1
Publicado el 8 Abril, 2021 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

A punta de tijera y aguja desde Las Tunas

Apegados al rigor que exigen las medidas higiénico-sanitarias hoy, un grupo de talleres mantienen su vitalidad productiva de acuerdo con necesidades del país en esferas de alto impacto productivo, científico y de servicios
A punta de tijera y aguja desde Las Tunas.

Conforme a la tendencia nacional, predomina la fuerza de trabajo femenina.

Texto y fotos PASTOR BATISTA VALDÉS

Con casi 900 trabajadores sobre las armas de la producción, mujeres el 82 por ciento, la Unidad Empresarial de Base (UEB) Confecciones Melissa, de Las Tunas, sigue demostrando cómo la industria cubana puede mantener su actividad, incluso en tiempos de pandemia, si de forma individual, en áreas de trabajo e instalaciones se cumplen rigurosamente las medidas higiénicas y sanitarias dispuestas por el país.

Sin perder de vista ese precepto, los talleres ubicados en la cabecera provincial, Jesús Menéndez, Puerto Padre, Vázquez, Jobabo y Colombia, respondieron durante el año 2020 a solicitudes formuladas por sectores como los de Educación, Salud, Ministerios de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Interior, Agricultura y Turismo, para asumir nuevos retos en el actual calendario, a pesar de la incidencia que a escala nacional y local sigue delineando el SARS-CoV-2.

A punta de tijera y aguja desde Las Tunas.

La Covid-19 no ha logrado detener la actividad de Melissa.

Precisamente con el propósito de enfrentar al mortal virus y para la esfera de la salud, en general, el colectivo de Melissa ha asegurado a punta de  tijera, aguja e hilo sobre tejido más de 35 000 batas para médicos, unos 30 200 gorros, 6 649 conjuntos para pacientes y más de 370 000 nasobucos.

Durante el año 2020, medios de protección producidos en Las Tunas fueron distribuidos no solo en instituciones de salud ubicadas dentro del propio territorio, sino también en provincias como Santiago de Cuba, Camagüey Ciego de Ávila y La Habana.

De acuerdo con información ofrecida por Ana América Escalona Sánchez, jefa del grupo de negocios en la UEB, la coyuntura que atraviesa la nación sigue remarcando el aporte de la fábrica para el turismo cubano, al confeccionar toda la ropa de uniforme corporativo y de cocina para Cubanacán y Viajes Cuba, en tanto, desde el pasado año se trabaja en los elementos decorativos (cortinas, cubrecamas, cojines, bufandas de colchones…) para las habitaciones del hotel Baracutey 59, ubicado en Antilla, provincia de Holguín.

A punta de tijera y aguja desde Las Tunas.

Trabajadores y visitantes bajo el mismo rigor higiénico sanitario.

A la par de esa producción, primera que asume íntegramente con tales características, Melissa tiene compromisos con otros destinos turísticos, sobre la base de un riguroso apego a las exigencias de calidad que ese sector demanda.

La industria textil cubana está concebida para elaborar vestuario infantil, de canastilla, laboral, deportivo y de vestir, lencería y artículos para decoración, uniformes para insumo hotelero y ropa de mezclilla, etiquetas de tela, de marcas, de talla y de tratamiento, zippers, accesorios para equipos industriales y otros elementos, en cuyo procesamiento  interviene tecnología apta para un acabado óptimo y en línea con las tendencias de la moda.


Pastor Batista

 
Pastor Batista