0
Publicado el 7 Diciembre, 2015 por Lázaro Barredo Medina en Mundo
 
 

¡Alertas en defensa de lo conquistado!

Lázaro Barredo Medina

Lázaro Barredo Medina

Por LÁZARO BARREDO MEDINA

El amigo Osvaldo Martínez, destacado investigador de la economía mundial, alertó a los más de 200 representantes de movimientos sociales de todo el continente que asistieron en La Habana al Encuentro Hemisférico Derrota del ALCA sobre la permanencia del neoliberalismo en varios países de la zona y la amenaza a la integración latinoamericana que representan los acuerdos comerciales bilaterales e intercontinentales, que desde hace algún tiempo promueve el gobierno de Estados Unidos.

La denominada Alianza del Pacífico, que algunos de sus propugnadores tildaron eufemísticamente “como una ventana para acelerar el proceso de integración”, es una expresión de la búsqueda estadounidense de la conformación de un nuevo ALCA a partir de los tratados de libre comercio, insostenible en términos de legitimidad social, porque trata de clavar una cuña que ponga en riesgo los avances en la concertación de unidad regional, mientras persigue la caída de los gobiernos progresistas que surgieron de la fuerza de los movimientos sociales en los últimos 15 años.

No se puede subestimar lo que está ocurriendo. El ciclo progresista peligra. Lo sucedido en las elecciones argentinas, junto a la conjura contra Dilma Roussef, las constantes agresiones a la Revolución bolivariana, los intentos desestabilizadores en Ecuador y Bolivia, y los designios neoliberales que encuentran mayor cabida en países como Colombia, Perú, Chile, México y Costa Rica, hace visible el objetivo anhelado por las oligarquías regionales, en contubernio con el gobierno de Estados Unidos, de fomentar una ola contrarrevolucionaria que acabe con los procesos de cambio que se opusieron con respaldo popular al “Consenso de Washington”.

Mucha razón le asiste a Álvaro García Linera, vicepresidente de la hermana república de Bolivia, cuando expresó que “el continente se ha polarizado en dos únicas opciones: o profundizar los procesos revolucionarios desde adentro o restauración neoliberal. Argentina ha develado la disyuntiva del continente en estos años que vienen por delante”.

Lo cierto es que el objetivo del ALCA pretende resucitar. Es de nuevo evidente que en el marco de la agudización de la competencia con las potencias europeas y asiáticas por la hegemonía global, consolidar la hegemonía económica y política estadounidense en el continente americano es imprescindible, pues contiene reservas de recursos naturales renovables y no renovables, es un área vital de seguridad militar y también una plataforma fundamental para la proyección de poder.

A no pocos analistas les llama la atención que siendo América Latina y el Caribe una zona de paz y sin armamento nuclear, se acreciente la presencia del ejército más poderoso de la Tierra en muchas de nuestras naciones con decenas de bases militares de nuevo diseño que funcionan como plataformas portátiles.

Hace unos días, el conocido periodista y analista David Brooks, al referirse a un reciente informe del Pentágono, señalaba que ese documento destaca que, como en casi todo rubro, el gobierno de Estados Unidos ha favorecido el empleo de Fuerzas de Operaciones Especiales en sus políticas de seguridad, y que serán cada vez más empleadas en América Latina para capacitación y organizar ejércitos. Añadía que esas Fuerzas están presentes cada vez más en América Latina para tareas de capacitación y de recaudación de inteligencia, así como otras misiones militares que, con otros programas de asistencia estadounidense a la zona, se realizan bajo el rubro del viejo esquema de la lucha antinarcóticos, aunque para nadie es un secreto que se trata de tener el control sobre los cambios políticos y económicos de la región.

Perder la victoria que se logró por la perseverancia de Fidel, Chávez, Kirchner, y Lula, sería fatal. Por ello se requiere de una reorganización de los movimientos sociales, como se acordó en el reciente Encuentro continental, para hacerle frente de nuevo a este plan trasnacional que pretende “caer con esa fuerza más” para lograr el retorno a la neocolonización de nuestros pueblos de América.


Lázaro Barredo Medina

 
Lázaro Barredo Medina