0
Publicado el 24 Septiembre, 2021 por Claudia Ramón Rodríguez en Nacionales
 
 

COVID-19: Entre vacunas y responsabilidad

Cuba inicia la inmunización de su población infantil al tiempo que prosigue la ofensiva contra el virus SARS-CoV-2
Compartir
COVID-19: Entre vacunas y responsabilidad

La vacunación es una de las medidas para controlar la pandemia y así lo demuestran las provincias que han culminado. (JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA).

Por CLAUDIA RAMÓN RODRÍGUEZ

Aunque con una ligera disminución en las estadísticas, en septiembre persiste la tensión sanitaria en toda Cuba. La variante delta, más contagiosa y mortífera, predomina, y las altas cifras de contagio y muertes mantienen al sistema de salud en vigilia. Ya se lamentan desde el inicio de la pandemia más de 6 600 decesos.

En la primera quincena del mes la nación acumuló 116 661 casos positivos a la covid-19, número que evidencia la elevada transmisión de la enfermedad. Las provincias con mayores tasas de incidencia del virus son Pinar del Río, Sancti Spíritus, Mayabeque y Artemisa.

En sus habituales informaciones matutinas, el director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, doctor Francisco Durán, reconoció la disminución de enfermos en Cienfuegos y Ciego de Ávila respecto a fechas anteriores, y el control epidemiológico que evidencia Matanzas, territorio que vivió la mayor complejidad del país en esta crisis sanitaria.

Lamentablemente, los contagios en edades pediátricas sumaron 26 064 solo en la primera mitad de septiembre.

Venga la esperanza

Pero entre tantas malas noticias se abre una ventana de esperanzas con la campaña de vacunación masiva de la población infantil. El proceso, iniciado el 3 de septiembre –debe extenderse hasta el 15 de noviembre-, está diseñado para inmunizar por grupos a infantes de tres a 18 años. Además, reanima la posibilidad de retornar a la actividad docente presencial, prevista para el día siguiente de la tercera y última dosis del esquema de vacunación al último grupo de estudiantes.

Respecto a rumores infundados sobre la obligatoriedad de estar vacunados para volver a las aulas, autoridades de Educación y Salud esclarecieron que no es forzoso vacunarse ni constituye requisito para la asistencia a las escuelas.

Sin embargo, con la vacunación se avanzaría en la protección nacional. Según comunicó el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología en su cuenta de Twitter el 13 de septiembre, casi 40 por ciento de los cubanos había recibido las tres dosis de alguna de las vacunas anticovid-19.

Sobre el tema, el viceministro de Educación, doctor en ciencias Eugenio González, destacó en el programa Mesa Redonda que “hay estudios que evidencian que con dos dosis los estudiantes alcanzan una alta inmunidad que supera la de un adulto con las tres dosis”.

El doctor Yuri Valdés, director adjunto del Instituto Finlay de Vacunas (IFV), explicó recientemente en el mismo espacio televisivo que “el IFV y la vacunología cubana han trabajado durante muchos años plataformas pediátricas. Al llegar la covid-19, y tener que hacer vacunas, nos montamos en esas plataformas”.

En este contexto, Rolando Pérez, director de Ciencia e Innovación de BioCubaFarma, anunció el inicio del intercambio con los expertos de la Organización Mundial de la Salud para el reconocimiento de las vacunas Abdala y Soberana 02.

Basados en las evidencias científicas de los rigurosos ensayos clínicos, los creadores de los inmunógenos cubanos certifican la seguridad y confiabilidad de los fármacos. Asimismo, exhortan a los ciudadanos de todas las edades a vacunarse por el bien común y para contener una enfermedad que insiste en quedarse.

Compartir

Claudia Ramón Rodríguez

 
Claudia Ramón Rodríguez