0
Publicado el 22 Agosto, 2021 por ACN en Nacionales
 
 

Abdala y el pinchazo inmunizador en el Segundo Frente

El reconocimiento a los científicos y profesionales de la salud resultó frecuente en las voces de los beneficiados con la primera dosis de Abdala, y Mercedes Díaz, de 72 años, les agradeció por colocar su inteligencia y esfuerzo en función de salvar la vida de todos los cubanos
Compartir
Abdala y el pinchazo inmunizador en el Segundo Frente.

Foto ilustrativa: @GonceACN_Cuba

Por BEATRIZ VAILLANT RODRÍGUEZ

A sus 69 años de edad, María Elena Flovis nunca deseó tanto un pinchazo como el recibido hace unas horas con la vacuna Abdala, en el consultorio 44 de este municipio, ubicado en las serranías de Santiago de Cuba.

Pactada para arrancar a las 8:00 horas la inmunización anti COVID-19 en Segundo Frente, Flovis quiso ser la primera en tener el inmunógeno de producción nacional y por eso llegó más temprano.

Según comentó a la ACN, el viernes último le avisaron que debía asistir a ese local porque comenzaría la vacunación contra la enfermedad en el territorio, uno de los más afectados en los últimos meses, por los mayores de 60 años, grupo etario muy vulnerable ante la pandemia.

Tras la inyección –sin dolor apenas- María Elena remarcó la posibilidad de ganar la batalla frente al nuevo coronavirus que tantas vidas arrebata a diario en Cuba y el mundo, y de proteger a los suyos, en particular a los nietos, quienes también esperan la vacuna para los niños y los alérgicos al Timerosal.

Nacida y criada en la Sierra Cristal, la descendiente de haitianos no teme a las posibles reacciones del fármaco, consciente de que los beneficios superan cualquier malestar del cuerpo, y aseguró cuidarse en demasía para completar el tratamiento, fruto del esfuerzo de un país.

El reconocimiento a los científicos y profesionales de la salud resultó frecuente en las voces de los beneficiados con la primera dosis de Abdala, y Mercedes Díaz, de 72 años, les agradeció por colocar su inteligencia y esfuerzo en función de salvar la vida de todos los cubanos.

Ambas mujeres conforman los más de 23 mil habitantes, mayores de 19 años, a los que se le administrará el producto, en cuya distribución hacia los 55 consultorios de la demarcación, participaron los transportistas privados de forma voluntaria.

Desde las 4:00 horas de este sábado, trabajadores por cuenta propia del transporte emprendieron viaje con la vacuna y el personal de salud hacia los ocho Consejos Populares distantes de la cabecera municipal, y otros quedaron en la reserva para emergencias, pues ellos también enfrentan la COVID-19 al lado del sistema sanitario.

Erick Ricardo y Reynolis Ramos pusieron a disposición de las autoridades mayariceras sus vehículos para la repartición del inmunógeno y la movilidad de los médicos, enfermeros y otras personas involucradas en la aplicación de la vacuna; antes lo hicieron para el traslado de confirmados y sospechosos hacia el hospital Emilio Bárcenas y los centros habilitados para el aislamiento de contactos de positivos.

Ellos, al igual que Tomás Figueredo, quien cubre la ruta Altos de las Guásimas-San Nicolás (punto de vacunación) y La Filial-San Nicolás con los ancianos más vulnerables, de manera gratuita, se saben protagonistas de un hecho inédito en las últimas décadas de la serranía nororiental de Santiago de Cuba y les reconforta aportar a esta lucha de todos.

Ernesto Quintana, director municipal de Salud, no tiene dudas que este proceso contribuirá de modo decisivo al control de la actual situación epidemiológica, de las más complejas de la provincia, y para eso cuentan con los recursos humanos comprometidos con su éxito.

Aunque Abdala teje su historia en Segundo Frente desde principios de julio, luego de su inoculación en los 12 pacientes de hemodiálisis, los 24 institucionalizados en el hogar de ancianos y las 650 embarazadas y mujeres lactantes, no es hasta hoy que el júbilo abarca a la totalidad de sus 40 mil 413 pobladores, quienes confían en la cercana vacunación de los niños y adolescentes.

El ansiado pinchazo también comprende a las más de 57 mil personas de Guamá, Mella y Tercer Frente que iniciaron el camino de la protección anti SARS-Cov-2 con el fármaco del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, con un 92,28 por ciento de eficacia en la prevención de la enfermedad sintomática.

De esta forma, la segunda provincia en importancia de Cuba sella la vacunación en los nueve municipios.

Hasta el 20 de agosto se contabilizaron más de un millón 500 mil dosis administradas entre la intervención sanitaria en grupos y territorios de riesgo y la inmunización masiva, y más de 490 mil santiagueros consumaron el esquema de tres inyecciones. (ACN).

Compartir

ACN

 
ACN