Ir al inicio

Realización: Equipo de Bohemia Digital
Agradecimientos: Centro de Documentación de la Revista Bohemia

Al triunfo de la Revolución, la alegría desbordó las calles. Había huido Fulgencio Batista, el tirano que tantos hogares enlutó.

Por eso, era imprescindible recordar a quienes ya no estaban, porque habían quedado en el camino del desafío constante a la muerte en que se tornó la lucha a partir del golpe de estado del 10 de marzo de 1952, cuando la historia marcó el inicio de la dictadura que sufrieron los cubanos hasta el primero de enero de 1959.

Era imprescindible recordar al hijo joven que salió y no regresó a casa, ni jamás se supo de su paradero; al padre sacado a la fuerza del hogar y, luego de días de encierro y tortura, fue asesinado; a los estudiantes que, por defender sus derechos, eran castigados hasta perder la vida; al campesino, cuya solidaridad con los rebeldes, fue silenciada alevosamente, y las personas inocentes jamás vinculadas a la lucha que, tristemente, resultaron presas fáciles para los verdugos. Fue muy alto el precio.

Por eso, en las Ediciones de la Libertad, dedicadas al triunfo de enero de 1959, BOHEMIA hizo un recuento de aquellos hechos sangrientos. Y ahora lo retomamos especialmente para mostrar a las víctimas indefensas de esa, la etapa más oscura de la historia de represión que vivió la Isla.

Los años de mayor intensidad agresiva de la tiranía fueron 1957 y 1958, porque a medida que se incrementaba la resistencia se consolidaba la lucha clandestina y avanzaban las tropas rebeldes, los sicarios arreciaban sus indiscriminadas cacerías: fosas comunes, cuerpos sin identificar y personas cuyo paradero es aún una incógnita. Va a tantas vidas cercenadas este tributo, porque esos miles de cubanos, víctimas de la dictadura, no están en las sombras del olvido.

* Cronología de los crímenes desde 1952 hasta 1958

1952: Primera víctima
1953:Moncadistas asesinados
1956: Muertos del Goicuría
El estudiante Rubén Batista, baleado el 27 de
noviembre en la calle San Lázaro, falleció a causa de las heridas, en el Hospital Universitario el 13 de febrero de 1953. Fue el primer mártir estudiantil de la lucha contra la
tiranía de Fulgencio Batista, luego del golpe militar del 10 de marzo
La juventud cubana había dejado la vida en los pasillos y dependencias del Cuartel Moncada el 26 de julio. Los cuerpos sangrantes de los revolucionarios fueron dejados así durante largas horas. Muchos tenían el cráneo destrozado como si hubieran sido alcanzados por balas explosivas. Era el inicio de la más sangrienta represión que conoció Cuba
Estos son los cadáveres sobre el piso del cuartel Goicuría, en Matanzas, el 29 de abril. El fatídico camión número 34 se convirtió en tumba de sus ocupantes que caían tintos en sangre generosa. Las ametralladoras 50 de la guarnición cegaron estas vidas que nunca habían tenido un arma en las manos hasta momentos antes de salir para el ataque

1957

 

1958

Sin fecha

 

Víctimas no identificadas

   
1959: La última víctima

Osvaldo Oliva fue asesinado el 1ro de enero por los esbirro de Batista