venegas, Presidente y Vicepresidente, respectivamente, del Consejo de Defensa Provincial, Valdés Mesa reconoció resultados como los que se logran en los suelos de La Cuba, ejemplo para todo el país, Cuba Soy, Arnaldo Ramírez y otras empresas, cuyo potencial, no obstante, llamó a aprovechar más y mejor todavía.

En la placita está el mejor indicador acerca de cómo marchan los programas.

En la placita está el mejor indicador acerca de cómo marchan los programas.

Orlando Pérez Pedreira, delegado de la Agricultura en la provincia, ofreció concisa información acerca del estado que hoy presentan programas y tareas de amplio espectro territorial y nacional, como la siembra de frío, campaña de la papa, producción tabacalera, empeño por asegurar las 30 libras percápita de viandas, hortalizas, granos y frutas, además de 5 kilogramos de proteína animal… de acuerdo con orientaciones también muy precisas de la máxima dirección del país.

En opinión de Valdés Mesa, sin embargo, a la par de cifras, parámetros, informes y estadísticas, el indicador más importante para saber si hay correspondencia entre la producción, demanda y satisfacción de necesidades está en esas placitas a donde concurre el pueblo para comprar lo que diariamente le hace falta.

Con similares propósitos el alto dirigente cubano había intercambiado en jornadas anteriores con autoridades políticas, gubernamentales y empresarios de Camagüey y de Las Tunas, en el oriente del archipiélago.


Pastor Batista

 
Pastor Batista