1
Publicado el 24 Noviembre, 2021 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

ASAMBLEAS DEL PARTIDO

Dedo en llagas de la piel del municipio

Otra vez la organización política cubana se mira por dentro para proyectar mejor hacia fuera su labor de conducción
Compartir
Dedo en llagas de la piel del municipio.

Los floridanos pusieron dedo en llagas que urge extirpar. (Foto: LEANDRO PÉREZ)

PASTOR BATISTA VALDÉS

Continúa hurgando por dentro de sí misma la militancia del Partido en estos días para, a partir del perfeccionamiento de su propia labor, ejercer una mayor y mejor influencia en todos los procesos de la vida social, económica y política del país.

Tal propósito ha quedado demostrado en el contexto de las asambleas que ya han tenido lugar, de acuerdo con un cronograma que incluirá a todos los municipios cubanos, como antesala del análisis provincial.

Atemperadas al momento actual y con la brújula analítica del VIII Congreso de la organización, es obvio que dichas asambleas estén priorizado espacio para el examen en torno a asuntos económicos.

Con un bloqueo enemigo cada vez más intenso contra nuestro país, el efecto de la crisis que atraviesa el mundo y el impacto también directo de la pandemia originada por el nuevo coronavirus ningún análisis puede estar exento de valoraciones como las que realizaron los militantes de Florida, autocríticamente conscientes de que necesidades y potencialidades tienen en ese territorio para incrementar los volúmenes de producción agrícola e industrial, responder mejor a la creciente demanda de alimentos y lograr el vuelco que requiere la recuperación cañera como condición determinante para poder producir más azúcar.

Imposible avanzar en ese objetivo manteniendo improductivos el 40 por ciento de los suelos fértiles concebidos para el cultivo de la caña, según reseña el periódico Adelante, de Camagüey.

Dedo en llagas de la piel del municipio.

La agenda incluye renovar o ratificar a quienes dirigen la organización a instancia municipal. (Foto: VICENTE BRITO).

Municipios como el de La Sierpe, en Sancti-Spíritus (insatisfecho con lo logrado en el arroz) o Primero de Enero, en Ciego de Ávila (con resultados favorables en el agro, pero una falta abismal de gramínea para un central que sabe moler bien) armonizan con el estilo que está signando a dichas asambleas.

Como es de suponer, el debate inserta la visión y acción partidistas en torno a temas medulares como los relacionados con el comportamiento del plan de la economía y de los indicadores fundamentales, la ejecución del presupuesto, la eficiencia económica, el proceso de formación de micro, pequeñas y medianas empresas, los sistemas de pago y otros que inciden de forma directa desde la llamada macroeconomía hasta el bolsillo del trabajador y la cocina hogareña.

El respaldo incondicional a la Revolución deviene denominador común en todos los intercambios, sin ignorar la necesidad de estar cada vez más alertas y unidos frente al incremento de la actividad subversiva por parte del enemigo en su intención de socavar las bases ideológicas dentro de la población, crear descontento, inseguridad, fraccionamiento, desobediencia y derrocar al gobierno revolucionario.

No por casualidad el trabajo con los jóvenes refuerza su alto grado de prioridad, del mismo modo que el imperativo de propiciar a escala comunitaria, social e institucional un mayor enfrentamiento a manifestaciones de indisciplina social, delito, desvío de recursos, corrupción y otros fenómenos incompatibles con la esencia del modelo cubano y altamente perniciosos para la economía y para alcanzar el desarrollo a que aspira la nación.

Organizadores del proceso asambleario consideran que este primer segmento de asambleas se ha distinguido por su grado de organización y por una participación que trasciende el formal marco de la cita.

Dedo en llagas de la piel del municipio.

Captura de pantalla con comentarios publicados por el periódico Invasor, acerca de la asamblea del Partido en Primero de Enero. (Captura de pantalla: Pastor Batista).

El ejemplo de lo anterior está no solo en las consultas hacia el interior de núcleos y comités, o en las puertas abiertas igualmente al criterio de quienes integran estructuras de Gobierno, sino también en el contacto con habitantes de barrios y de comunidades o en alternativas como la que pone en órbita el Partido en Sancti-Spíritus mediante la anticipada publicación de contenidos del informe de balance en el sitio digital del periódico Escambray, para que la población acceda, se informe, opine y de hecho participe.

Como en procesos anteriores, estas asambleas incluyen en su agenda la renovación o la ratificación dentro de las estructuras de dirección partidista, a partir de un minucioso análisis de resultados y del empleo de la reserva de cuadros, a quienes no por casualidad el Che definió como “columna vertebral de la Revolución”.

Compartir

Pastor Batista

 
Pastor Batista