0
Publicado el 28 Abril, 2021 por Delia Reyes Garcia en Nacionales
 
 

ASISTENCIA SOCIAL: denuncias a buen recaudo

La responsabilidad de los padres no tiene por qué recargarse al presupuesto asistencial. Cuando ellos no cumplen, las madres disponen de vías rápidas para demandarlos
ASISTENCIA SOCIAL: denuncias a buen recaudo.

Una silla sigue vacía en la casa de Diagneris Flores García, mientras Angeli y Achly a ratos balbucean: papá, papá…

Por DELIA REYES

Fotos: YASSET LLERENA

Las hermanitas Angeli, de un año y medio; y Ashly, lactante de ocho meses, juegan en la cuna, mientras la madre, Diagneris Flores García, con las manos en la cabeza, se pregunta qué le dará de comer a sus niñas. Semanas antes, el padre de las criaturas tiró la puerta de la casa y se perdió, quién sabe a dónde. No era la primera vez que lo hacía.

En el mes de diciembre, cuando comenzaron a realizar el levantamiento de los núcleos vulnerables en el municipio de Marianao, el delegado de circunscripción alertó a la trabajadora social de este caso. Diagneris fue visitada, y tras declarar la insuficiencia de ingresos, en enero recibió un cheque para poder alimentar a sus hijas.

César Varela Ruiz, subdirector de Prevención, Asistencia y Trabajo Social en la dirección municipal de Trabajo, la alertó de que el padre de las menores, joven, sano y en edad laboral, debía incorporarse al empleo para asumir la responsabilidad en la mantención de su familia. Pero eso no sucedió. Diagneris estaba atormentada, ya no le quedaba ni un solo centavo, y el padre sin aparecer. Gracias a la ayuda de los vecinos, ese día y los que siguieron, las tres pudieron alimentarse. “¿Qué puedo hacer? ¿A dónde tengo que ir para denunciarlo?” se preguntaba la joven una y otra vez.

A propósito del tema, el equipo de BOHEMIA se entrevistó con Pedro Pablo Fundora Linares, director de Trabajo y Seguridad Social; Varela Ruiz, y otros funcionarios del municipio de Marianao, y les expuso la situación de esta familia. Días después le abrieron un expediente y se le aprobó una prestación monetaria temporal de la asistencia social. Hasta el sol de hoy, el padre sigue sin asumir su responsabilidad con las niñas.

ASISTENCIA SOCIAL: denuncias a buen recaudo.

Leidy Laura Pérez González directora de Trabajo y Seguridad Social en San Miguel del Padrón.

En el municipio de San Miguel del Padrón, “la mayor vulnerabilidad económica y social del territorio está en las madres solteras con varios hijos, que no pueden incorporarse al empleo. Ellas no hacen lo que está establecido: denunciar a los padres irresponsables. Pero como viven en familias disfuncionales, aunque estén protegidos por la asistencia social, muchos de esos pequeños cuando crecen no se vinculan laboralmente, pueden llegar incluso a cometer acciones delictivas”, valora Leidy Laura Pérez González, directora municipal de Trabajo y Seguridad Social.

Melisa Laura Mena Zulueta vive en Playa, tiene 22 años y tres criaturas que cuidar, el más pequeño de solo un añito. En diciembre pasado ella fue al consejo popular y expuso su situación de desventaja económica a la trabajadora social. Los padres de estos niños tampoco se ocupan de sus hijos. En enero le entregaron un cheque como vulnerable por el valor de 3 660 pesos, y la incluyeron dentro de la lista de las madres solteras que reciben prestaciones temporales. Melisa Laura y sus niños, duermen en literas, en un estrecho cuarto, a lo sumo de dos metros de largo, por uno y medio de ancho.

Del levantamiento para los nuevos casos vulnerables, en este municipio se identificó casi una veintena de madres que estaban en similares condiciones, y sin reclamar en los tribunales la pensión alimentaria para sus hijos. Autoridades entrevistadas para este reportaje sostuvieron que ellas prefieren buscar el abrigo de la asistencia social, antes que buscarse líos con sus pares masculinos. Incluso, reconocieron los directivos, ni siquiera saben lo que tienen que hacer ni cómo proceder. Tampoco son orientadas en sus comunidades por las autoridades ni los trabajadores sociales.

Voz de la experiencia

El verde aceituna del Tribunal Supremo imprime un aire de solemnidad al lugar, y cuanto allí acontece. El magistrado, Carlos Manuel Díaz Tenreiro, accede con gentileza al diálogo con BOHEMIA, para mostrar el camino a miles de madres solteras y que tienen hijos menores sin ser atendidos por sus progenitores.

ASISTENCIA SOCIAL: denuncias a buen recaudo.

Carlos Manuel Díaz Tenreiro, magistrado del Tribunal Supremo.

“La ley procesal cubana tiene un procedimiento que es muy rápido para reclamar una pensión alimenticia a los padres. La madre va al Tribunal municipal, se presenta ante el secretario, y de manera oral, no tiene que llevar ningún papel escrito, le plantea la demanda de pensión. Ella solo debe presentar la tarjeta del menor. Si los conoce, puede agregar los datos del centro del trabajo del papá del niño, y el salario que recibe.

“De oficio, el tribunal dicta un auto (decisión) y manda a embargar el salario en el centro donde labora el padre, y le fija una pensión provisional para que de manera inmediata el niño tenga alimentos. Luego se convoca a una comparecencia, para que se presenten la madre y el padre, en un plazo de 10 días, puede ser menos, o quizás más si el hombre vive en otra provincia lejana, a donde se le manda un aviso oficial para que se presente en el tribunal”.

En una acción conciliadora, se trata de ponerlos de acuerdo en el monto de la pensión. De no ser así, el tribunal dicta sentencia al otro día, a menos que el padre alegue tener más hijos o el salario no sea el que declaró la mamá del niño. En estos casos, el demandado tiene dos días para presentar los documentos probatorios. El tiempo de duración del proceso no debe exceder un mes.

Sin embargo, reconoce Díaz Tenreiro, “a partir de la apertura del trabajo por cuenta propia y del trabajo informal, la posibilidad de embargar la pensión en el centro de trabajo se ha complicado. Ese es un reto que tiene la ley procesal cubana que será actualizada, según el cronograma legislativo”.

La cuantía de la pensión es otra preocupación. Antes de la reforma de los salarios, las jubilaciones, y las prestaciones de la asistencia social que requirió el ordenamiento monetario y cambiario, los montos que debían pagar los padres solían ser de 30, 50 o 100 pesos. “Y ese dinero ahora es sal y agua, porque los precios han aumentado tremendamente, y por tanto el niño necesita más. Mi opinión es que debe acercarse al valor de la canasta básica de bienes y servicios, es decir, más de 1 000 pesos, aunque siempre hay que tener presente la capacidad de la persona obligada a pagarla”.

ASISTENCIA SOCIAL: denuncias a buen recaudo.

Melisa Laura Mena Zapata y sus tres hijos viven en condiciones habitacionales críticas.

En tanto las circunstancias han cambiado, la Ley Procesal permite a las madres cuyos hijos reciben pensiones, hacer una demanda incidental. Para eso se vuelve al Tribunal municipal, y de manera oral o escrita piden un cambio de pensión. El magistrado aclara que eso no se hace de oficio, hay que ir allí a solicitarla.

Aunque esta es una vía expedita para reclamarles a los padres irresponsables la pensión para sus hijos, en los últimos años la cantidad de demandas ha venido disminuyendo, y a la larga, recaen sobre las espaldas del presupuesto asistencial. “Cuando empecé de juez en 1983, la primera causa de radicación a los tribunales en materia de familia eran los divorcios. Eso se mantiene hasta ahora. Y la segunda, las demandas de pensiones de alimentos. Con el devenir del tiempo estas últimas han disminuido paulatinamente.

“Y no me parece que sea porque las personas resuelven este asunto de manera más cordial. El problema está en la materialización de la pensión alimenticia, es decir, en las maneras de poder llegar a embargar la pensión, lo cual se hace muy complejo con la presencia del empleo informal, y muchas personas viviendo de remesas o del invento. Las instituciones, entre ellas los tribunales, están abocadas, en este nuevo escenario, a ser más creativas y buscar alternativas a esta problemática”.

Aunque la vocación del sistema judicial cubano pone énfasis en la prevención, persuasión y educación de los sujetos del derecho, ante los casos de actitudes irresponsables, las madres pueden realizar en la Fiscalía municipal una acusación contra el normal desarrollo del menor. Esta figura delictiva, sancionada en el Código Penal, instruye que se aplican multas, o privación de libertad entre tres meses y un año, e inclusive ambas.

Comportamiento de la radicación en el proceso de Alimento en los Tribunales Municipales Populares. Período: Años 2011 hasta 2020

AÑO Cantidad de casos radicados
2011  5 721
2012  5 897
2013  5 493
2014  4 769
2015  4 301
2016  3 913
2017  3 432
2018  3 263
2019  3 177
2020  2 011
Total 41977
ASISTENCIA SOCIAL: denuncias a buen recaudo.

La infancia feliz es responsabilidad mayor de los padres.

Desde la Carta Magna

La Constitución de la República de Cuba establece en su capítulo III dedicado a las familias, que todos los hijos tienen iguales derechos, y el Estado garantiza mediante los procedimientos legales adecuados, la determinación y el reconocimiento de la maternidad y la paternidad.

Específicamente el Artículo 84 norma: “Las madres y los padres tienen responsabilidades y funciones esenciales en la educación y formación integral de las nuevas generaciones en los valores morales, éticos y cívicos, en correspondencia con la vida en nuestra sociedad socialista.

“Las madres y los padres u otros parientes consanguíneos o afines que cumplan funciones de guarda y cuidado tienen el deber de dar alimentos a niñas, niños y adolescentes, respetar y garantizar el pleno ejercicio de sus derechos, protegerlos de todos los tipos de violencia y contribuir activamente al desarrollo pleno de su personalidad”.


Delia Reyes Garcia

 
Delia Reyes Garcia