0
Publicado el 7 Junio, 2021 por ACN en Nacionales
 
 

Salieron los cangrejos y…

Parece que algunos moradores de sitios próximos a litorales, sacaron cuenta, concluyeron que al pequeño crustáceo no le “entra el virus”, y por ende no lo trasmite, y en composición reducida partieron al campo de batalla, saco y guante en mano

Imagen ilustrativa: tvyumurimtz.wordpress.com

Por MARITZA PADILLA VALDÉS

Como todos los años y con el primer aguacero cual detonante, abandonaron sus cuevas los cangrejos, esos preciados artrópodos que esta vez salieron a las costas en medio de un escenario menos “populoso”, debido a la ausencia de muchos de sus cazadores habituales.

Y no se debe a que hayan menguado las ansias por saborear su masa, sino al proceder responsable y a la obediencia a los protocolos de medidas ante la COVID-19, especialmente la restricción de movimientos adoptadas en Pinar del Río por el incremento de casos positivos en esta occidental provincia.

No obstante, parece ser que algunos moradores de sitios próximos a litorales, sacaron cuenta, concluyeron que al pequeño crustáceo no le “entra el virus”, y por ende no lo trasmite, y en composición reducida partieron al campo de batalla, saco y guante en mano.

Su buena masa de cangrejo

Así es que por estos días la propuesta recorre campos y ciudades: “caserita su buena masa de cangrejo aquí, no pierda la oportunidad”.

Claro siempre de primer momento omitiendo el detalle del precio, previendo que la ama de casa se espante ante la multiplicación, y no precisamente de los panes y los peces.

Así, ante la negativa de adquisición de una y la “muela” y labia del otro, quien en el fragor del convencimiento suele olvidar atarle la boca al saco, los ejemplares en franca huida, ponen pata en polvorosa.

Precisamente en estos días, en espera de un compañero en un estacionamiento, vi con asombro a una pareja de los atenazados animalitos cruzar la calle muy campantes, sólo que contrario a algunos humanos, dejaron ver su alta percepción del riesgo cuando movidos por el ruido de un auto, agilizaron su andar de medio lado y alcanzaron el solar vecino en un santiamén para salvar sus vidas.

Año tras año, con la llegada del tiempo lluvioso, las costas son testigos de estas batallas entre víctimas y victimarios, quienes, estos últimos no se detienen ni ante las poderosas pinzas en que evolucionaron las dos patas delanteras del animal, animados por el rico sabor de su carne extraída de sus tenazas, patas y carapacho y …”que le pongan salsa.

También es ventajoso su aporte nutricional, pues constatan páginas digitales que el cangrejo es un alimento con contenidos de vitamina B3, y B6, y en menor cantidad la vitamina E, fósforo, yodo, calcio, magnesio, zinc y sodio.

Todas sus cualidades hacen del artrópodo un alimento codiciado desde épocas ancestrales, sin importar, como dicen tantos, que posea tenazas poderosas y camine pa´atrás. (ACN)


ACN

 
ACN