0
Publicado el 16 Abril, 2021 por María de las Nieves Galá León en Nacionales
 
 

Lección que no se olvida

El sentido de ser militante del Partido no ha cambiado, implica ser ejemplo en todo momento, afirmó Jorge Osmani Moreno

Jorge Osmani Moreno Pérez ingresó en las filas del PCC en 1996. (Foto: Cortesía del entrevistado)

Por MARÍA DE LAS NIEVES GALÁ

Jorge Osmani Moreno Pérez aún recuerda el amanecer del 15 de abril de 1961. “Me despertaron las explosiones y los disparos de ametralladoras. Entre esos estruendos percibí el ruido de un avión”.

Desde su hogar, en el barrio de Pogolotti, en el municipio capitalino de Marianao, se podía percibir lo que ocurría. “Me lancé de la cama y salí para el portal de mi casa. Al mirar hacia el cielo pude ver un avión B-26 que se dirigía hacia Ciudad Libertad. Yo vivía relativamente cerca de ese lugar, a unos dos kilómetros. Me puse a observar los destellos del fuego de las ametralladoras. Muchacho al fin, no medí las consecuencias y quedé impresionado por el espec-táculo, solo visto en películas de guerra.

“No sé cuántas cosas pasaron por mi cabeza, pero comprendí que se trataba de un ataque contra nuestro territorio. También me percaté que las balas trazadoras de nuestra defensa antiaérea. Pensé que lo iban a derribar, pero la aeronave agresora dio un espec-tacular giro para quitarse de arriba aquella lluvia de disparos.

“En ese entonces ya sabía de aviones. Mi sueño era convertirme en piloto. Sin percatarme del peligro, estaba ahí, mirando hacia el cielo. En eso sentí una fuerza que me lanzo hacia atrás. Fue mi padre quien, al verme desprotegido, me tomó por el brazo y de un tirón me metió dentro de la sala. No pude librarme de una buena reprimenda por aquel acto irresponsable que pudo haber puesto en peligro mi vida. Frente a mi casa, y en otras cercanas, cayeron las vainas de los proyectiles calibre 0.50 del avión, lo cual corrobo-ró que nos pasó por encima”, afirma.

Después todo quedó claro: aviones estadounidenses con insignias de la incipiente Fuerza Aérea Cubana habían bombardeado el aeropuerto de Ciudad Libertad (antiguo Columbia), así como los de San Antonio de los Baños y Santiago de Cuba.

Entre los fallecidos estaban Eduardo García Delgado, quien fue uno de los primeros jóvenes en incorporarse a las Milicias Nacionales Revolucionarias. Antes de morir, escribió con su sangre la palabra FIDEL.

Seis décadas después

El sabotaje a los aviones cubanos en tierra fue el preludio de la invasión por Girón. Foto: Radio Baya-mo.cu

A sus 72 años de edad, Osmani rememora con claridad aquellos sucesos, que dieron inicio a la agresión mercenaria en Playa Girón. Manifiesta que desde el barrio obrero de Pogolotti salieron mu-chos milicianos a combatir en las arenas de Girón. Entre ellos menciona a Juan Ruiz Serna, quien formó parte del Batallón 116 y murió enfrentando a los mercenarios el 18 de abril de 1961.

Según cuenta, tuvo la oportunidad de vincularse al sector de la aeronáutica y fue tripulante de Cubana de Aviación durante 25 años. Eso le permitió conocer de cerca sobre pilotos que eran leyenda y habían participado en las acciones de Girón, como es el caso de Gustavo Bourzac y Alberto Fernández, así como el legendario En-rique Carreras Rolás.

Desde joven, Osmani se vincula al proceso revolucionario. “Ya en1961 me integré a una Sección de Base de la Asociación de Jóvenes Rebeldes y en 1967 alcancé la militancia en la Unión de Jóvenes Comunistas, en una unidad del Ejército Occidental. Esa condición la mantuve hasta los 33 años, edad límite en la organización. En 1996 ingresé en las filas del Partido Comunista de Cuba. En la actualidad pertenezco a un núcleo zonal de la circunscripción 82, en Marianao”.

A raíz de la celebración del 8vo. Congreso del Partido Comunista de Cuba, que hoy inició sus sesiones, manifiesta que han pasado los años, pero el sentido de ser militante no ha cambiado, “pues implica ser ejemplo, significa estar en la vanguardia y cumplir las metas propuestas en la construcción de la sociedad socialista”.

Subraya que hay que seguir reforzando el trabajo político-ideológico, el amor a la patria y a la historia. “Preservar nuestra soberanía y estar preparados y dispuestos para defender la Patria, como en Girón, tienen que ser nuestro legado a los más jóvenes”.


María de las Nieves Galá León

 
María de las Nieves Galá León