No identificados

 
En los continuos bombardeos a la Sierra Maestra, cientos de nobles
guajiros fueron masacrados. En esta foto el anciano ha cerrado los
ojos, ya en el sueño sin  regreso. A su lado, dos niños muertos,
destrozados por la metralla. Uno de ellos, de solo dos años de
edad, muestra en la espalda el enorme boquete abierto por
un fragmento de bomba
Días después del ataque al Palacio Presidencial, cerca del Stadium
de La Habana apareció el cadáver de este joven. La policía
aseguraba que llevaba dentro de una maleta la ametralladora
que aparece junto a su cuerpo



Con frecuencia aparecían osamentas de cadáveres que no eran identificados.
Así sucedió con esta víctima
En la doble vía de Santa Fe al Mariel se encontró el cadáver de este joven,
con dos perforaciones en el tórax y dos en la cabeza
El 26 de julio de 1958 apareció en Reyes y Luyanó el cadáver
de este joven, acribillado a balazos
Frente al bar Manrianela, en San José esquina Lucena, apareció muerto 
este joven, con un cartucho de dinamita en la mano
Irreconocibles, putrefactos, destrozados, los restos de cuatro
personas que fueron hallados en una furnia en las lomas pinareñas,
próximas a Los Palacios, a principios de 1959. Muchos fueron
torturados antes de morir por los sicarios de Menocal
Ataúdes de ocho víctimas sin identificar en el depósito del
cementerio de Los Palacios


Algunas de estas 12 víctimas  no tenían vinculación con el movimiento revolucionario; no obstante
fueron ultimados por ser presas fáciles de inculpar por cualquier crimen. Quedaron sin identificar
Un cepo de hierro con una abertura para introducir los dedos
y sacar las uñas. Son cientos los cubanos que sufrieron este martirio
en los cuarteles y estaciones de Policía de la tiranía
Plancha de hierro donde se ataba con cadenas un pie de la víctima
y se sometía a temperaturas elevadísimas. El torturado veía cómo
la planta de su pie se asaba rápidamente
La soga, el palo, el vergajo, las tenazas y aparatos para arrancar unas,
sacar ojos, romper huesos eran algunos de los numerosos
instrumentos de martirio