0
Publicado el 17 Abril, 2021 por María de las Nieves Galá León en Nacionales
 
 

Conocer la historia para defender la Revolución

Según afirma Alejandro Ruiz Madruga es vital que los jóvenes profundicen y alimenten su espíritu del legado histórico de la nación

Conocer la historia para defender la Revolución.

Por MARÍA DE LAS NIEVES GALÁ

Foto: AGUSTÍN BORREGO TORRES

Alejandro Ruiz Madruga siempre está leyendo, atento a los últimos acontecimientos del país y el mundo. Puede hablar con profundidad de la primera guerra de independencia en Cuba o del destacamento guerrillero internacionalista que con el Che combatió en Bolivia.

Y es que este joven es un enamorado de la historia, aunque haya decidido estudiar Ingeniería Informática, especialidad que ejerce en el Joven Club de Computación Cerro IV, en La Habana. “Esta materia nos permite entender los problemas y características de nuestro mundo, dar una opinión bien fundamentada y defender a nuestra Revolución desde el campo de batalla que constituye hoy por hoy el ciberespacio.

“No podemos confundirnos con nada, ni podemos dejarnos engañar; el enemigo continúa teniendo los mismos propósitos y saber cómo combatirlo con esa Historia es fundamental. Siempre recuerdo a mi profesor Chapé, como le decíamos cariñosamente. Era ya un hombre mayor, pero toda una institución. Él hablaba de las tradiciones de lucha, de los sacrificios de los mambises, de la formación de nuestra nación y la lucha en la Sierra Maestra. Lo hacía con una pasión tan grande que realmente me estremecía y llegaba al corazón.

“En ese entonces, yo estudiaba en el Instituto Politécnico de Informática República Bolivariana de Venezuela. Me acuerdo que estábamos en una movilización para la recogida de papas, en Güines. Y un grupo de muchachos nos preparábamos para una competencia sobre temas históricos, que se realizaría en un programa de la emisora municipal.

“El profe nos preguntó cuáles eran los documentos que definían al Partido Revolucionario Cubano, fundado por José Martí y todos se quedaron anonadados. Le respondí, sin tener la certeza de que estaba correcto, que eran las Bases del Partido Revolucionario y los Estatutos Secretos. Luego confirmó mi respuesta con una sonrisa que me llenó de satisfacción”, manifestó.

Beber de las raíces

Ahora, a propósito de la celebración del 8vo. Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), apuntó que saber la historia de nuestro Partido es conocer la base de las ideas de nuestros héroes conocidos o anónimos. “Cuando José Martí fundó el Partido Revolucionario Cubano, eso constituyó una tarea de singular envergadura: organizar la guerra de liberación cubana, a la que Martí llamó necesaria.

“Algunos años después Carlos Baliño y Julio Antonio Mella crearon el Partido Comunista de Cuba con ese mismo propósito. Era necesaria la organización del proletariado cubano contra los desmanes y entreguismos de los gobiernos de turno.

“Luego del triunfo de la Revolución, Fidel planteó la necesidad de unir a todas las organizaciones revolucionarias y proletarias en un solo Partido que constituyera la guía de la lucha política de la Revolución Cubana. Y así surgió el actual PCC que, según la Constitución de la República de Cuba aprobada en 2019, en su Artículo 5, subraya, entre otros aspectos que el Partido Comunista de Cuba, único, martiano, fidelista, marxista y leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, sustentado en su carácter democrático y la permanente vinculación con el pueblo, es la fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado….

“De ahí que reviste vital importancia este 8vo Congreso que tiene la peculiaridad de que la generación fundadora de la Revolución hace entrega a la nueva generación, heredera de sus tradiciones y principios, de la máxima dirección de la organización.

“Para sostener la continuidad es imprescindible que los jóvenes conozcan la Historia y que al decir del Comandante en Jefe Fidel Castro sepamos alimentarnos de sus tradiciones, de sus sacrificios y de sus valores como se alimenta un niño del pecho de la madre.

“Siguiendo esta pauta, cuando uno estudia esa historia gloriosa que es la cubana comienza a entender qué principios sigue el Partido, qué principios sigue la Revolución Cubana y por qué es importante conservar sus conquistas y seguir esa historia.

Guía de la sociedad cubana

Con la profundidad de sus criterios, Alejandro considera que un integrante de las filas del PCC debe tener en su conjunto valores que lo convierten en un guía de la sociedad cubana. “En su concepto de Revolución Fidel exponía muchos valores que deberían constituir la médula de todo militante del Partido. Algunos de estos son: modestia, desinterés, altruismo, ética, moral, capacidad de sacrificio y la anteposición de la verdad ante cualquier circunstancia.

“Hay que tener en cuenta que siempre se debe ser selectivo cuando se une un militante a las filas del Partido y no creer bajo ninguna circunstancia que es una posición privilegiada en la que se reciben recompensas materiales. En todos los casos se debe entender que es una posición de sacrificio, de virtud y de satisfacción ante el deber.

“Por esto, los militantes tienen que ser fuertes política e ideológicamente y además tener resistencia ante los embates del imperialismo. Ser guía implica conducir, y los militantes del PCC tienen que ser aquellos que con su ejemplo ante la vida por sus valores y su ideología sean capaces de conducir a la sociedad hacia el socialismo y que su única recompensa sea la satisfacción de ver esa sociedad, como crece y como se construye”, alegó.


María de las Nieves Galá León

 
María de las Nieves Galá León