0
Publicado el 3 Diciembre, 2015 por Armando Hart Dávalos en Opinión
 
 

El pensamiento de Nuestra América en el siglo XXI (II)

armando-hart-davalosPor ARMANDO HART DÁVALOS

Comencemos el análisis con grandes forjadores de América, dos venezolanos: Francisco de Miranda, iniciador de la lucha revolucionaria en Venezuela y Simón Rodríguez, el maestro de Bolívar. Analicemos después dos cubanos: Félix Varela, quien nos enseñó a pensar, y José de la Luz y Caballero, fundador de la escuela cubana y a quien Martí calificó como el silencioso forjador. Estos gigantes se plantearon cambiar el mundo en dirección a la justicia.

Francisco de Miranda (1750-1816), fue un militar proveniente del ejército español que se rebeló contra el poder colonial y, por tanto, contra las jefaturas militares y contra la metrópoli, y lo más importante, Miranda se hizo revolucionario sobre la base de la inmensa cultura universal que adquirió en Venezuela, Cuba, Estados Unidos, España, Inglaterra, Francia y Rusia, países en que vivió. Fue su sabiduría solo comparable a la de la Ilustración y los enciclopedistas del XVIII, pero hay algo más, la proyectó y enriqueció en función de las situaciones concretas de nuestra América.

El otro gran venezolano, Simón Rodríguez, maestro de Bolívar, es una figura relevante que debemos estudiar. Fue él quien dijo: “¿Dónde iremos a buscar modelos? La América Española es original. Original han de ser sus Instituciones y su Gobierno. Y originales los medios de fundar unas y otros. O inventamos o erramos”.

Volvamos ahora la mirada de amor e inteligencia hacia el presbítero Félix Varela. Desde comienzos del siglo XIX insistió sobre la necesidad de la independencia y concibió un país ‘’tan isla en lo político como en la geografía’’ como el que después forjaron los fundadores de la nación, Céspedes, Agramonte, Maceo, Martí y tantos más.

El otro gran cubano, José de la Luz y Caballero, fue el maestro fundador de la escuela nacional en cuyas aulas se forjaron los patriotas provenientes de las capas acomodadas que renunciaron a su fortuna, se unieron a los esclavos y a los pobres de Cuba e iniciaron las guerras por la independencia. Fundaron así la nación el 10 de octubre de 1868.

En el sustrato cultural del maestro Luz está la prueba más eficaz de que cuando se enseña con profundidad y amor se puede lograr una educación que lleve a la más elevada cultura y, por tanto, a la necesidad práctica de cambiar el mundo. Se muestra en la enseñanza del maestro que la educación y la cultura cuando operan con rigor enseñan el camino de la liberación.

Fue precisamente Martí quien afirmó: “…hacer, es la mejor manera de decir”. Esta línea de pensamiento expresada en Francisco de Miranda, Simón Rodríguez, Félix Varela, José de la Luz y Caballero, muestran elementos germinales de lo que fue, es y será la América en el siglo XXI y se fundamenta en estos dos aspectos esenciales: una cultura orientada a favor de la transformación del mundo a partir de concebir la justicia con valer y alcance universales.

La vida y obra de estas personalidades muestran el poder, la fuerza y la riqueza de la cultura para orientar la mejor política.

Al igual que Simón Rodríguez y Bolívar, Martí reivindicó la necesidad de buscar fórmulas que se ajustaran a nuestras realidades proclamando que: “La incapacidad no está en el país naciente, que pide formas que se le acomoden y grandeza útil, sino en los que quieren regir pueblos originales, de composición singular y violenta, con leyes heredadas de cuatro siglos de práctica libre en los Estados Unidos, de 19 siglos de monarquía en Francia. Con un decreto de Hamilton no se le para la pechada al potro del llanero. Con una frase de Sieyés no se desestanca la sangre cuajada de la raza india. (…) El gobierno ha de nacer del país. El espíritu del gobierno ha de ser el del país. La forma del gobierno ha de avenirse a la constitución propia del país. El gobierno no es más que el equilibrio de los elementos naturales del país”. Y advierte que “el desdén del vecino formidable que no la conoce es el peligro mayor de nuestra América”.

(Continuará…)


Armando Hart Dávalos

 
Armando Hart Dávalos