23
Publicado el 13 Julio, 2021 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

Cera refinada en Majibacoa para la salud humana

Compartir
Cera refinada en Majibacoa para la salud humana.

Una vez refinada, esta cera es de extraordinario valor para la industria farmacéutica cubana.

Por PASTOR BATISTA VALDÉS

Fotos REYNALDO LÓPEZ PEÑA

A casi un lustro de su rescate (luego de más de 20 años paralizada) la planta diseñada para refinar cera cruda, en un área aledaña al central Majibacoa, provincia de Las Tunas, continúa acentuando el valor de esa producción para la ciencia médica y la biotecnología.

Sujeta a rigurosos parámetros de calidad, la cera que se refina en esa parte del oriente cubano tiene como principal cliente al Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIC) perteneciente al grupo empresarial BioCubaFarma, en la capital del país.

Cera refinada en Majibacoa para la salud humana.

“A pesar de todos los contratiempos, nuestra tecnología ha estado respondiendo y el colectivo también” –afirma Raidel.

Explica Raidel Matos Santiesteban, director de la entidad tunera, que si bien se ha estado laborando con cera cruda acumulada durante más de dos décadas (con el consiguiente efecto del tiempo, la temperatura y otros agentes), especialistas y obreros ponen máximo empeño para seguir garantizando los rangos favorables que, como norma, se han logrado desde la reapertura.

Las labores que, paralelamente, tienen lugar para rehabilitar la planta de cera cruda existente en ese mismo municipio, buscan el empleo de una materia prima mucho más fresca y, por consiguiente, lograr un producto refinado más en correspondencia con  las necesidades y exigencias para la elaboración de medicamentos como el Policosanol o PPG.

Considerado una mezcla estandarizada de alcoholes alifáticos, aislada y purificada a partir de la cera de la caña de azúcar,  el PPG no interfiere con otros medicamentos, ni tiene reacciones adversas, puede usarse como tratamiento o de forma preventiva, disminuye el colesterol dañino, posee efecto antiagregante plaquetario y antioxidante por lo que es muy bueno contra enfermedades vasculares, mejora la calidad de vida en personas de avazada edad, más propensas a las afecciones crónicas no transmisibles como la hipertensión y la diabetes.

Registrado oficialmente desde el pasado siglo, con amplio uso y demanda en el mercado cubano y en más de 30 naciones de todo el mundo, el PPG obtuvo en 1996 la Medalla de Oro que otorga la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

Por ello es tan importante asegurar el proceso de refinación de la cera cruda.

Cera refinada en Majibacoa para la salud humana.

Ahí, estoica, sigue la planta tunera.

Hasta el momento la planta tunera ha estado recibiendo materia prima procedente de distintos lugares, aunque en opinión de quienes intervienen en el proceso, sobresale por su calidad la que llega desde el central Cristino Naranjo, en la colindante provincia de Holguín.

Expertos en el tema afirman que el tipo de variedad de caña, el suelo, el agua y hasta las particularidades tecnológicas del central inciden en la calidad de la cera cruda.

En línea con las aspiraciones del país, para concederle otra vez  a la diversificación el alcance que productiva y científicamente tuvo,  la planta majibaconese ha dado pasos concretos en la conformación de betún para el calzado y velas, coordina acciones con la Universidad Vladímir Ilich Lenin, de Las Tunas, para incursionar en la fabricación de resina y aceite como base de lubricantes, a la vez que pretende darle provechoso destino también al alcohol degradable.

Cera refinada en Majibacoa para la salud humana.

Entre otras producciones, el central Majibacoa asegura miel urea bagacillo, hielo y empaca bagazo de caña con fines industriales. (Foto Pastor Batista Valdés).

La experiencia internacional indica que esa cera puede tener una amplia gama de aplicaciones, entre las que destacan los propios betunes, pulimentos para pisos, cosméticos, tinta de impresión, tintas para papel carbón, emulsiones para recubrimientos de frutas, vegetales y quesos, abrillantado de tabletas y medicamentos de acción prolongada, emulsiones impermeabilizantes de tableros de partículas, tratamientos textiles, pegamentos de fusión en caliente, desmolde de plásticos, plastificante en neumáticos…

Información especializada da cuenta de extracción de cera en Cuba desde principios de la Segunda Guerra Mundial, mediante  tecnología sustentada en la utilización de la cachaza como base de la extracción. La primera planta se instaló en el entonces Central Chaparra, al norte del territorio tunero, y el producto se enviaba hacia una planta refinadora de cera de caña existente en la Louisiana, Estados Unidos.

Compartir

Pastor Batista

 
Pastor Batista