1
Publicado el 15 Noviembre, 2021 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

CUBA POR DENTRO

Dueño de mi ciudad

Ayer domingo, hoy lunes y después porque para la tranquilidad, la seguridad y el disfrute sano siempre habrá espacio, voluntad de usarlo bien y determinación de no cederlo
Compartir
Jóvenes bailan alegres en la calle

Piense con sinceridad, qué impresión le causa esta imagen.

Texto y fotos PASTOR BATISTA VALDÉS

A diferencia de lo que algunos imaginaron y otros quizás hasta deseaban, las últimas 48 horas estuvieron marcadas por esa tranquilidad que tanto suele distinguir a los pueblos y ciudades durante el fin de semana, y sobre todo los domingos, con menos personas en la calle que otros días, como si la gente prefiriera recogerse y acogerse al sosiego hogareño.

Niños juegan ajedrez

Si esto no es tranquilidad, póngale usted el nombre.

Tranquilidad, sin embargo, no significa inactividad, inercia, inmovilismo. Quienes, hastiados del aislamiento a que nos condenó la Covid 19 desde el pasado año, decidieron salir a respirar un poco de aire puro, quedaron atrapados por un grupo de opciones al estilo de aquellas que promotores y activistas deportivos, culturales y de otros sectores organizaban “en un cuarta de tierra” antes de que el SARS-CoV-2 llegara sin invitación de nadie.

Hablo de la sana gozadera que se armó en pleno Parque Martí, entre mujeres de todas las edades, divididas en dos grupos para ver cuál halaba más fuertemente la soga, o del interés por parte de numerosos transeúntes al ver las demostraciones de defensa personal y de boxeo por parte de niños y adolescentes; la naturalidad con que algunos se sentaban frente a una mesa para jugar ajedrez o la armonía que en pocos minutos lograron aquellos “locos” formando una alegre rueda de casino…

Adultos juegan y hacen ejercicio

¿Quién dice que esto es cosa solo de niños y jóvenes?

Por cierto, si alguien los convocó a divertirse, a pasar un rato de sano esparcimiento, a llenar el espacio público que por cubanísimo derecho nunca dejarán vacío… entonces bienvenido sea ese tipo de convocatoria que suma y multiplica salud, vida y valores.

Nada de ello, desde luego, privaría de su placer a quienes prefirieron leer un libro a la sombra de un árbol, comunicarse con cualquier parte del mundo mediante la magia del celular, patear un balón de futbol, quemar grasa caminando o sentarse en el portal de su vivienda para mirar y disfrutar el ambiente.

Por eso yo, que casi improvisadamente salí “a estirar un poco mis articulaciones” volví a sentirme lo que en verdad soy –como tú, ella, él, aquellos, ustedes y nosotros: dueños de la ciudad, del barrio, de la comunidad o de asentamiento rural donde vivimos. Así de real, así de sencillo.

¿Y para hoy lunes 15, qué? Todo lo anterior y aún más de forma multiplicada. ¿O acaso hay quien imagine que puede ocurrir algo más importante que el inicio del curso escolar, en coincidencia, además, con turistas arribando a Cuba, como destino preferido, higiénico y seguro?

Joven matrimonio pasea con su niña por una calle bonita y tranquila

Yo no concibo otro ambiente para mis calles y paseos.

Deportista artes marciales

Espacio para todos.

Dos mujeres, una de ellas anciana, pasean bajo sombrilla por la calle

Sosiego citadino de domingo.

Pareja de jóvenes enamorados pasea en bicicletas tomados de la mano

Con los que aman.

 

Compartir

Pastor Batista

 
Pastor Batista