0
Publicado el 18 Agosto, 2021 por ACN en Nacionales
 
 

Las medidas en vigor eliminan la dualidad de precios agropecuarios

Se aprobó la eliminación de los precios duales en la malanga, el plátano en sus variedades de vianda, burro y fruta, el boniato, el mango, la guayaba, la fruta bomba y el tomate para la industria, lo que asegura igual comercialización en los diferentes destinos
Compartir
Nueva política elimina dualidad de precios agropecuarios

Vladimir Regueiro Ale, viceministro primero de Finanzas y Precios. (Foto: acn.cu).

Por DANIELLA PÉREZ MUÑOA y YANDRY FERNÁNDEZ PERDOMO

Vladimir Regueiro Ale, viceministro primero de Finanzas y Precios, que en aras de fortalecer la producción y comercialización de productos agrícolas se eliminaron los precios duales en algunos alimentos y se descentralizaron los costos con destino social.

También destacó que los surtidos dirigidos al consumo social, dietas médicas y el sistema de alimentación de la familia fueron descentralizados.

Se aprobó la eliminación de los precios duales en la malanga, el plátano en sus variedades de vianda, burro y fruta, el boniato, el mango, la guayaba, la fruta bomba y el tomate para la industria, lo que asegura igual comercialización en los diferentes destinos.

Esas medidas, que acompañan a otras adoptadas, permiten crear mejores condiciones para la concertación de precios y los procesos de contratación que se realizan con los productores.

Regueiro Ale expresó que la política actual de costos de los productos agrícolas tiene una visión más integradora y que sitúa en igualdad de condiciones a todos los actores implicados en la producción de alimentos.

En la actualidad para fijar los precios se tienen en cuenta características del producto, el territorio donde se producen, el impacto climático y la carencias de recursos e insumos necesarios para su rendimiento.

Recordó que como parte de las 63 medidas adoptadas por el Gobierno cubano para potenciar la actividad agrícola, se flexibilizaron los costos de electricidad y de agua para los productores con la disminución de las tarifas e implementación de otras regulaciones.

El vicetitular explicó que en el orden tributario se bonifica a los productores, lo que constituye una inyección indirecta de más de 500 millones de pesos a la producción de alimentos, al dejar de percibirse por el presupuesto del Estado.

Otras medidas se relacionan con la disminución del precio de los piensos nacionales (con una rebaja del 60 por ciento) y al incremento en el pago de la leche, a partir del sobrecumplimiento del plan de cada productor, las cuales también impactan en el aumento de la eficiencia en el sector, puntualizó el funcionario.

Pese a que el sector agroalimentario continúa impactado por el bloqueo de Estados Unidos y no es ajeno a las limitaciones impuestas por la pandemia, las medidas en el orden financiero estimulan al productor como eje central en la producción de alimentos.

Las disposiciones aprobadas este año tienen desde ya un efecto importante en el sector con el fin de resolver los problemas que hoy presenta la producción de alimentos en la mayor de las Antillas.

Detallan novedades de política de comercialización agropecuaria

Con el fin de ofrecer mejores alimentos y aumentar los índices productivos en el sector agrícola de Cuba se implementan novedades en la Política de Comercialización de productos agropecuarios.

Yisel González Marrero, directora de Comercialización del Ministerio de la Agricultura (Minagri), durante su intervención en el programa radio televisivo Mesa Redonda destacó que estas medidas son más flexibles y amplían un abanico de oportunidades para la compra y venta de mercancías en los agromercados de todo el país.

Como aspecto novedoso, González Marrero dijo que se establece un comité de contratación, a niveles provinciales y municipales, con la participación de las delegaciones de la Agricultura, las formas de comercialización y las estructuras productivas y los destinos a contratar.

Igualmente, las empresas estatales, las cooperativas, los productores agropecuarios y los trabajadores por cuenta propia (TCP) podrán vender sus productos a entidades mayoristas, minoristas o ambas, como pueden ser las naves de acopio o los puntos de ventas.

Del mismo modo, este tipo de centros sólo podrán realizar las compras en función de sus capacidades logísticas y financieras, explicó la directiva, y detalló, además, que los productos que no puedan ser comprados bajo esta condición, podrán ser vendidos a otras formas de comercialización.

González Marrero abundó en las amplias posibilidades que ofrecen los mercados de nuevo tipo, establecimientos que destacan por su buena imagen, limpieza y organización, así como la posibilidad del comercio electrónico.

Expuso que entre los requisitos que deben cumplir estos espacios está la variedad de ofertas de productos y servicios, así como la venta de alimentos generados por las minindustrias locales.

La implementación de un código de ética, el arrendamiento de espacios y tarimas y un correcto sistema de pago para los trabajadores serán otras de las condiciones para estos establecimientos, de los cuales La Habana ya cuenta con una docena de ellos, dijo González Marrero.

El pasado 4 de junio entraron en vigor las medidas que regulan la Política de Comercialización en Cuba, estrategia que busca eliminar viejas trabas en el sector de la agricultura, así como el incremento de la producción de alimentos en la nación. (ACN).

Compartir

ACN

 
ACN