0
Publicado el 2 Septiembre, 2021 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

Todo el corazón a favor de más y mejor agua

Siete tuneros parten con lo necesario hacia el centro de Cuba para suprimir salideros y responder a otras urgencias, en busca de más calidad de vida y bienestar en la población
Compartir
A favor de más y mejor agua

Junto al personal avileño, esta brigada tunera ayuda a revertir la crítica situación en redes de la ciudad cabecera.

Texto y fotos PASTOR BATISTA VALDÉS

Y cuando más “tranquilos” parecían estar (aunque con las botas puestas día tras día), allá en la oriental provincia de Las Tunas, se les planteó lo que quizás ninguno supuso: necesidad de partir hacia Ciego de Ávila, en el centro del archipiélago, para sumarse al empeño de ese territorio por suprimir salideros de agua en redes de toda la ciudad.

Obviamente, a nadie apegado a la tranquilidad del hogar, al abrazo de los hijos y al saludo de los vecinos, le agrada la idea de irse a otro lugar, permanecer en condiciones de albergamiento y trabajar de sol a sol mientras las circunstancias así lo demanden…

Pero la sensibilidad y la solidaridad humanas están muy por encima de esos detalles y, cuando de enfrentar situaciones complejas se trata, la gente echa en una mochila lo indispensable, se despide temporalmente de su gente, trepa al camión y se hace a la carretera, yo diría que hasta con satisfacción.

Es, exactamente, lo que a mediados de agosto les sucedió al joven Carlos Maikel Aldaya Núñez, jefe de la brigada 2 de la Unidad Empresarial de Base Mantenimiento de Obras Hidráulicas Las Tunas y a otros seis integrantes de ella que lo acompañaron hacia geografía avileña.

“La situación no es fácil –explica Maikel- pues como consecuencia de la falta de mantenimiento o de rehabilitación debido a la escasez de recursos, la ciudad presenta muchas afectaciones, sobre todo en puntos donde la solución aplicada años atrás fue sobre la base de empalmes con ligas que al cabo del tiempo se van y complican más el problema.

A favor de más y mejor agua.

Un problema menos para la comunidad.

“De todos modos, hemos logrado resolver ya más de 70 salideros, en medio de un ritmo que nos mantiene activos desde que amanece hasta que ya la tarde empieza a caer.”

—Por lo que veo, esos “hierritos” son de ustedes.

“Así mismo. Al salir cargamos con nuestras herramientas, el equipo de termofusión, un camión y la pequeña retroexcavadora”.

Tal autonomía les ha permitido enfrentar, además, otras urgencias asociadas al alcantarillado de la ciudad, colocación de nuevas acometidas y labores de rehabilitación en general.

Sudando a gota espesa en la cabina de esa retroexcavadora que parece “de juguete”, Roberto Infante Vega sorprende, por su destreza, a trabajadores avileños que laboran codo a codo con la brigada tunera y también al grupo de curiosos que nunca faltan en el área de operaciones.

“Esta no es mi primera experiencia fuera de Las Tunas –comenta-; antes estuve en Cayo Coco, aquí mismo, al norte de la provincia; en la Isla de la Juventud, en Cayo Largo del Sur… y, como el resto de los compañeros, estoy dispuesto a ir donde sea necesario. Lo importante es ayudarnos y resolver juntos los problemas que se presenten”.

Cerca de él, cada quien en lo suyo, están Yurisánder Machado, albañil; el plomero Norlis Díaz, el soldador Lorenzo Labrada, el chofer del camión Víctor Ávila y Yeinier Pérez, ayudante.

Es curioso. Ninguno lleva el mismo apellido y, en cambio, dejan la agradable impresión de estar unidos por lazos de consanguinidad familiar.

A favor de más y mejor agua.

A pala y retroexcavadora contra viejos problemas.

Otro rasgo individualmente colectivo parece ser la gratitud. Así lo reflejaron sus rostros, días atrás, cuando Hiorvanys Espinosa Pérez, delegado del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos en Ciego de Ávila, les hizo una pequeña visita para expresarles el agradecimiento del territorio y la satisfacción por el modo en que han venido trabajando.

— ¿Hasta cuándo?

“No sabemos –dice Maikel- pero tampoco es asunto que nos preocupe o desvele. Dentro de unas horas saldremos en viaje rápido hacia Las Tunas, por razones de vacunación contra el virus, para regresar y seguir cumpliendo nuestra misión en tierra avileña, hasta que haga falta, mientras Cuba nos necesite”.

Compartir

Pastor Batista

 
Pastor Batista