3
Publicado el 9 Mayo, 2021 por Marieta Cabrera en Nacionales
 
 

COVID-19: hay que dar mucha batalla todavía

COVID-19: hay que dar mucha batalla todavía

Foto: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA

Por MARIETA CABRERA

Ante la imposibilidad de revertir de golpe el enmarañado escenario que mostró el país durante abril, el quinto mes del año se inició igualmente con cifras muy elevadas de casos positivos al nuevo coronavirus y de personas fallecidas como consecuencia de la covid-19.

Apenas despuntó mayo, los expertos pronosticaron que durante esas semanas los números seguirían aumentando al mismo ritmo que en los días anteriores. Así lo expresó el doctor en Ciencias Raúl Guinovart Díaz, decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana, quien alertó que, de mantener el promedio de 10 fallecidos diarios, se llegaría al mes de junio con unos 1 000 decesos en total.

“Y algunos de esos posibles fallecidos aún no se han enfermado, por lo tanto, es bueno que las personas también tomen conciencia”, advirtió el experto el cuatro de mayo, en la reunión del grupo de científicos y expertos que lideran las actividades de ciencia e innovación tecnológica en el enfrentamiento a la pandemia.

En esa ocasión, el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, expresó que la enfermedad ha empezado a comportarse de manera distinta en los últimos tiempos, han comenzado a verse más secuelas, lo que conduce “a pensar, analizar y, tal vez, a hacer nuevas propuestas de cómo abordar las cosas, sobre todo en La Habana, que es donde más inestabilidad tenemos”.

El perfeccionamiento constante de los protocolos clínicos ha sido una práctica habitual en estos meses, y en dicho encuentro se conoció que científicos y expertos cubanos están revisando las medidas terapéuticas y preventivas, así como las experiencias de quienes laboran en las terapias para reajustar métodos y adaptarlos a las nuevas circunstancias.

Perfilar las maneras de actuar a fin de evitar que los pacientes evolucionen a los estados grave y crítico de la enfermedad, y que fallezcan, es el propósito esencial de esta dura y costosa batalla que se libra hace más de un año.

Ante el ejemplo de cientos de compatriotas que se sobreponen al cansancio y siguen dando la pelea en los más diversos espacios, resulta inadmisible la falta de percepción del peligro de un número considerable de personas que actúa de forma irresponsable, cuando se sabe que el menor desliz puede ser fatal.

De ahí la importancia de ser cuidadosos en el hogar y mantener un control estricto de las medidas higiénico-sanitarias también en centros laborales, donde un enfermo puede provocar que el virus de disemine en el municipio donde está enclavada esa institución, así como en otros, como ocurre en La Habana.

Lo ilustran las estadísticas. Al cierre del cinco de mayo, en Cuba se mantenían activos 29 eventos de transmisión local, de estos 12 eran institucionales. En los 15 días previos a esa fecha, se registraron en el país un total 15 436 casos positivos a la covid-19, lo que representó una tasa de incidencia de la enfermedad de 138 contagios por cada 100 000 habitantes. Las cifras más elevadas en ese indicador correspondieron a La Habana, Mayabeque y Matanzas.

Candidatos con buena estrella

COVID-19: hay que dar mucha batalla todavía.

El avance exitoso de los ensayos clínicos de los candidatos vacunales cubanos no puede desmovilizar a las personas, pues aun después de vacunadas deben cumplir las medidas higiénico-sanitarias (Foto: ALEJANDRO AZCUY).

Pero un mes de esperados aguaceros y de celebraciones especiales, como la que dedicamos cada segundo domingo de mayo a quien nos llevó en su vientre y guio nuestros primeros pasos, también tiene que traer buenas noticias. Quizá la más esperada por muchos es el inicio del estudio de intervención poblacional en La

Habana con los candidatos vacunales Soberana 02 y Abdala. Aunque al cierre de esta edición no se conocía la fecha en que comienza dicho estudio, se ha informado que iniciará por los siete municipios que no participaron en el ensayo clínico fase III de Soberana 02 y luego se extenderá al resto, hasta redondear la cifra de alrededor de un millón 700 000 capitalinos.

Regla, Guanabacoa, La Habana del Este y San Miguel del Padrón recibirán Abdala, desarrollado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), mientras que en Boyeros, Arroyo Naranjo y Cotorro se aplicará Soberana 02, del Instituto Finlay de Vacunas (IFV), con el cual se continuará la inmunización en los municipios que con anterioridad intervinieron en la fase III.

El estudio de intervención comprende toda la población mayor de 19 años. En un primer momento recibirán el inmunógeno los mayores de 60 años, segmento poblacional donde se registran los indicadores más desfavorables en cuanto a complicaciones y fallecimientos. Se continuará con el grupo de 40 a 59 años y, posteriormente, serán inmunizadas las personas con edades entre 19 y 39 años, pues el proceso transcurrirá de forma escalonada para evitar aglomeraciones.

De acuerdo con una nota divulgada por el Ministerio de Salud Pública, en los listados, actualizados por los médicos y enfermeras de la familia a partir de las personas que residen en cada municipio, se excluyen las embarazadas y las puérperas en el periodo de lactancia. Tampoco se vacunarán los individuos con enfermedades crónicas descompensadas como hipertensión arterial, diabetes mellitus y cardiopatías, ni aquellos que hayan sido positivos a la covid-19.

De forma paralela a este estudio de intervención, continúa el ensayo clínico fase III de Soberana 02, el ensayo clínico fase II de Soberana Plus en convalecientes de la covid-19, y el estudio de intervención que inició su primera etapa en trabajadores de riesgo, del sector de la Salud, con Soberana 02.

En el caso del candidato vacunal Abdala, profesionales de la salud y del CIGB siguen evaluando su eficacia, tras concluir la aplicación del inmunógeno en los voluntarios de la fase III del ensayo clínico, realizado en Bayamo, Santiago de Cuba y Guantánamo.

Y es que un estudio de este tipo “no concluye cuando se termina de administrar la vacuna, sino cuando se hace la medición de eficacia”, explicó en un programa televisivo la doctora en Ciencias María Eugenia Toledo Romaní, investigadora principal de los ensayos clínicos con Soberana 02. “Para eso –continuó- se necesitaobservar a los sujetos y ver las diferencias que hay entre los que adquieren la enfermedad y fueron vacunados, y aquellos que la contraen y recibieron placebo”.

La especialista enfatizó que corresponde a los científicos reunir todas esas evidencias para que realmente podamos tener candidatos vacunales suficientemente probados, beneficiosos en términos de su seguridad y también de lo que se puede esperar respecto a evitar la enfermedad. No obstante, insistió que es preciso seguir cuidándose porque hasta tanto no tengamos elevadas coberturas de vacunación en el país, el riesgo de infectarse y de transmitir sigue siendo elevado.


Marieta Cabrera

 
Marieta Cabrera