0
Publicado el 29 Julio, 2021 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

Más estudiantes entran en combate contra el SARS-CoV-2 (+ fotos)

Son de tercero, cuarto, quinto años y se suman a la ardua labor que han venido realizando médicos, especialistas y personal de enfermería en las llamadas zonas rojas de hospitales y centros para la atención a personas contagiadas
Compartir
Más estudiantes entran en combate contra el SARS-CoV-2.

En cuestión de horas, estos jóvenes se presentaron a su universidad para asumir tareas en los mencionados hospitales.

Texto y fotos PASTOR BATISTA VALDÉS

La “rápida y excelente respuesta que continúan ofreciendo en toda Cuba jóvenes que se forman en el campo de la Salud”, vuelve a ser objeto de reconocimiento institucional y social, esta vez por intermedio de la doctora Nidia Márquez Morales, vicerrectora de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana e integrante del grupo de trabajo ministerial que cumple misiones de apoyo en el enfrentamiento a la pandemia en el centro del archipiélago.

Más estudiantes entran en combate contra el SARS-CoV-2

Desde el pasado año, estudiantes de medicina y enfermería han ofrecido valioso aporte en el enfrentamiento a la pandemia.

Tales declaraciones tuvieron lugar en el contexto de un intercambio muy franco con estudiantes de tercer, cuarto y quinto años de medicina y enfermería, quienes en cifra cercana a los 130 se insertan en zonas rojas de dos hospitales y un centro para el aislamiento y atención a pacientes igualmente contagiados con el SARS-CoV-2 en la cabecera provincial de Ciego de Ávila.

Tras asegurar que más del 90 por ciento de los estudiantes han expresado su disposición de incorporarse a tareas de esa índole, la reconocida Doctora subrayó que tal actitud tiene lugar en un contexto cada vez más complicado desde el punto de vista higiénico, que ha mantenido en permanente actividad a esos jóvenes, sin descanso ni vacaciones, desde marzo del pasado año.

De acuerdo con información ofrecida a la prensa, unos 7 000 estudiantes cumplen tareas en la capital cubana, alrededor de 500 se mantienen rotando desde hace más de un año en zonas rojas, mientras una brigada ofrece sensible apoyo en la provincia de Matanzas, territorio que puntea entre los más complicados de la nación.

Más estudiantes entran en combate contra el SARS-CoV-2.

Roxana Rópeda confía en que, como otras, también cumplirán esta misión.

También calificó como extraordinaria la contribución que hoy realizan recién graduados de medicina, en las áreas más peligrosas de hospitales, otros centros, consultorios médicos y demás espacios donde ha sido necesaria su presencia.

Adelantó, igualmente, preparativos para insertar a los “muchachos y muchachas” de primer y segundo años en acciones de vacunación, registro de documentación, chequeo de signos vitales, seguimiento a pacientes sospechosos o positivos de bajo riesgo que, de acuerdo con el protocolo y las circunstancias actuales, quedan bajo atención en sus respectivos hogares.

“La disposición ya la hemos ofrecido, tenemos voluntad y deseos de trabajar, de atender a pacientes que necesitan de nuestra ayuda; solo nos resta cuidarnos mucho, ser estrictos en el cumplimiento de las medidas de seguridad y en el uso de los medios de protección” –declaró para los lectores de BOHEMIA Hanoi Castro Reyes, alumno de segundo año de medicina.

Por su parte Roxana Rópeda Paso, de quinto año, agradece haber estado antes en tareas de pesquisaje, vacunación, apoyo al centro oftalmológico, consultorios y confía en que, con autorresponsabilidad, mucha precaución y apego a lo establecido en protocolos, ella y sus compañeros podrán cumplir la riesgosa pero necesaria misión.

Compartir

Pastor Batista

 
Pastor Batista