0
Publicado el 9 Julio, 2021 por Toni Pradas en Nacionales
 
 

Ciclones de julio vistos por BOHEMIA

La revista BOHEMIA, que por más de un siglo ha tenido el ojo puesto en cada acontecer nacional, apenas atesora en sus archivos el paso por el país de dos significativos huracanes formados en dicho mes, así como el testimonio de los estragos que consiguiera en su trayectoria
Compartir
Ciclones de julio vistos por BOHEMIA.

Huracán Dennis afectó a Cuba entre el 7 y el 9 de julio de 2005.

Por MAGALY MIRANDA MARTÍNEZ y TONI PRADAS

Luego de por momentos osar convertirse en huracán sin mayores consecuencias, será ese precisamente el principal legado físico con el que entrará en la historia la tormenta tropical Elsa, la quinta que se ha formado en la cuenca del Atlántico durante la actual temporada ciclónica de 2021.

Y es que julio no es mes en el que le lleguen con frecuencia meteoros bravíos a Cuba, si bien algunos han arrasado en el resto de la región caribeña y, en particular, la península de la Florida y el este norteamericano.

La revista BOHEMIA, que por más de un siglo ha tenido el ojo puesto en cada acontecer nacional, apenas atesora en sus archivos el paso por el país de dos significativos huracanes formados en dicho mes –esto confirma la afirmación antes dada–, así como el testimonio de los estragos que consiguiera en su trayectoria.

El cruce del ciclón por Pinar del Río (BOHEMIA. 9 de julio de 1933)

El primero de estos fue un ciclón sin nombre, de 1933 (para entonces, si resultaban significativos, eran en lo adelante nombrados por el año de ocurrencia), acontecimiento que la publicación reportó en su edición del 9 de julio de ese año. Apenas se trató de un testimonio gráfico relacionado con los efectos huracanados sobre Pinar del Río, aunque apuntaba el comentario de presentación que este evento meteorológico formaba parte de una secuencia muy activa y desastrosa sobrevenida en aquellos años, atendiendo a otros importantes sucesos más notorios del lado destructor que porta la naturaleza.

Más de 70 años después, el 22 de julio de 2005, un amplio reporte de la revista decana del periodismo cubano reflejó el paso arrollador del aún recordado huracán Dennis. En esta oportunidad, el despliegue informativo abordó el acontecer desde el oriente del país hasta la capital, toda vez que ese organismo dejó su huella en casi toda la isla, al punto de cobrar la vida de 16 personas y pérdidas millonarias para la economía de la nación.

Ambas coberturas nos sirven hoy para constatar dos momentos muy diferentes de la preparación y respuesta del país ante la ocurrencia de tales fenómenos, que no flaqueó incluso al tratarse de un mes que no suele ser prolífico en su formación, pero sí incluido en el período anual de mayores probabilidades de aparición de esos riesgos.

Y si en el primero la reacción fue contemplativa y de lamento tras la ocurrencia del hecho, en el segundo todas las fuerzas del país se activaron para prever, resistir y restañar los efectos negativos, con la movilización de las autoridades pertinentes, las instituciones, la población y, además, los medios de comunicación, entre los cuales BOHEMIA estuvo para recoger sus propias impresiones y otorgarle la importancia que entonces merecía.

Aun sonando los ecos de Elsa, esa reciente tormenta que prometió perjudicar más de lo que causó, la revista de la familia cubana invita a sus lectores a leer ambos testimonios históricos en su versión facsimilar, dos patrimonios de nuestra historia que atesora con celo su enjundioso Centro de Información.

Huracán Dennis: El adelantado (BOHEMIA.  22 de julio de 2005. Reportes

Compartir

Toni Pradas

 
Toni Pradas